Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es espana madrid MADRID 69 Golpe a las prisiones- burdeles de Delicias, vigiladas con cámaras a través de teléfonos La Policía libera a una veintena de mujeres y detiene a 14 personas en una operación contra la esclavitud sexual M. J. ÁLVAREZ MADRID Uno de ellos llevaba un par de décadas funcionando y fue tal su éxito, que abrió una sucursal al lado hace un lustro. Se trata de dos edificios enteros dedicados, íntegramente, a la prostitución situados en el paseo de las Delicias, a pocos metros de la estación de Atocha (Arganzuela) Los burdeles verticales, enclavados en los números 127 y 133, donde había mujeres en régimen de esclavitud, fueron el epicentro de una macrorredada policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. En la operación realizada en Madrid capital, que sigue abierta, se efectuaron más de una veintena de registros domiciliarios la mayor parte en los edificios citados y fueron detenidas catorce personas, entre ellas el cabecilla, de origen sudamericano, pertenecientes a la red. Esta se dedicaba a reclutar, controlar y obligar a las mujeres a mantener relaciones sexuales. Entre los arrestados había varones y féminas, las denominadas madamas. Además, la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional liberó a más de veinte chicas. La mayoría de víctimas y verdugos eran inmigrantes iberoamericanos. Otras de las entradas y registros se llevaron a cabo en la localidad de Villaviciosa de Odón y La Coruña, supuestos domicilios vinculados a la banda. El control férreo al que eran sometidas estas mujeres llegaba al punto de que el líder conocía todos sus movimientos y la actividad que realizaban en el interior de los prostíbulos. Todo ello debido a que tenían instala- La Policía se lleva detenido a uno de los presuntos implicados en la trama de proxenetismo GUILLERMO NAVARRO Más de 20 registros El epicentro de la redada fueron estos dos prostíbulos, donde cayó el cabecilla, de origen latino das cámaras de videovigilancia que, a través de una aplicación con router y wifi él y sus lugartenientes, recibían en los teléfonos móviles. Así, difícilmente podían engañarles. El despliegue de agentes fue enorme, dado el volumen de entradas y registros realizados en Delicias desde las 10 horas. En el 127 había 12 pisos y en el 133, seis. Los efectivos acordonaron la zona más de ocho horas y en este céntrico enclave llegó a haber una decena de furgones de la UIP, los antidisturbios Esto era un secreto a voces, pero en los últimos tiempos no se cortaban un pelo y eran descarados. ¡Una vergüenza! Se peleaban y la Policía y las ambulancias tenían que venir cada dos por tres explicaban los vecinos. Uno de los burdeles, en el 133, estaba controlado por un portero cachas las 24 horas del día, indicaban en la zona. El 127, el bloque más viejo, contaba con otro últimamente, explicaba Félix. En la calle, gente de la trama vigilaba y otros repartían flyers aunque lo más usual era el boca a boca precisaba Santiago. Ven, entra a pasar un buen rato; hay chicas nuevas Esa era la invitación que le realizaban cuando salía de tomar café en uno de los bares cercanos: En alguna ocasión vi a chicas con aspecto de estar bebidas o drogadas en esos establecimientos Según explicaron los residentes, algunas mujeres no salían nunca de los pisos, al contrario que otras. A veces se ponían en las ventanas como reclamo. Había de todo, la mayoría hispanas, pero también rumanas. Y, en cuanto a clientes, igual, españoles incluidos agregaba. El sexo de pago costaba entre los 15 y los 30 euros. Una parte era para el chulo, y la otra para la chica. Las que vivían dentro pagaban más por la habitación decía una transexual ecuatoriana. Una amiga trabajó ahí de forma voluntaria indicó. Los clientes borrachos y babosos eran la tónica y los fines de semana resultaba patético ver a jóvenes entrar a acabar la juerga. Yo los observaba desde la parada del bus al ir a trabajar decía María. Nuevos actos vandálicos Arrestan a dos alemanes y a un holandés por grafitis en el metro A. S. MOYA MADRID La Policía Nacional detuvo en la madrugada de ayer a tres grafiteros dos de nacionalidad alemana y un tercero holandés por pintar cerca de 40 metros de un convoy en la estación de Metro de Núñez de Balboa. El ataque tuvo lugar pasadas las 12 de la noche, momento en que los arrestados accionaron la seta de la cabina de cola para detener el tren y salieron al exterior para perpetrar la acción. Los tres, con edades comprendidas entre los 33 y los 47 años, están acusados de daños y desordenes públicos. Este asalto no fue el único de una jornada en la que también pintaron un tren de la línea 1, en la parada de Tribunal. Los hechos, en este caso, ocurrieron a las 23 horas, cuando tiraron de la palanca para perpetrar un grafiti de unos diez metros. Los investigadores tratan de averiguar ahora si el grupo de vándalos está afincado en Madrid o habría venido expresamenEl pasado miércoles, el jefe supete para cometer los bombardeos (en rior de la Policía de Madrid, Jorge Jael argot, pintar de forma masiva en el vier Martí, señaló que aunque los gramayor número de lugares posibles) fiteros han existido siempre y hasta Después de la sucesión de inciden- ahora era una actividad pseudodelictes ocurrida en las últitiva con poca carga pemas semanas, la Deleganal la preocupante siSeguridad ción de Gobierno y la Coatiende al auLa Delegación de tuaciónde la violencia munidad de Madrid mento Gobierno y mantendrán hoy un enempleada: Han traspala Comunidad se sado los límites del arte, cuentro para analizar la reúnen hoy seguridad actual en el sucon coacciones, amenaburbano. Los sindicatos zas y detención ilegal de para analizar de la compañía reclaman algún maquinista la situación un aumento de vigilanEn uno de los asaltos, tes privados, modificar cometido el 1 noviembre los sistemas de apertura de las cabi- en el metro de Las Rosas, dos policías nas y un mejor funcionamiento de los nacionales fueron rociados con pinbotones de llamadas de emergencia. tura por una turba de 40 grafiteros.