Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es deportes DEPORTES 71 10 Supercopas España Venció una vez la Copa Eva Duarte y diez veces lo que se conoce actualmente como la Supercopa de España 4 Supercopas de Europa Antes se medían el campeón de Champions y el de la Recopa. Ahora, el de Champions y el de la Europa League 2 UEFAS En la década de los 80, el Madrid, con un equipo estupendo, ganó dos veces la Copa de la UEFA, un torneo muy exigente 1 Copa de la Liga Fue una competición por eliminación directa que se celebró anualmente entre 1983 y 1986. El Madrid la ganó una sola vez Madrid Llorente y Modric atrapan otra final El canterano, MVP del partido, y el croata, autor del primer gol, claros protagonistas RUBÉN CAÑIZARES ENVIADO ESPECIAL A ABU DABI te no querrá Modric que termine nunca. Si mira hacia atrás, no encontrará el croata un año más lustroso en su vida profesional como este 2018 que cuenta los días para bajar el telón. En el estadio Sheik Zayed de Abu Dabi, lo coronó dando al Real Madrid su tercer Mundial de Clubes consecutivo, cuarto en cinco años. El Barcelona, con tres, ya se ha quedado un paso atrás. EFE No contento, se fue a abrazar a Isco, ejerciendo por último de capitán. Si hubiera el populismo que se pregona, Ramos se presentaría al Congreso. En el carrusel de taconazos y toques que era el Madrid ya estaba fallando Lucas, y el intuitivo Solari lo sustituyó por Vinicius, que marcó el cuarto de nuevo con la ayuda del rival. Otro autogol forzado por Vinicius, que está patentando la jugada, una mezcla muy madridista de habilidad y fortuna. Shiotani había marcado antes el de la honra en un buen saque de Caio, cuyo juego merecía justicia. Así acabó. El Madrid había hecho uno de esos partidos que convierte a la gente a su particular religión. En esas blancas chilabas bien podría bordar Adidas el escudo. Siete Mundiales tiene el Madrid, como si él solo fuera un continente. Este equipo se ha ganado el derecho a ocupar el primer lugar en la historia. También el derecho a ser sustituido con la tranquilidad de que ya no se le puede pedir más. Tiene Casemiro por delante un reto que nunca imaginó en estos últimos cuatro años. Un supermán vestido de blanco le ha quitado su silla en seis semanas. Meteórico crecimiento de Marcos Llorente en el mes y medio que ha estado de baja el brasileño. Anoche, ante el Al Ain, no hubo duelo individual que no dejara como ganador al canterano, desatado en las coberturas y en cada contragolpe local, que moría en sus piernas y abdominales de cemento armado. Su partidazo lo enmarcó con un gol, tan importante como bonito. El Madrid sentenciaba la final y lo hacía con un golpeo de empeine a bote pronto que peinó la hierba y dejó a Eisa, el mejor de los locales, con el molde y la corteza. Si a principios de noviembre miraba con detenimiento todas las opciones que tenía sobre la mesa para marcharse en el mercado de invierno, ahora Llorente es un jugador imprescindible en el once de Solari. Así es el fútbol, montaña rusa como casi ningún otro deporte: Tanto la vida como el fútbol puede cambiar de la noche a la mañana. Por eso siempre hay que estar trabajando, sin bajar los brazos, y cuando te llegue una oportunidad como esta, aprovecharla comentó el pivote blanco, nombrado MVP de la final, algo que solo habían logrado previamente dos españoles: Raúl (1998) y Ramos en 2014) Bonito final de 2018 para Llorente, un año al que aún le queda una semana de vida, pero seguramen- Entre líneas Firmó el mediocentro balcánico uno de sus mejores partidos de la temporada, seguramente en homenaje a estos 365 días inolvidables. Cierto es que desde septiembre su nivel, tanto en el Madrid como en su selección, no ha alcanzado la excelencia del fútbol mostrado en primavera y verano, pero también es verdad que lleva varias semanas más reconocible. Anoche, ante el Al Ain, su gol se llevó los mayores aplausos, pero su juego fue el que llevó al título al Madrid. Buena sociedad con Lucas y Carvajal, creando peligro por el flanco derecho de los blancos, estuvo inteligente Modric metiéndose entre los dos pivotes del equipo emiratí, desubicados en un esquema poco habitual en el equipo de Mamic. Movía la pelota a uno, dos toques como máximo, y encontró en la profundidad de sus dos compañeros de banda derecha la autopista hacia el cielo de Abu Dabi, que fue a donde Sergio Ramos levantó su copa número veinte como futbolista del Madrid. Mundial de Clubes, Champions League y subcampeón del mundo a nivel colectivo, que no es poco. En lo individual, MVP del Mundial, mejor jugador de la UEFA, The Best y Balón de Oro: Es un año de ensueño que va a tener un sitio especial en mi vida. No puedo pedir más REUTERS Marcos Llorente sonríe después de marcar un golazo