Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ECONOMÍA LUNES, 24 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es economia ABC Entre los miembros de la OCDE España es el segundo país donde menos creció la productividad desde 1995 Los salarios solo han aumentado un 0,3 cada año hasta 2013 JAVIER TAHIRI MADRID Cadena de montaje de la planta automovilística de Seat en Martorell (Barcelona) Las claves Efecto globalización La norma general entre los veinticuatro países desarrollados de la OCDE es que el aumento de la productividad no se traslada a los bolsillos de los trabajadores, lo que no ocurre en España, pero sí en Estados Unidos. L a productividad de la economía española es uno de los escasos aspectos que apenas ha cambiado en las últimas décadas: en crisis o en épocas de vacas gordas, su desempeño ha crecido de forma discreta año tras año. Hasta el punto de que la petición de reformas estructurales en el mercado laboral o en educación que eleven la productividad están ya esculpidas en cada informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) la Comisión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Precisamente, según el último informe de previsiones económicas de esta institución, España es el segundo país en el que menos ha crecido la productividad en los últimos veinte años. Así lo atestigua la estadística de la OCDE que arranca en 1995, que recoge que España ha tenido un crecimiento medio anual de su productividad del 0,1 quince veces menos que el 1,5 que ha cosechado la media de los 24 países seleccionados. La OCDE, por ello, recomienda a España a reducir las diferencias regulatorias regionales ya que crean barreras para conseguir un verdadero mercado único Y llama a España a reformar su mercado laboral, reduciendo su indemnización por despido y aumentando el tiempo de preaviso. Avance tecnológico El progreso tecnológico y la expansión de las cadenas de valor han contribuido a la desconexión de los salarios reales medios del crecimiento de la productividad incide la OCDE en su último informe. España, farolillo rojo España es de los países en los que tanto los salarios como la productividad están estancados: los primeros crecieron un 0,3 entre 1995 y 2013; la productividad apenas aumentó un 0,1 anualmente en el citado periodo. un crecimiento de la productividad por debajo de la media lo que ha venido acompañado de un aumento muy bajo de los salarios. En el caso de España, la diferencia entre el 0,1 de aumento de la productividad y el 0,6 que ha aumentado el sueldo más frecuente se debe, en 0,2 puntos, a la menor participación laboral y, en 0,3, a la desigualdad salarial. Porque España es el país de la organización con un aumento de los sueldos reales medios más bajo: el salario medio solo creció desde 1995 a 2013, teniendo en cuenta la inflación, un 0,3 cada año: el aumento más reducido junto a Italia y Japón, que igualan estas bajas tasas de crecimiento. Precisamente, como ocurre en Japón, el fenómeno global más frecuente es el inverso: la productividad ha crecido por encima de los salarios en la mayor parte de países desarrollados. Pero España es una de las excepciones. En 2017 la productividad por ocupado aumentó precisamente un 0,1 mismo porcentaje que prevé el Gobierno para este año siendo el alza esperada del 0,3 en 2019. La remuneración por asalariado creció un 0,3 en 2017 y este año el Ejecutivo augura un aumento del 1 La productividad total de los factores, en su lugar, ha aumentado a razón de medio punto cada año en 2017. La menor productividad laboral en España que en los países de nuestro entorno se debe a varios factores: desde el menor tamaño medio de las empresas, lo que explica que el ahorro por mayores economías de escala se re- Un 0,1 en 2017 y en 2018 La productividad subió en nuestro país un 0,1 en 2017, el mismo porcentaje que se prevé para 2018 duzca, hasta el elevado abandono escolar que condiciona el mercado de trabajo o la elevada temporalidad. Según Eurostat, España tiene una La subida del SMI elevará la productividad, pero destruirá empleo La OCDE reserva un epígrafe de su informe a las consecuencias de las subidas del salario mínimo, que si bien a corto plazo pueden frenar la creación de empleo e incluso destruirlo, a medio plazo pueden elevar la productividad. El alza del 22 a 900 euros mensuales, que se aplicará en nuestro país desde 2019 provocará un repunte de costes laborales para las empresa similar al de la productividad, asevera el Banco de España en sus previsiones trimestrales, dado el impacto que la medida tendría en términos de destrucción de empleo Miguel Ángel García señala que tendrá consecuencias negativas en la cantidad de empleo de trabajadores poco cualificados, especialmente jóvenes. Pero en los empleos que permanezcan puede ayudar a mejorar la productividad al sentirse el trabajador mejor remunerado por su trabajo apunta. El Banco de España cree que la medida Italia, a la cola La baja productividad en los últimos veinte años va de la mano de un estancamiento salarial. Si se toma en lugar del salario medio el sueldo más frecuente la mediana de la distribución el aumento ha sido más parejo: un 0,6 anual de media en España frente al 0,8 de la OCDE. Solo Italia, que es el único país que destruye productividad laboral en el periodo que va de 1995 a 2013, empeora el comportamiento de España con un- 0,3 De hecho, la OCDE ubica a ambos países en el grupo de economías con Piden más reformas Distintos expertos y organismos reclaman una nueva reforma del mercado laboral en España, así como reducir la temporalidad y que las empresas ganen tamaño para poder aumentar su rendimiento.