Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es cultura CULTURA 63 Jurista, gestor y académico Perfil Premio Nacional de Historia en 2018 por su libro sobre la historia del español en América Hablamos la misma lengua el nuevo director de la RAE, Santiago Muñoz Machado (Pozoblanco, Córdoba, 1949) es un jurista que lleva en la Academia desde 2012, donde ocupa la silla r. Catedrático de Derecho Administrativo de la Complutense y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, ha sido responsable del Diccionario del español jurídico (2016) y del Diccionario panhispánico del español jurídico (2017) Además de su perfil académico, como gestor la RAE arrastra un déficit de dos millones de euros en 2018 dirige un importante despacho y ha desempeñado diversos cargos ejecutivos en instituciones y en la Confederación Española de Fundaciones. MATIAS NIETO -Si resultara del informe una recomendación de que se cambien algunos elementos estilísticos o, por ejemplo, la designación de Rey por la de Rey o Reina, y el Gobierno quisiera incluirlo junto con otros cambios, nos metemos en una reforma Constitucional de envergadura, de las del artículo 168 que llevan consigo un referéndum y la disolución de las Cortes. ¿Estamos para esto? Creo que hay otras cuestiones más urgentes. -Hay una parte de la sociedad que echa en falta su voz cuando se habla de los problemas del español en algunos territorios, donde se ha comprometido incluso la competencia de uso. ¿Deben las academias hablar de ello? -Que la Academia esté más viva, desde luego. La sociedad la percibe como una institución de enorme prestigio y autoridad. No creo que tengamos la imagen de una institución petrificada ni anclada en el pasado. Que una institución tan prestigiosa no se pronuncie sobre problemas lingüístico- políticos yo creo que es una excesiva introspección, un excesivo recato. La Academia tendría que decir cosas algunas veces. Está sobre todo, como decía el lema histórico, para limpiar, fijar y dar esplendor. Pero es para defender la unidad de la lengua. Nos queda a trasmano cualquier otra cosa. -Tal vez si el tema tiene ribetes políticos es porque tiene consecuencias políticas... -En un país que está en la situación del nuestro las instituciones tienen que procurar fortalecerse y prestar servicio a la comunidad. Sí tiene consecuencias políticas el desplazamiento de la lengua general por la lengua territorial. Eso es algo tremendo para un país. La matriz de la que hablamos es una lengua que hablan 500 millones de personas, es un disparate pretender ese desplazamiento. Pero hay quien lo pretende, así que el desplazado no se debe dejar. Hay que protestar y exigir las políticas que sean necesarias para que eso no ocurra. -Hablábamos de la cuestión de Estado, pero usted, que ha escrito la historia del español en América, debe tener una especial visión de la cuestión de Estado que son las Academias. -La proyección americana es fundamental. España es lo que es por su historia y su lengua, y las dos cosas hay que cultivarlas y presumir de ellas. La proyección americana debe protegerse. Tiene valores políticos, culturales y diplomáticos esenciales. El presti- gio que la Academia tiene en América es impresionante y la buena relación que tenemos con todos los gobiernos a través de las Academias correspondientes es algo que el Gobierno español debe valorar. Para todas las academias, la lengua es una cuestión de Estado, nuestra misma lengua. Nosotros la hablamos, pero ellos también. Somos una comunidad cooperativa. -Para mostrar el valor de esa comunidad, ¿cómo le explicaría al Gobierno el valor, por ejemplo, del Diccionario Panhispánico del Español Jurídico, realizado con el resto de academias? -Es una iniciativa que ha abierto nuevos caminos a la RAE, ha tratado de compilar la totalidad del lenguaje jurídico. Le interesa mucho a los Gobiernos, a las administraciones, a los poderes judiciales y legislativos. Vamos a unificar más todavía nuestra cultura jurídica y ofrecemos a los usuarios una información capital para legislar y juzgar, y a las empresas para tener más seguridad jurídica. ¿Es que no es esto una cuestión de Estado? Como decía Nebrija, la implantación de una lengua depende primero de las leyes. ¿Cuál es el peso específico de Asale, la asociación de Academias? -El director de la RAE preside Asale y esta asociación de Academias es fundamental para tomar el pulso del idioma. Recordemos que la asociación se constituye en 1952 en México, en tiempos de Franco, y el dictador negó el permiso a los académicos para acudir a la reunión. Pero en la sesión constitutiva se reservó la presidencia para España. Fue un gesto conmovedor con gran importancia política. Se mantiene hoy, pese a que México tiene más hablantes que nosotros. Es una herramienta fundamental y el Estado español debía beber los vientos ante las necesidades de Asale y, sin embargo, esta vive miserablemente. Se busca la vida con ayuda de empresas. Y es vital. ¿Qué otros proyectos trae? -Aparte de arreglar los problemas económicos, me gustaría mucho que consigamos un excelente Diccionario digital desde la nueva planta que se está trabajando. Me gustaría mejorar la autofinanciación de la Academia a través de la comercialización de sus recursos, que la plataforma Enclave RAE tuviera una gran acogida entre las administraciones, y me gustaría que se convencieran de que el apoyo a la Academia es algo que les beneficia. Concluimos con reflexiones sobre la importancia del español en EE. UU. y su preferencia por Antonio Maura entre los antiguos directores. Dejó impronta en la RAE. Había leído el Diccionario al completo y fue el que más fichas había hecho en su tiempo DICIEMBRE 2010- ENERO 2014 ENERO 2014- DICIEMBRE 2018 José Manuel Blecua El mandato de este gran cervantista estuvo marcado por el inicio de la crisis económica. La RAE mantuvo sus proyectos, pero comenzó a ver comprometidos los presupuestos por los recortes gubernamentales. Darío Villanueva Exrector de la Universidad de Santiago, en su mandato se puso la base de Enclave RAE. Los recortes gubernamentales llevaron a la Academia a buscar financiación por patrocinios y convenios como el suscrito con China.