Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 18 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es ENFOQUE 5 Chaves y Griñán, en la última sesión del juicio de los ERE, ayer, en la Audiencia Provincial de Sevilla POOL Visto para sentencia el juicio de los ERE El patio ÁLVARO MARTÍNEZ Visto para sentencia. Concluye el juicio de los ERE tras 152 sesiones, 680 horas de vista oral, 120 testigos y nueve peritos alrededor de un proceso documentado en 14.276 folios repartidos en 38 tomos y siete anexos que hablan del tejemaneje y supuesto desvío de 850 millones de euros del dinero de los parados andaluces por parte de la administración autonómica. Vistas las cifras y el montante de lo presuntamente defraudado, hablamos del mayor proceso contra la corrupción juzgado en España, en el que comparecen como acusados 21 altos cargos del socialismo, entre ellos dos presidentes de la Junta (que lo fueron también del PSOE) un elenco penal que se juega ocho años de cárcel y metafóricamente viene a representar las andanzas del régimen que el pasado 2 de diciembre los andaluces comenzaron a derribar en las urnas. Concluye por tanto lo que comenzó como un chanchullete más en la gestión administrativa de Mercasevilla. Un chantaje de poca monta con unos terrenos de por medio, unos más, unas mariscadas en Bruselas... poca cosa parecía aquello, que venimos del Waterguerra y los cafelitos de mi hermano Juan y ya hemos visto más de esas en treinta años. Pero allí aparecieron las primeras pistas de que el dinero de un ERE llegó a trabajadores de pega y hasta a algún muerto. Tirando de aquel hilo, poco a poco y pese al primer desinterés de otros medios, ABC fue llegando al grueso de la madeja. Apareció el trolley de la juez Alaya entrando y saliendo del juzgado. Pruebas y más pruebas. Una redada, otra redada. Comenzaron a surgir personajes como aquel sindicalista que tenía dinero como para asar una vaca y escondía un tesoro bajo el colchón; o el chófer de la cocaína, dinamizador de las fiestas de aquel director general de Empleo, el que repartía los millones a su antojo como quien corta jamón ajeno en la feria y se gastaba el pico en bares con luces de neón. Hampones. También ABC desveló que esto no era cosa de cuatro golfos como dijo Chaves, sino que se trataba de un entramado organizado con el conocimiento de la Junta, como demostró al publicar un documento que Griñán firmó de su puño y letra para ampliar la partida 31 L, el llamado fondo de reptiles el nido corrupto de un caso que serpentea en la historia de España como el mayor fraude cometido en ese viejo patio de Monipodio, donde caben más de cuatro golfos ESPAÑA