Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 23.12.2018 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.614 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Feliz Navidad y próspero Año Nuevo desde Palacio De los entornos naturales a los salones palaciegos, las Casas Reales posan en ambientes dispares para unas felicitaciones navideñas cargadas de significado I. GUTIÉRREZ MADRID IGNACIO RUIZ- QUINTANO EL PAPAYAL Lo cursi, en fin, es una aspiración hacia arriba lo zafio, una aspiración hacia abajo yer era el ciudadano Garicano, que sabe decir vilificar y hoy es el socialista Sebastián, nombrado por Snchz Sánchez consejero de Indra por saber escribir Sebastian sin tilde. Sebastian aprende a tildar primero tu propio apellido, antes de invitar al estudio le dijo un tuitero ingenuo. Aprendí a no tildarlo en EE. UU. donde viví varios años. Estamos en un mundo globalizado. Ahí no lleva tilde. Gracias por tu consejo local. ¡La globalización de la ortografía! ¿No será la literatura, toda, un inmenso papayal, y el desdén de algunos poetas por la puntuación un odio soterrado a la fruta, un temor a servir al lector de merienda? escribe en Cuerpos en bandeja (Frutas y erotismo en Cuba) Orlando González Esteva, intrigado por la similitud de los puntos suspensivos y las semillas de la papaya. Como diría el calvo de Pawn Stars Rick Harrison. ¿qué tenemos aquí? Pues tenemos un papayal con un neozafio, Sánchez, y un cursi, Sebastián Sebastian Su partido es menos cursi y vulgar, menos inalfabético y más culto que el partido en que yo estoy dice por carta Valera, liberal de Sagasta, a Menéndez Pelayo, conservador de Cánovas. Snchz y Sebastian están en el mismo papayal, compartiendo afectación. Ruano, que estudió mucho al cursi y al zafio, acabó maliciándose que la zafiedad fuera una forma, poco estudiada, de la cursilería: al cursi le horroriza parecerlo mientras que el neozafio, con contactos en el gamberrismo, es un renegado del ambiente de donde sale y presume de todo lo contrario que el cursi. Cada día encontramos más motivos de gracia para el condenado a cursi y más razones de condena para las desgracias del zafio voluntario. La característica del cursi es su insobornable humildad (contra lo que parece) y la del zafio, su infinita soberbia, aunque no lo parezca. Lo cursi, en fin, es una aspiración hacia arriba lo zafio, una aspiración hacia abajo Pero todo esto no pasa de ser una impresión local del papayal español. L os christmas de la realeza son un hábito que, más allá de los buenos deseos desde Palacio, proporcionan el gusto de observar cómo las nuevas generaciones de príncipes y princesas dan el estirón y cambian el rictus en su tránsito de la infancia a la pubertad. A principios de diciembre, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía en compañía de sus padres, los Reyes Don Felipe y Doña Letizia felicitaban las fiestas a los españoles en una relajada estampa tomada en los parajes de los Picos de Europa. Sus camisolas de algodón y sus pantalones para trotar por las cimas asturianas estaban en las antípodas del sofisticado estilismo que lucen las hijas de los Reyes Guillermo y Máxima de los Países Bajos, cuyo christmas tiene un evidente (y sorprendente) regusto hollywoodiense: de perfil y alineados de mayor a menor, posan para Erwin Olaf, veterano fotógrafo de publicidad. Las princesas Amalia, Ariane y Alexia lucen maquillaje y vestidos oscuros en los que no falta el encaje en una sobria imagen que fue tomada la pasada primavera. La Familia Real belga, por su parte, no ha renunciado a reunirse en torno al abeto de Navidad, en un salón del Palacio Real de Bruselas, mientras que los Reyes Abdalá II y Rania de Jordania conjugan el azul en compañía de sus hijos, los príncipes Hussein y Hashem y las princesas Iman y Salma. A Países Bajos Los Reyes Guillermo y Máxima, con Amalia, Ariane y Alexia España Los Reyes Don Felipe y Doña Letizia, con sus hijas en Asturias FOTOS: EFE Bélgica Felipe y Matilde de los Belgas con su familia en Bruselas Jordania El Rey Abdalá II y la Reina Rania en compañía de sus cuatro hijos Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Universidad, f. Templo del suponer.