Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 15 DE DICIEMBRE DE 2018 abc. es cultura CULTURA 47 Periodismo El periodismo está en peligro por la presunción de que tiene que ser entretenido Escritura A menudo te conviertes en escritor porque creces en un mundo de incomunicación INES BAUCELLS chas de las otras mujeres de mi ficción. -Volvamos al periodismo. La novela subraya lo difícil que es combinar los buenos datos de audiencia con las historias que los reporteros quieren contar... -Queda mucho periodismo en el mundo, pero está cada vez más en peligro por la presunción de que tiene que ser entretenido Y el gran océano de desinformación que se propaga en Internet, sin contexto ni restricciones razonables, da bastante miedo. Había una frase que solía escuchar de pequeño sobre la necesidad de la religión: El peligro de que las personas no crean en Dios no es que no crean en nada, sino que crean en cualquier cosa Bueno, la fe en Dios no está en peligro, por lo que puedo ver, pero la creencia en los hechos sí lo está, y nos ha llevado a ese escenario de pesadilla: la gente cree en cualquier cosa. -Hay un momento en que Rachel teme salir de casa debido a las críticas de la gente, porque ha cometido un error en la televisión que se ha vuelto viral. Usted también ha sufrido el linchamiento de las redes sociales por un discurso en Emerson College en el que se salió de lo políticamente correcto. Y pidió disculpas. -Lo que ocurrió en Emerson fue que, en el contexto de relatar un horrible incidente de racismo que presencié cuando tenía 9 años, dije una palabra extremadamente ofensiva niggers La clave, en mi opinión, fue el contexto. Me disculpé públicamente por la posibilidad de haber ofendido a una persona de color que creía que no tenía la posición para usar esa palabra en un espacio tan público. Y reitero esa disculpa. Pero cualquier persona que no sea de color, que se ofendió en las redes sociales con el pretexto de los espacios seguros o lo que sea, defendió la censura como lo haría cualquier Trumper ¿Por qué? -Porque al descontextualizar la razón por la que dije lo que dije se abre un camino por el que cualquiera que crea en la libertad de expresión, el discurso civil y, sí, el fin del racismo, haría bien en temer. La reducción al absurdo de todo este argumento que se usó es que ninguna persona blanca en ningún contexto, ningún actor en una película, ningún lector que lea en voz alta un libro, puede pronunciar esa palabra. Así que desearía haber sido más claro. No me estaba disculpando con un estudiante universitario blanco privilegiado y mimado que buscaba mantener sus oídos tiernos a salvo de escuchar verdades feas sobre la ciudad en la que crecí durante uno de sus períodos más feos. -Pero vivimos tiempos difíciles para el contexto, que no es tan inmediato como un tuit. -Cuando eliminas el contexto de cualquier tema espinoso, inmediatamente infantilizas todo el discurso. Y los efectos del discurso de infantilización son los que nos han llevado, entre otras cosas, al lugar donde nos encontramos en este momento en Estados Unidos. -Usted también es profesor de escritura... ¿Qué le recomienda a sus alumnos? -Leer, leer y leer. También, que mantengan abierta su mente para poder percibir todo aquello que muestra lo que el arte puede hacer, no importa la forma en la que llegue. ¿Y qué lee usted? ¿Qué escritores le han marcado? -Richard Price, Graham Greene, Elmore Leonard, Raymond Carver y Flannery O Connor. POR OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE SHUTTER ISLAND Un billete hacia el trastorno, una caída en tromba en el exceso, en la trampa, en el delirio, y un terreno en el que Scorsese sabe retorcer los hilos enmarañados de una trama que ocurre fuera, en un hospital psiquiátrico de Shutter Island, y dentro, en la chola de un agente judicial que investiga la desaparición de una peligrosa asesina. El guion y el clima colocan al espectador en el mismo lugar que a Leonardo DiCaprio: con un pie sobre una silla de dos patas. ADIÓS PEQUEÑA, ADIÓS El discreto actor Ben Affleck salta como un tigre sobre esta novela de Lehane y hace la primera película de un gran director. La historia es demoledora, uno de esos thriller que cierran las ventanas y abren la espita de ese gas letal de lo peor de la naturaleza humana: una niña desaparece y dos detectives recorren el camino realmente tortuoso hasta la verdad, que arrastra con ella tantos dilemas morales y tanta profundidad que uno querría entrar en ella para mojarse, opinar.