Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 24.12.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.615 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. RAROS Y MALDITOS Lilí Álvarez TODO IRÁ BIEN Pionera del feminismo, fue la primera española olímpica y llegó a disputar tres finales en Wimbledon. Provocó el escándalo por vestir una falda pantalón en Roland Garros. Se ganó la vida como escritora y periodista tras retirarse del deporte y fundó el primer centro de estudios sociológicos sobre la mujer SALVADOR SOSTRES LUIS DE CÁDIZ No te sientas triste, Juan. Siéntete orgulloso. Por lejos que estéis no se resiente el vínculo fundamental THE SENORITA PEDRO GARCÍA CUARTANGO l transcurso del tiempo ha sumido en el olvido a Lilí Álvarez, que murió tras una larga vida en Madrid en 1998 con un legado deportivo e intelectual que brilla por sus extraordinarios méritos. Jugó tres veces la final del torneo de Wimbledon, fue ganadora de grandes competiciones europeas en patinaje sobre hielo y esquí alpino, logró ser la primera española que participó en unos Juegos Olímpicos, pilotó coches de carreras, practicó la equitación, destacó como pionera del feminismo y se ganó la vida como periodista y escritora. Los ingleses la bautizaron como The Senorita por sus memorables actuaciones en Wimbledon, donde disputó tres finales consecutivas cuando figuraba en el segundo puesto del ranking mundial de tenis tras Helen Mills. El propio Alfonso XIII viajó a Londres para presenciar la final de 1926 junto a Jorge V. Tras el encuentro, bajó al vestuario a felicitarla. Te mueves como un torero dijo el Monarca. The Senorita suscitó el escándalo en 1931 cuando acudió al torneo de Roland Garros en París con un diseño de Elsa Schiaparelli. Consistía en una falda pantalón que ninguna mujer se había atrevido a utilizar en la pista hasta ese momento. Ello generó numerosas habladurías en la España biempensante de la recién llegada República. Lilí Álvarez había nacido en Roma en 1905 en el seno de una familia de la alta burguesía. Se crió en Suiza, donde fue educada en colegios de élite. Por ello, sus primeros contactos con el deporte fueron el esquí y el patinaje, donde destacó a gran nivel hasta el punto de ser seleccionada para los Juegos de Invierno en Chamonix en 1924. Se casó con un aristócrata francés, el conde de Valdéne, pero el enlace sólo duró cinco años. Se separó tras perder E L Comprometida políticamente Participó en los primeros congresos feministas; entrevistó a Victoria Kent y Clara Campoamor Murió tras haber sido testigo y actora privilegiada de la historia de España en el s. XX a una hija y vino a España en 1941, donde siguió practicando el deporte. Tras retirarse, desarrolló una carrera notable en el periodismo, colaborando en Blanco y Negro La Vanguardia Arriba y Cuadernos para el Diálogo Lilí Álvarez sentía una gran vocación literaria que ya se manifestó a los 22 años cuando escribió Modern lawn tennis, publicado en Londres en 1927. Fue autora de más de una docena de libros, entre ellos, Plenitus (1947) en el que hace una defensa del feminismo. Prologó también la primera edición en castellano de La mística de la feminidad de Betty Friedan. Y mantuvo una estrecha amistad con la escritora Carmen Laforet. Comprometida políticamente, The Senorita participó en los primeros congresos feministas, entrevistó a Victoria Kent y Clara Campoamor y fue corresponsal en España del Daily Mail durante la República y la Guerra Civil. En 1960, en pleno franquismo, fundó el progresista Seminario de Estudios Sociológicos sobre la Mujer, que desmitificó los tópicos dominantes en la época. También tuvo un importante papel en la fundación en la clandestinidad del partido Izquierda Democrática Cristiana en 1965. Murió apaciblemente tras haber sido testigo y actora privilegiada de la historia de España en el siglo XX. Verbolario Reno, m. POR RODRIGO CORTÉS Ciervo con papada y talante escéptico. a noche del miércoles un pobre idiota se puso algo violento conmigo en la puerta de Dry Martini y cuando ya parecía seguro que de ahí no saldríamos sin algún tipo de forcejeo, un cuerpo mucho más alto que el mío se interpuso entre el pobre idiota y yo. Enseguida pensé que era un amigo suyo tratándole de explicar que eso no se hacía. Y se lo explicó, y con buenas palabras, con esa cadencia entre el humor y la ternura que tiene el deje andaluz cuando quieren hacerte ver que estás haciendo el ridículo sin llegar exactamente a decírtelo. Pero lo más extraordinario fue que este chico, ni a mí ni al energúmeno, nos conocía de absolutamente nada. Era Luis, de Cádiz, recientemente llegado a la ciudad para empezar a trabajar en el hotel Vela. Jovencísimo, imponente. Me ayudó sin más, me dijo, porque es lo que hacen las personas de buena voluntad ante los que no se saben controlar. Le invitamos a beber con nosotros. Al cabo de pocos minutos su padre le llamó para darle las buenas noches y quise contarle la gesta de su hijo y agradecerle que le hubiera educado tan bien. Se emocionó al recordar que no estarán juntos por Navidad. Luis no se marchó muy tarde, para poder ir al día siguiente en condiciones a trabajar. Tenía su moto una de esas motos aparcada en la esquina y naturalmente le prohibí, en el nombre de su padre y en el mío, subirse a ella habiendo bebido un par de copas. Como él hacía unas horas, puse mi cuerpo entre la vida y la muerte y el hijo de Juan regresó a casa con mi conductor y sin sobresaltos. Yo tampoco tardé en marcharme. Volví paseando a casa. Pensé en Luis y en su acto generoso. Pensé en los años que hace que no hablo con mi padre. Pensé en el pobre idiota que quería pegarme. Pensé que entre un héroe y un cretino muchas veces no hay más distancia que la de un padre como Dios manda. No te sientas triste, Juan. Siéntete orgulloso. Por lejos que estéis no se resiente el vínculo fundamental y por muchos más motivos de los que puedes imaginar, Luis y tú habéis sido este año mi mejor Navidad.