Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 GENTESTILO TV SÁBADO, 15 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es estilo ABC Lulu Figueroa, sobre Aline Griffith: Siempre admiré su energía La artista evoca a su abuela, la condesa viuda de Romanones, en el aniversario de su muerte ANGIE CALERO MADRID Ha pasado un año desde que la alta sociedad española e internacional enmudecía ante la noticia de la muerte de Aline Griffith. La condesa viuda de Romanones falleció el 11 de diciembre, a los 94 años, tras haber protagonizado una vida fascinante, que ella se encargó de narrar en varias de sus libros. Unas vivencias increíbles que relató en profundidad en El fin de una era donde contaba que nació en Pearl River (Nueva York) y que en 1944, a los 21 años, viajó a Madrid como espía de la CIA. Aunque ella hubiera preferido instalarse en París, lo cierto es que, a punto de terminar la Segunda Guerra Mundial, la capital española era un hervidero de espías que se encontraban en cafés y en las fiestas de la aristocracia. En uno de esos salones, Griffith conoció a Luis de Figueroa y Pérez de Guzmán el Bueno (1918- 1987) III conde de Romanones, quien en 1948 se convertiría en su marido y padre de sus tres hijos: Álvaro, Luis y Miguel. La condesa no fue una mujer convencional, le costó adaptarse a la vida de la nobleza española porque no entendía muchas de sus costumbres. Pero Griffith conquistó a todo aquel que se acercaba a charlar con ella por su cercanía, carisma y bagaje cultural. En casa era una madre estricta y una abuela que se resistía a serlo, que les decía a sus nietos que la llamasen Aline porque era demasiado joven para que la llamasen abuela. Lucila Figueroa Domecq sacó un hueco esta semana mientras prepara la inauguración de su nueva ex- Vida oculta Su condición de espía fue un secreto durante mucho tiempo. Para mí solo era mi abuela La España del siglo XX Consiguió sobreponerse a los cánones para alejarse del ideal de mujer de ese tiempo posición, through time space en la madrileña galería Échale Guindas para hablar con ABC sobre su abuela. Lulu hija de Álvaro de Figueroa y Griffith y Lucila Domecq Williams se casó en septiembre de 2016 con el antropólogo Adrián Saavedra. Hace unos meses, cuando supo que esperaba su primer hijo, echó de menos a Aline. Estoy segura de que le habría hecho mucha ilusión dice. De ella ha heredado su sensibilidad estética algo que se aprecia en sus cuadros. Recuerdos en Pascualete A Lulu y a Aline les divertía mucho ir a la finca Pascualete, en Cáceres, una casa preciosa que el conde de Romanones hizo con mucho cariño Por eso Historia de Pascualete es su libro favorito de todos los que publicó su abuela. Y aunque se siente muy orgullosa del legado que dejó escrito la condesa, lo que más admiró de ella fue su energía y sus ganas de vivir Siempre estaba ocupada escribiendo, leyendo y organizando planes con nosotros En todos los artículos que hay en la hemeroteca sobre Aline Griffith se destaca que fue una mujer adelantada a su tiempo. Algo que Lulu corrobora: El siglo XX, especialmente en España, fue una época dura para la mujer, pero ella consiguió sobreponerse a los cánones y convenciones sociales para convertirse en una figura por derecho propio, completamente alejada del ideal de mujer de ese tiempo que, sin duda, pretendieron imponerle En un viaje que Lulu realizó recientemente a Japón, pudo observar escenas cotidianas de la calle que le recordaron a la forma que tenía Aline de transmitir sus valores. Había niños que caían de bruces al suelo y sus padres, lejos de consolarles o correr en su ayuda, se mantenían al margen, vigilantes, sí, pero sin intervenir. Entonces veías a los niños levantarse y seguir adelante, sin ademán de llorar, sin quebrantos recuerda. Y añade: Si tuviera que elegir una metáfora para describir la manera de Aline de endurecernos y enseñarnos a afrontar la adversidad sería ésta Lulu no fue consciente de que tenía una abuela espía hasta que fue más mayor. Creo que durante mucho tiempo fue secreto apunta. De pequeña era sólo mi abuela Aline La misma de la que guarda una cariñosa imagen: Recuerdo cuando ella llegaba de EEUU y mi abuelo la esperaba impaciente en la entrada Grandes amigas Sobre estas líneas, Aline Griffith charla con Nancy Reagan en 1987 en la Casa Blanca. A la derecha, junto a su nieta Lulu Figueroa Realeza internacional El príncipe Rainiero de Mónaco, Grace Kelly, Aline Griffith y el príncipe Karim Aga Khan IV, en 1970, en la inauguración de Puerto Banús FOTOS: BELÉN DÍAZ Y ARCHIVO ABC