Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA JUEVES, 22 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es espana ABC Sánchez llega hoy a Cuba sin cita prevista con la disidencia Desde el Gobierno niegan cualquier imposición y aseguran que hablará de todo VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN ENVIADO ESPECIAL A LA HABANA lación y el diálogo franco con Cuba sobre todos los temas Posible visita de los Reyes Una vez que la acción hacia América Latina se ha convertido en gran prioridad para Sánchez en La Moncloa defienden que se notaba la ausencia de España en Cuba a nivel de presidente y que la justificación del viaje es dar impulso político a la relación que ya tiene España con Cuba Lo único que no existía como anomalía era la visita del presidente del Gobierno explican en La Moncloa. Y aunque todavía está pendiente de negociación, la joya de la corona de esa normalización sería la visita de Felipe VI el próximo año, que se conmemoran los 500 años de la fundación de La Habana. En el Gobierno evitan confirmarlo, pero defienden que una fecha así pide a gritos una presencia importante española Un presidente del Gobierno vuelve en visita oficial a Cuba después de 32 años. Es la idea fuerza que La Moncloa destaca respecto al viaje que Pedro Sánchez realiza hoy a La Habana. Un mantra que impregna el sentido de estas jornadas y que a su vez lo justifica todo. Organizar, estabilizar y dar profundidad a las relaciones entre España y Cuba son los objetivos del Ejecutivo, además de un marcado acento económico para que las empresas españolas puedan estar bien posicionadas respecto a las oportunidades del nuevo momento que vive la isla. Por eso, en estos momentos, el Gobierno no ha previsto ningún encuentro específico con la disidencia cubana, según aseguran fuentes de la presidencia del Gobierno. En una primera visita oficial nos solemos ver solo con el Gobierno justifican. Y se niega imposición de ningún tipo desde la administración de Díaz Canel. Entendemos que el listón esté más alto pero no hacemos nada extraño aseguran desde el Gobierno. En La Moncloa se justifica la visita en que gran parte de los líderes de países de nuestro entorno o los tres últimos Papas han estado en Cuba. Además de la Alta Representante de la política exterior de la UE ha estado tres veces y existe un diálogo político Lo cierto es que al menos durante su histórica visita a La Habana, y tras reunirse con Raúl Castro, Barack Obama sí conversó con la disidencia. Desde el Gobierno se recuerda que los dos últimos ministros de Exteriores, José Manuel García Margallo y Alfonso Dastis, tampoco mantuvieron estos encuentros. Y se defiende en cualquier caso que el presidente hablará de todo Eso sí, si tiene que decir algo públicamente no lo hará delante de su homólogo cubano porque no está prevista la rueda de prensa conjunta tras la reunión de ambos mandatarios, que se producirá el jueves. Sánchez comparecerá ante la prensa el viernes, en el entorno de dos encuentros en la embajada española. El primero será con la colectividad española en Cuba y se espera que asistan unas 800 personas. La isla caribeña cuenta con la tercera mayor presencia de españoles en toda América latina, con 139.000 residentes. El segundo encuentro de Sánchez será con representantes de la sociedad civil cubana un acto que en el Gobierno destacan resaltando el carácter inde- pendiente de muchos de los asistentes. En él participarán pequeños empresarios, artistas, intelectuales o periodistas. Algunos de ellos serán el actor Jorge Perugorría; el escritor y premio Princesa de Asturias de las Letras 2015 Leonardo Padura; las diseñadoras de moda y artistas Leire Fernández e Idania del Río o los periodistas Abraham Jiménez, Roberto Veiga y Lenier González. Desde el Ejecutivo destacan que alguno sí ha tenido problemas con el régimen. Sobre estos asistentes se rechaza también que hayan sigo sugeridos por Díaz Canel. Desde el Gobierno se sugiere la posibilidad de que el presidente vaya a pedir al sucesor del castrismo la liberación de algunos presos políticos, pero rechazan dar más detalles: Cuanto más reserva haya mejor. No se trata de medallas sino de ser eficaces El Ejecutivo destaca que el objetivo de la visita es profundizar relaciones. No se va a buscar hacer gestos por hacer pero sí normalizar la re- Normalización El Gobierno insiste en que el objetivo del viaje es impulsar la relación entre ambos países El presidente y los ministros bajan del avión, donde les recibe la delegada del Gobierno en Castilla y León ABC CUMBRE HISPANO- LUSA EN VALLADOLID El presidente renuncia al Falcon por la presión pero usa el Airbus I. JIMENO VALLADOLID La presión y el chorreo de críticas recibidas en los últimos días tras conocerse que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía previsto utilizar el Falcon para viajar entre Madrid y Valladolid, hizo que finalmente el jefe del Ejecutivo renunciase a hacer uso el avión presidencial por el que ya ha estado envuelto en otras polémicas. Eso sí, no lo hizo a viajar por aire, aunque sólo en parte del trayecto, para acudir a la Cumbre Hispano- Lusa celebrada ayer a ori- llas del Pisuerga. A bordo de un Airbus del Reino de España, Sánchez aterrizó poco antes de las 16.00 horas en la base aérea vallisoletana de Villanubla, desde donde regresó de nuevo vía aérea a la capital de España. Pero que llegase por aire no evitó que también tuviera que coger el coche oficial. En el aeródromo militar aguardaba un amplio despliegue de autocares, coches y furgonetas para trasladar al presidente, la decena de ministros y sus equipos, así como a la delegación lusa, encabeza- da por el primer ministro de la República Portuguesa, Antonio Costa, hasta el Palacio Real. Más de 50 minutos pasaron desde que los aparatos aterrizaron hasta que llegaron al centro de la ciudad, obligando a cortar el tráfico en diversos puntos para facilitar el paso de la comitiva, lo que provocó el enfado de los conductores. Una fuerte pitada recibió a los vehículos oficiales. Y pitos también cuando bajaron de ellos en la céntrica plaza de San Pablo. El cordón de seguridad no permitió acercarse mucho a los vallisoletanos, pero no impidió que los funcionarios de prisiones recibieran con pitos al presidente antes de entrar a los encuentros bilaterales para intentar llegar a acuerdos entre ambos países.