Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA VIERNES, 1 DE MARZO DE 2019 abc. es espana ABC Muere a los 86 años el expresidente y líder histórico del PNV Xabier Arzalluz Su repudio a España no le impidió negociar con Madrid a cambio de más autonomía ADRIÁN MATEOS BILBAO Contra España Hace ahora un año, en un acto en homenaje a su persona celebrado en San Sebastián, Xabier Arzalluz proyectó por última vez en público su deseo de hacer del País Vasco un Estado independiente. Otra cosa, añadió, es el cuándo y el cómo. Eso ya lo verá el PNV dijo el histórico dirigente nacionalista, que dejó en manos de sus sucesores el legado de sus más de cuatro décadas de trayectoria política. Una carrera de claros y sombras que quedó esencialmente manchada por su ambigüedad frente al terrorismo de ETA y su indisimulado desprecio hacia lo que no bebiera de su tesis soberanista. A sus 86 años, el expresidente del PNV murió ayer en Galdácano (Vizcaya) tras sufrir en los últimos días un empeoramiento de salud. El PNV, partido que presidió durante cerca de dos décadas de forma ininterrumpida, confirmó este jueves la muerte de Arzalluz, a quien definió como una persona, un jeltzale y un abertzale ejemplar La formación se sumó al dolor de la familia y los amigos del histórico dirigente en un día de máxima tristeza El funeral se celebrará este sábado en la parroquia San María del Real de Azcoitia, el municipio de Guipúzcoa en el que nació en 1932. Aclamado entre las filas nacionalistas por su capacidad de liderazgo y su oratoria, Arzalluz supo marcar los tiempos para negociar a su favor con las formaciones constitucionalistas en Madrid sin necesidad de suavizar el discurso con el que avivaba el fervor soberanista de su militancia. Con la etiqueta de víctima de una España a la que no dudó en repudiar, el expresidente del PNV vendió su apoyo a los Gobiernos de Felipe González y José María Aznar a cambio de mejoras en el autogobierno vasco y el Concierto Económico. ABC Su relación con Jordi Pujol no estuvo exenta de tiranteces. Pero la relación entre ambos nacionalismos siempre estuvo por encima Su repudio a España no le impidió negociar con González y Aznar ABC Junto al obispo José María Setién en un foro en favor del diálogo ABC Dos años después de apoyar la llegada de Aznar a La Moncloa firmaba el Pacto de Lizarra con los partidos nacionalistas para negociar con ETA XABIER ARZALLUZ EXPRESIDENTE DEL PNV Un sacerdote con mano de hierro Perfil Xabier Arzalluz (Azcoitia, Guipúzcoa, 1932) fue el menor de siete hermanos en el seno de una familia de raíces carlistas. Su educación fue religiosa, tanto que en 1967 fue ordenado sacerdote. Un año después se alistó en un PNV que se mantenía todavía en situación de clandestinidad. Tras la muerte de Franco, Arzalluz ejerció como diputado y portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados durante la Acercamiento con ETA La sintonía con el gabinete de Aznar se apagó a raíz del llamado Pacto de Lizarra suscrito en 1998 por el PNV y otras fuerzas de índole nacionalista, con el que se abrió paso a un proceso de negociación incondicional con los terroristas a cambio de un alto el fuego que apenas se alargó durante un año. No fue el primer contacto de legislatura constituyente. Ya entonces era una de las voces con mayor influencia en el partido, aunque no asumió la presidencia hasta 1980. De reconocida capacidad de liderazgo y oratoria, Arzalluz se mantuvo en el cargo hasta 2004 de forma casi ininterrumpida. Como presidente del PNV fue criticado por los constitucionalistas por su ambigüedad respecto a la actuación de ETA y sus constantes ataques hacia España y la Corona. Pese a ello, logró acordar avances sustanciales para el País Vasco en materia de autogobierno gracias a acercamientos puntuales tanto con el Gobierno de Felipe González como con el de José María Aznar. Arzalluz con la banda terrorista, frente a la que mostró una actitud ambigua a lo largo de su trayectoria política. Su acercamiento a los postulados etarras constituye uno de los puntos más lóbregos de Arzalluz, que deja para la hemeroteca una larga lista de declaraciones tan polémicas como hirientes para las víctimas de la banda. Me pregunto si lo que molesta de ETA es el tiro o la finalidad o No creemos que sea bueno para Euskal Herria que ETA sea derrotada son tan solo algunos ejemplos del controvertido carácter del nacionalista, que tampoco dudó a la hora de azuzar a su partido contra los políticos de Madrid, en especial contra Aznar, a quien definía como un tocho dispuesto a instaurar un régimen igual que el de Franco pero sin armas Su animadversión hacia la clase política era extensible al resto de la población: En una Euskadi indepen-