Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 1 DE MARZO DE 2019 abc. es espana ESPAÑA 27 Tania Varela, la narcoabogada que renegaba de la droga Acusada de blanqueo de capitales, la mujer más buscada por la Europol lo niega todo JOSÉ LUIS JIMÉNEZ PONTEVEDRA Cuestionar la primera sentencia Tania quiere volver a ejercer, está fuerte y se sabe inocente comentaba con los periodistas el abogado de la defensa; si Dios quiere, podremos demostrar también que en su origen tampoco debió ser condenada En la sala había intentado solicitar una nulidad de actuaciones en base a una teórica ausencia de soporte judicial de los pinchazos telefónicos que condujeron a su detención, procesamiento y condena por narcotráfico en 2011. Incluso que se le intervino cuando ejercía como abogada, vulnerando así el secreto de las comunicaciones entre letrado y cliente. El fiscal Pablo Varela replicó con contundencia, recordándole que la sentencia por narcotráfico, dictada por la Audiencia Nacional, fue posteriormente recurrida en casación al Tribunal Supremo y ambas instancias validaron en su día, sin margen de duda, las escuchas practicadas. Tania Varela, ayer durante su juicio en la Audiencia de Pontevedra EFE Tras seis años huida de la Justicia, y casi uno desde que fue detenida por los Mossos d Esquadra en Sitges, la abogada Tania Varela se sentó ayer por fin en el banquillo de la Audiencia de Pontevedra para negar la imagen que de ella se tenía hasta el momento. Hasta su apresamiento el pasado marzo, esta letrada era la española más buscada por la Europol, ya que sobre ella pesaba una condena de siete años de prisión por pertenecer a la organización criminal de David Pérez Lago, el hijastro de Laureano Oubiña, y participar en 2006 en una operación que pretendía introducir en España cuatro toneladas de cocaína. Ayer, cuando tomó la palabra en el juicio que se sigue contra ella por un supuesto blanqueo de capitales procedentes de la droga, la narcoabogada presentó una autoenmienda a la totalidad: a ella, en realidad, siempre me produjo rechazo el narcotráfico y no llevaba esos temas, aunque alguno sí porque su cartera de asuntos eran más cuestiones civiles. La Fiscalía a la que no contestó pide para ella tres años y seis meses de prisión, y 220.000 euros de multa, por haber intentado blanquear unos 290.000 euros de origen desconocido a través de una sociedad inmobiliaria mediante la compra de terrenos para su posterior edificación. Ella lo niega todo. La negación alcanzó incluso a su vida personal, llegando a desmentir que hubiera tenido una relación con Pérez Lago, por no saber, dijo que no sabía que era familiar de Oubiña cuando lo conoció en 2006 ni a qué se dedicaba algo que sí reconoció cuando fue juzgada y condenada por narcotráfico en 2011 por la Audiencia Nacional. Fue una estrategia procesal adujo; solo tuve una relación profesional porque yo no accedí a una relación sentimental con él y sí con su abogado Alfonso Díaz Moñux, al que dos encapuchados tirotearon en 2011 cuando salía en coche de su casa en Madrid. Varela iba de copiloto. Poco después del crimen se esfumó. Ayer, mediante videoconferencia desde la prisión donde cumple condena, el hijastro de Oubiña se sumó a la enmienda: nunca tuvo nada con ella. Ni siquiera recordaba si había derivado a hablar con Varela al cabecilla de la red colombiana de narcotráfico con la que organizaba las descargas de droga. Pero la Policía sí cazó gráficamente el encuentro de la abogada, el narco y una tercera persona en Padrón en 2006, con la intención de adquirir unos terrenos, y de nuevo días más tarde intentando firmarlos en una notaría de O Grove, según reveló el fiscal, Pablo Varela. Nulidad de actuaciones La estrategia del abogado de Varela, Bernardino Rodríguez, es alegar la nulidad de las actuaciones en base a supuestos errores en los informes patrimoniales sobre su cliente. Durante el interrogatorio a varios testigos policías que participaron en la investigación Rodríguez intentó introducir la idea de que Varela no apareció en escena hasta los últimos días, y sólo por su condición de abogada de varios de los narcotraficantes que resultaron detenidos en la operación- -Pérez Lago reconoció que la letrada le asistió- pero no porque ella se lucrara con esta actividad criminal. Es como el que pasa por aquí y le cae una maceta intentó explicar gráficamente a la salida de la vista, suspendida hasta el próximo jueves. Que no apareciera hasta el final no significa que no estuviera le replicó uno de los policías. De paso, la defensa se sumó a la teoría de la conspiración que Varela deslizó en sala: tenía mala relación con el juez instructor. La presidenta del tribunal, Nélida Cid, cortó por lo sano. Críticas por celos Tania Varela atribuyó las declaraciones de David Pérez Lago, que la situaron como miembro de su clan, a que no quiso una relación con él y sí con su abogado Ignorancia absoluta Aseguró desconocer quién era y a qué se dedicaba el hijastro de Laureano Oubiña cuando lo conoció; poco después lo asistió tras ser detenido por narcotráfico Fuera de la sala, Rodríguez volvió a la carga: Recuerden lo que pasó con el juez Garzón y por qué está fuera de la carrera, estamos hablando de cosas muy extrañas que a mí solo me gusta dejarlas en el aire; aquí hay intereses por todos lados Que uno tenga dinero no significa que tenga que proceder del narcotráfico afirmó el abogado de Varela. Porque dinero, según un testigo de la defensa, tenía en abundancia. El suyo era un despacho de lujo, tenía mucho dinero invertido atestiguó un amigo íntimo de la acusada, pero porque ella trabajaba mucho Este hombre reconoció incluso que Varela tuvo que vender las acciones de la promotora porque la mujer de su socio la acusó de querer robarle el marido La abogada a la que le gustaba el lujo lució ayer austera y esquiva. Un pantalón de chándal, una blusa y un abrigo grueso con capucha bajo el que esconderse durante el paseíllo desde el furgón policial hasta la Audiencia de Pontevedra. Los fotógrafos apenas pudieron robarle un leve perfil de su serio rostro. Apenas negaba levemente con la cabeza el relato del fiscal y algunos testigos. Ayer era el día de negarlo todo.