Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 CAMBIO DE GUARDIA TRIBUNA ABIERTA HONOR, INTIMIDAD E IMAGEN DE LAURA LUELMO POR SOLEDAD BECERRIL solicitud que se comprendía bien su vehemencia y también sus exigencias. Las palabras de aquella madre me vuelven a la memoria tras varios días de noticias sobre la muerte de la joven Laura a manos de un ase El derecho a la información tan sino que ha confesado el crimen cometido en fundamental en una democracia El Campillo, Huelva. Me llama la atención la mucha información detallada que sobre el cries perfectamente compatible con men se proporciona: las averiguaciones de la el derecho a la intimidad que Guardia Civil y cómo se llega a ellas, los análiasiste a una persona y a sus sis de los forenses y las dificultades encontracircunstancias, aunque ella das en su trabajo. Me pregunto qué sentirán los ya no pueda solicitarlo padres de Laura al escuchar tantos relatos, tantos supuestos, tantas hipótesis, y cuáles no selo largo de cinco años como De- rán sus sufrimientos. fensora del Pueblo he escuchado ¿Es realmente necesario que la opinión púen muchas ocasiones a personas blica conozca todos los detalles de cómo y en relatarme sus quejas por un tra- qué circunstancias se cometió el crimen? Quieto que no creían merecer de una nes tienen la responsabilidad de averiguar lo admisucedido ¿no debenistración, sus dorían reservar los delencias por no haber talles para la famisido atendidas cuanlia, si desea tener el do se han dirigido a conocimiento de toun organismo públidos los hechos, y co o sus temores por para el poder judilas consecuencias cial para su posteque una norma rerior actuación, y precién entrada en viservar todos los degor podría suponer talles sobre la para ellas. intimidad violentaLos ciudadanos da, violada, agrediacuden a la instituda brutalmente hasción del Defensor ta su muerte por el por vías muy diverasesino? ¿Son presas que como es lócisas las ruedas de gico incluyen los meprensa, así como la dios digitales, pero información sobre cuando ves o esculos trabajos en curchas, frente por frenso, día tras día, para te, la situación o el contar por dónde y relato de lo que les cómo avanza la insucede y les preocuvestigación? Y cuanpa hay frases o imádo llegue el momengenes que se te queto del juicio ¿será ABC dan gravadas de tal Bernardo Montoya, asesino de Laura Luelmo necesario divulgar, manera que serías otra vez, el cómo, de capaz de repetir con qué manera, en qué detalles, un tiempo después, lo que te han di- momento se produjo la agresión y cuánto tiemcho o lo que tú has observado. po tardó en morir? Hace algún tiempo la madre de una de las Pienso que el derecho a la información tan menores que habían sido secuestradas en un fundamental en una democracia es perfectabarrio de Madrid por un individuo que abusó mente compatible con el derecho a la intimide ellas vino a verme para pedir ayuda en las dad que asiste a una persona y a sus circunscircunstancias por las que atravesaba la fami- tancias, aunque ella ya no pueda solicitarlo, lia y la propia menor, que ya estaba con sus pa- pero ese derecho, pese a todo, le sigue asistiendres. La madre rogaba que los medios de co- do e incluso es todavía más defendible. municación no repitieran, no ya el nombre o La familia nada me ha dicho. No soy ya Deiniciales de la menor, sino dato alguno que per- fensora del Pueblo, pero sí recuerdo bien que mitiera su identificación y lo hacía con vehe- entre los derechos humanos y también entre mencia; no era un ruego; era toda una exigen- nuestros derechos fundamentales están los recia a favor de preservar la dignidad, la fama, el lativos al honor y los derechos para preservar honor de su hija. Todo su propósito era que la nuestra propia imagen. También recuerdo aquevíctima pudiera llegar con el tiempo a olvidar, llo de nuestro clásico de que el honor es patriy que su entorno no la señalara por lo sucedi- monio del alma y el alma sólo es de Dios... do. Tenía aquella madre tanta razón en sus arSOLEDAD BECERRIL FUE gumentos y en el derecho que la asistía en su DEFENSORA DEL PUEBLO GABRIEL ALBIAC BALANCE ¿Imaginan a Hitler nombrando al primer ministro británico en 1940? Pues eso ha sucedido aquí E A N el invierno de 2017, Marino Rajoy ganó su escaramuza en Barcelona. Y perdió la guerra en España. No es algo sorprendente: vencer una batalla y no aniquilar al enemigo es garantía de derrota. No hay un solo tratadista, de Sun- Tzú a Claussewitz, que no erija sobre ese principio el arte de la guerra. ¿De la guerra, digo? Pero es que la política no es otra cosa que la guerra en sus intervalos no armados. O menos armados. Guerra y política son Heráclito y, tras él, todos los grandes maestros griegos lo sabían denominaciones diferenciadas de la misma conflictividad humana en grados diversos de virulencia. ¿Qué escaramuza ganó el gobierno de Rajoy hace un año? La de una formal declaración de independencia en Cataluña. Unilateral. La de un golpe de Estado consumado, pues: el de la Generalidad. Que fue reducido a la ineficacia por un factor doble: a) los golpistas no habían acabado de dotarse aún de un ejército operativo y sí sólo de su germen, esos mozos de escuadra que, ajustándose al modelo esloveno, la Generalidad viene preparando y armando primorosamente desde hace años, como futuro ejército de la República Catalana; b) su rotunda incapacidad para poner en marcha una insurrección popular que tomara las instituciones al asalto. Desarbolada en un soplo la batalla y huido vergonzosamente su caudillo, procedía barrer los restos del cochambroso ejército: procesar a los dirigentes, disolver los cuerpos armados cómplices y llevar ante los tribunales a sus mandos, desmontar todo el aparato de propaganda, desvelar la descomunal trama financiera sobre la cual la operación fue construida y hacer pagar por el dinero público desviado. En suma, suspender por tiempo indefinido una autonomía que no era ya más que el cuartel general del golpe. De haberse hecho así, la derrotada escaramuza hubiera desembocado sobre una paz tensa, pero estable. Perpetrado el disparate de esa intervención a medias que fue el 155 light todo se volcaba a favor de los vencidos. El segundo golpe era sólo cuestión de tiempo. Breve. El primer movimiento decisivo para ese segundo golpe en el que estamos fue la moción de censura. En una operación que dejaría estupefacto a cualquier país celoso de sus leyes, los partidos que habían dado el golpe de Estado en octubre de 2017 y lo habían perdido decidieron, en junio, quién habría de ser el primer ministro del país contra el cual se declaraban en guerra. Y hubo un sujeto capaz de aceptar esa oferta, que en tiempos hubiera sido llamada alta traición. ¿Imaginan a Hitler nombrando al primer ministro británico en 1940? Pues eso ha sucedido aquí. Lo demás cae por su peso. Sánchez quiere disfrutar lo más que pueda de una presidencia que, a él más que a nadie, le debe, aún hoy, parecer inimaginable. Buscará, pues, agotar legislatura. ERC y el pútrido residuo pujolista le concederán ese don. A cambio de lo que a ellos convenga: o sea, la independencia catalana bajo condiciones y tiempos rentables. Es un comercio justo. E inapelable.