Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 22 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es ENFOQUE 5 La ministra de Economía, Nadia Calviño, ayer, en el Congreso de los Diputados EFE Los apuros de Nadia Calviño Mejor cuando las cuentas cuadran ÁLVARO MARTÍNEZ La ministra de Economía de este Gobierno de expertos y de doctores tiene poco más de 100.000 euros en el banco. Así consta en su declaración de bienes. No es una gran ahorradora Nadia Calviño si tenemos en cuenta que en los últimos doce años ha ganado en torno a 2,5 millones de euros en los puestos ejecutivos que ha ocupado en las instituciones europeas. Bruselas paga bien a sus altos funcionarios. El ahorro, como todo el mundo sabe, es solo una opción personal, no una obligación, de tal manera que uno con su dinero puede hacer lo que le venga más en gana. Comprarse una casa, por ejemplo, en el lugar que desee. En Bruselas, mismamente. Luego los cargos públicos están obligados a hacerla constar en su declaración de bienes y ya está. Calviño no declara tener ninguna casa en Bruselas así que no será su caso, pues la única vivienda que declara la adquirió en 2000 en Madrid, en el postinero barrio de Mirasierra, a través de una sociedad (y dos testaferros) que como todo el mundo sabe es el procedimiento por el que gran mayoría de los españoles ha comprado su vivienda. Sin salir del Consejo de Ministros del Gobierno bonito encontramos, al menos, otros dos casos, el del dimisionario Màxim Huerta y el del ministro Pedro Duque, que en un alarde cósmico de patriotismo fiscal arguye que con la sociedad que creó con su señora para comprarse la casa terminó pagando más dinero que si hubiera sacado su hipotequita (o hipotecón) y santas pascuas. Con esa entrega fiscal los quiere Hacienda... Igual que Nadia Calviño no ahorra mucho, tampoco la Comisión Europea, su antigua casa, se ha guardado crítica alguna al trabajo de la ministra con el proyecto de Presupuestos acordado con Podemos. Bruselas le ha dado la puntilla a unas cuentas que, en realidad, terminarían por ser más falsas que un euro de madera toda vez que no parece probable que Sánchez vaya a conseguir la aprobación del Congreso, pues parte de sus socios ahora hasta les escupen. Según Bruselas, su proyecto incumple las reglas de la zona euro, entre otras calamidades contables que no terminan de cuadrar. En todos los órdenes de la vida siempre es mejor que cuadren las cuentas. ESPAÑA Y ECONOMÍA