Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 29 un tiempo en que en su módulo le llamaban el Mataviejas al saber lo que había hecho a su vecina. Laura completó su formación con una estancia en la Universidad de las Américas en la localidad de Puebla (México) e hizo un Máster en Valencia para dar clases de dibujo en Secundaria y Bachillerato. Work hard escribió en varias ocasiones. Necesito tiempo para mí (pintura, ilustración ¿alguien da más? Su novio desde que eran unos críos, Teófilo Jiménez, seguía orgulloso su proyección profesional. TRAS SER INTERROGADO POR LA JUEZ Pido disculpas a la familia, lo siento dice el asesino S. E. HUELVA Para unos meses En 2015, Bernardo Montoya ya es un hombre libre pero no le iba a durar mucho. Se muda a la nueva casa que ha comprado su padre en Cortegana. Otra vez sus vecinas están en peligro. El 30 de mayo asalta a otra de ellas. La mujer vive en la acera de enfrente y logra huir pero a la mañana siguiente consigue quitar el bolso de un tirón a una anciana de 85 años. Un año después le condenan a dos años y diez meses de cárcel por los dos robos y vuelve a la cárcel. Laura, mientras, expone sus magníficas caricaturas cervantinas en la Biblioteca Nacional. Aparece espléndida, rodeada de sus lápices de colores y sus creaciones, ajena al monstruo que duerme entre rejas en la otra punta de España. Pido disculpas a la familia. Lo siento son las palabras que Bernardo Montoya pronunció la noche del sábado antes de entrar al vehículo policial que debía trasladarlo a la cárcel provincial de Huelva. El presunto asesino de Laura Luelmo habló dirigiéndose a una cámara mientras era increpado al grito de asesino tras haber prestado declaración ante la juez durante cinco horas por el crimen. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Valverde del Camino (Huelva) decretó a las tres de la madrugada para el detenido prisión provisional, comunicada y sin fianza por los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual de la joven profesora. También levantó el secreto del sumario. En su primer día de internamiento, Montoya se mostró este sábado desafiante con los funcionarios, exigiendo mantas, según informa Efe. Su modo de vida, por ahora, se desarrollará de acuerdo con un régimen restrictivo para evitar que se autolesione o que otros presos puedan agredirle. Todos sus movimientos dentro de la carcel se realizan bajo extrema seguridad. Si necesita realizar una llamada o recoger una notificación va acompañado por varios funcionarios. En las próximas horas se le realizará un examen médico y psiquiatrico. La defensa Además, cabe la posibilidad de que el presunto asesino tenga que buscar un nuevo abogado, el tercero, una vez que el primer letrado de oficio que le fue asignado renunció el viernes a su defensa y el segundo, José Luis Cera, dijo ayer a Efe que estudiará si sigue patrocinando los intereses del encarcelado. Rehusó hacer más declaraciones por respeto a la familia de Laura y a los que están sufriendo Cuando el 23 de octubre Montoya salió definitivamente de prisión y se instaló en la vivienda de El Campillo, que la Guardia Civil encontró llena de inmundicia, Laura hacía una sustitución de apenas un mes en el colegio zamorano Nuestra Señora del Rocío. A principios de diciembre la llaman para una vacante en el Instituto onubense de Nerva. Yo creo que estaré unos dos meses como máximo contó a un compañero un día antes de que se cruzara en su camino Bernardo Montoya. Otra profesora le cede la casita de la calle Córdoba que había comprado al padre de Bernardo, justo enfrente. Laura pasó tres días en ella. Desde la primera vez que cruzó su mirada con la del depredador tuvo miedo. Me encapriché de ella dijo Montoya, con una pasmosa tranquilidad que tensó a los que lo escuchaban en el cuartel de Valverde del Camino Busca su propio beneficio y placer de forma inmediata resume el psicólogo experto en asesinos. Y aclara: La maldad existe. Llevamos al menos tres este año La juez lo mandó a prisión el viernes de madrugada por detención ilegal, agresión sexual y asesinato. El mataviejas está aislado en la enfermería de la cárcel de Huelva. Un preso de confianza lo vigila a través de un cristal. Como al monstruo que es.