Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 CULTURA DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es cultura ABC Santiago Muñoz Machado El idioma no puede llevarse al disparate DIRECTOR DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA En su primer día en el cargo, anuncia que revertirá la situación económica y se propone convencer al Gobierno de que la RAE es un asunto de Estado JESÚS GARCÍA CALERO MADRID V iernes. La mañana siguiente a la difícil votación en la que fue elegido por mayoría absoluta el nuevo director de la Real Academia Española (RAE) el jurista Santiago Muñoz Machado. Habla con voz muy queda, y se confiesa cansado por tantas emociones y también por la tensión, pero tiene el móvil echando humo. Todos le buscan. Su terminal se ilumina de manera casi navideña y muestra durante unos segundos el nombre de amigos y personalidades, entre los que llegamos a distinguir (inevitable curiosidad) el del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Todas quedan en espera y se atenderán unos minutos más tarde. La Docta Casa rebosa actividad. Una rueda de prensa para dar a conocer las novedades del Diccionario en 2018, así como la firma de un convenio con el Museo del Prado, se suceden, como honrosa despedida del director saliente, Darío Villanueva, que tal vez por olvido o por costumbre ha colgado todavía hoy su abrigo en la percha reservada al director. El bullicio de periodistas le rodea una vez más, junto con el tableteo de las cámaras y los flashes. Un piso más arriba, los ecos se diluyen en un oscurecido salón de actos a la tenue luz de dos vidrieras alegorías de la Poesía y la Elocuencia ante las que los académicos leen su discurso de ingreso. Bajamos ya conversando a la planta baja para las fotos. ¿Quién fue el primero en felicitarle? -Han sido muchos, muchos amigos y gente importante ha llamado. De los primeros fue el ministro Pedro Duque. Las academias dependemos de él. ¿Cuál será su primera llamada? -Lo primero fue un whatsapp a mi mujer nada más saber el resultado de la vo- tación. Ella ha compartido la tensión que producen estas cosas... y para que se lo dijese a los niños. Pero mi primera llamada será al Gobierno, al presidente o la vicepresidenta, para hablar de lo que pienso de la Academia y de las cosas que deben hacer por la Academia. ¿La RAE es cuestión de Estado? -En un doble sentido. La Academia hace cosas de mucha importancia para el Estado, y para la cultura española y la posición de España en el mundo. También es de Estado la preocupación que debe tener el poder público por que esta Academia se sienta cómoda y trabaje regularmente. -Se ha denunciado el abandono de la RAE por parte de varios Gobiernos. -Sorprendentemente, el trabajo que hace la Academia es invisible para algunos políticos. No paran ni un minuto a considerar la importancia de una institución como esta. Parece que con darle dinero o no, basta. Esta es una institución muy austera, aquí se gasta muy poco en comparación con cualquier programa de Gobierno o con cualquier institución gubernamental. Y hay un trabajo que es esencial a cambio. -Cuando vaya a pedir al Gobierno atención y recursos, ¿cuánto pesa lo que la vicepresidenta les ha pedido sobre el informe del lenguaje inclusivo en la Constitución? Tiene trascendencia política y legal. Incluso algunos académicos prometieron dimitir si se saltan la norma. -Que la vicepresidenta le haya pedido a la Academia un informe sobre lo que ella llamó la excesiva masculinización del lenguaje de la Constitución para ver en qué medida se puede justificar una reforma de la Carta Magna es, a mi juicio, algo que honra a la Academia. ¿A quién se lo iba a preguntar mejor que a nosotros? Esto no resulta criticable, sino lo contrario. Pero la Academia no va a cambiar su gramática y, por tanto, las cosas que puede decir en relación con el lenguaje inclusivo son las que le autoriza las normas que ha aprobado. La gramática es lo más normativo que produce la RAE. -No es favorable al desdoblamiento que supone el lenguaje inclusivo. -La Academia se pronunció sobre eso con ocasión de un análisis intencionalmente crítico que hizo el académico Bosque de las guías de uso del lenguaje inclusivo. Él no hizo una crítica universal sobre lo que aspiran muchos grupos de mujeres en España: una cierta o mayor visibilidad en el lenguaje. No era eso lo criticado, sino las guías. -Y eso, ¿cómo se proyecta en el tema de la Constitución? -Es probable que la Constitución utilice en algunas de sus definiciones palabras, conceptos, giros que podrían sustituirse por otros más favorables, no tan masculinizados. ¿Por ejemplo? -Por ejemplo, puede usar ciudadanía en lugar de ciudadano. Palabras que sean útiles y no sean errores, quizá puedan encontrarse. Es decir, podría haber cambios por razones lingüísticas para mejorar la redacción de la Constitución, visto desde la preocupación de muchas mujeres en la actualidad. Es un examen que hay que hacer. ¿Eso es lo que dirá el informe? -No lo conozco, todavía. Se ha mantenido con grandísima reserva, porque cualquier cosa que pueda difundirse podría perjudicar a la Academia. Se verá en el pleno a finales de enero y terminaremos con ese asunto. Si se me pregunta: ¿es que la Academia tie- El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, en la sede de la institución Los problemas del español en Cataluña Que la RAE no se pronuncie sobre problemas lingüístico- políticos es un excesivo recato. La Academia está para defender la unidad de la lengua ne una posición? La Academia se ha manifestado, tiene una gramática que dice lo que dice, pero tiene sensibilidad hacia este problema. -Entonces, no se permitiría la duplicación de géneros. -Supongo que no, porque además el Libro de Estilo de la Academia, en la primera página, dice que todos es un genérico que se refiere también al femenino. Las reivindicaciones razonables no pretenden el desdoblamiento continuo, sino evitar el exceso de masculinización. No podemos cerrar los ojos ante una realidad que cada día se hace más visible. No podemos dejar que se lleve el idioma al disparate, ni puede pedirse a la Academia que ella decida cómo debe hablarse. -El dictamen podría tener consecuencias políticas. ¿Cómo se reforma eso? Los últimos directores DICIEMBRE DE 1991- DICIEMBRE DE 1998 DICIEMBRE 1998- DICIEMBRE DE 2010 Fernando Lázaro Carreter Filólogo y divulgador, fue artífice de la modernización de la RAE. En su mandato se cambian los Estatutos y se crean el banco de datos del idioma y la Fundación Pro Real Academia, que dio estabilidad a la institución. Víctor García de la Concha Filólogo de gran proyección en Iberoamérica y actividad incansable. En su mandato se consolidó la política lingüística panhispánica que permite trabajar a todas las academias coordinadamente.