Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA JUEVES, 22 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es espana ABC EDMUNDO BAL ABOGADO DEL ESTADO Enfrente de Messi, la Gürtel o Pujol Brillante jurista, trabajador hasta de vacaciones, Edmundo Bal ha conseguido acorralar a estrellas del fútbol como Leo Messi o Cristiano Ronaldo por defraudar a Hacienda. De 51 años, ha liderado el departamento penal de la Abogacía del Estado desde el año 2002, representando los intereses generales en las grandes causas contra la corrupción. Ejerció una labor crucial en el juicio de la primera época de Gürtel en el que fue condenado el PP y actuó en nombre del Estado en el caso contra la familia Pujol o en el de la financiación irregular del PP de Valencia. Respetado por sus colegas, es una garantía de éxito en la acusación. ABC Edmundo Bal, en una sesión de uno de los tantos juicios decisivos en los que ha representado a la Abogacía del Estado El Gobierno fulmina al abogado del Estado que quiso acusar por rebelión Edmundo Bal deja de ser el jefe penal de la Abogacía y sale del juicio del procés LUIS P. ARECHEDERRA MADRID No hay espacio para el discrepante. El Gobierno ha fulminado de su cargo a Edmundo Bal, el abogado del Estado que quiso acusar por rebelión a los líderes del procés una desavenencia que le ha costado el puesto. Bal un brillante jurista que representó al Estado en el caso Gürtel o la causa contra los Pujol creía en la acusación por rebelión, un criterio técnico que confrontó con las tesis políticas de sus superiores en el Ministerio de Justicia. Este letrado deja de ser el jefe del departamento penal de la Abogacía del Estado, un órgano que dirige los servicios de asistencia jurídica al Estado y otras instituciones públicas, y que depende directamente del Ministerio de Justicia. Bal, respetado por todos sus colegas, llevaba 16 años al frente del ámbito penal de la Abogacía del Estado, desde el 2002, enlazando las eras de José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. El cese forzoso se produce en plena crisis del Poder Judicial, tras la renuncia de Manuel Marchena a presidir el órgano de gobierno de los jueces por la filtración de su nombramiento acordado por el Gobierno y el PP. Y con el juicio oral contra el procés en el horizonte, una vista histórica en la democracia española que comenzará el próximo mes de enero y en la que ya no estará presente Edmundo Bal. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ya amagó con purgar a Bal el pasado mes de agosto, después de que el abogado del Estado firmase un informe que recomendaba defender al juez Pablo Llarena en Bélgica, donde le demandó Carles Puigdemont. El despido se frenó y la ministra fue enmen- dada por el propio Pedro Sánchez, que ordenó que el Estado asumiera la defensa del juez instructor de la causa contra el proceso secesionista ilegal. Fuentes del Ministerio de Justicia atribuyen el cese a la abogada general del Estado, Consuelo Castro, nombrada por el Consejo de Ministros socialista el pasado junio. Estas fuentes han justificado que el cargo de abogado del Estado jefe de lo Penal es un puesto de confianza del cuerpo, que depende en consecuencia de la abogada general. La decisión del Ejecutivo supone que Bal ya no representará al Estado en el juicio oral, la hora de la verdad en la causa contra el órdago independentista. Bal fue el encargado de este caso desde el inicio y solicitó la apertura del juicio por rebelión. Su firma desapareció sin embargo del escrito de acusación, en el que la Abogacía del Estado descartó calificar los hechos del procés como una rebelión. En contra del criterio técnico de Bal, la Abogacía acusó solo por los delitos de sedición y malversación a los 18 líderes independentistas que serán juzgados por el Tribunal Supremo. La mayor condena solicitada fue de 12 años SE ALÍAN CON JPC, ERC Y LA CUP Y TUMBAN DOS LEYES DE CS Y PP PSC y comunes votan contra un espacio público neutral DANIEL TERCERO BARCELONA El Parlamento de Cataluña tumbó ayer dos proposiciones de ley presentadas por Ciudadanos y el PP para que, en los espacios públicos y en los institucionales de la región, se garantice la neutralidad política. Las iniciativas de liberales y conservadores tenían un mismo objetivo: regular el uso de unos espacios públicos que están contaminados por la simbología independentista, sobre todo con lazos amarillos, banderas secesionis- tas y pancartas en defensa de los líderes del 1- O, acusados de rebelión por la Fiscalía ante el Supremo. Junts per Catalunya (JpC) ERC, el PSC, CatComú- Podem y la CUP votaron juntos y a favor de las dos enmiendas de retorno de ambas propuestas, por lo que las iniciativas de Cs y el PP no prosperaron. Durante el debate, Andrea Levy (PP) se dirigió a los diputados independentistas: No pueden ocupar los espacios públicos y hacer ver que no pasa nada, solo porque están a gusto con esta ideología Y lamentó la votación del PSC: Ustedes saben cómo es la imposición nacionalista, la han sufrido en sus sedes, en sus casas... pero están atados con un lazo amarillo a la silla de La Moncloa Carlos Carrizosa (Cs) recordó a los grupos secesionistas que no tienen ni la mitad de los votos de los catalanes, les afeó que se empeñen en hacer ver que el espacio público es solo suyo y calificó de abuso su uso. Por parte del PSC, Ferran Pedret consideró que las propuestas de leyes que Cs y el PP presentaron no son necesarias porque ya existe legislación al respecto y concretó que la neutralidad institucional ya está recogida en la Constitución española y el