Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 43 COMBUSTIBLES VERDES El coche eléctrico es la única alternativa y también contamina PATXI FERNÁNDEZ MADRID EFE ámbito de la movilidad eléctrica, esta petrolera está presente y ha tomado participaciones accionariales en proyectos como WeSmartPark y DriveSmart, empresas españolas punteras en el desarrollo de herramientas digitales de movilidad. WeSmartPark conecta plazas vacías y conductores que buscan aparcamiento y DriveSmart comparte, a través de su app gratuita, retos y recompensas con sus usuarios para premiar la conducción segura. Además, también participa en la empresa Scutum que desarrolla scooters eléctricos basado en una plataforma eléctrica con baterías extraíbles y de fácil transporte. Asimismo, está presente en IBIL, sociedad referencia en los servicios de recarga en España que cuenta con más de 1.200 puntos operativos, 26 de ellos en estaciones de servicio de Repsol, y en Wible, servicio de carsharing en Madrid lanzado junto a Kia y que cuenta con 500 coches híbridos enchufables del modelo Kia Niro. También este pasado verano, Cepsa firmó un acuerdo de colaboración con Ionity, la red de carga europea de alto rendimiento impulsada por BMW, Daimler AG, Ford Motor Company y Volkswagen, incluyendo Audi y Porsche, para la instalación de 100 puntos de recarga eléctrica ultrarrápida (5 o 10 minutos) en sus estaciones de servicio en España y Portugal. Generar energía, salvo que sea mediante fuentes renovables, tiene un coste en términos de polución, aunque no se emitan contaminantes al impulsar el vehículo. En Europa y Estados Unidos la media de CO 2 de un coche eléctrico es casi igual en términos de generación de electricidad, que un diésel afirma Nick Molden, CEO de Emissions Analytics y Equa Index. Esto se debe a la utilización de centrales de carbón, petróleo y gas en el mix energético. En España, las centrales de carbón que generan electricidad emitieron 41 millones de toneladas de CO 2 a la atmósfera en 2014, el equivalente a 22 millones de coches. Por ello, algunos fabricantes piden continuar mejorando los motores de combustión antes de apostar decididamente por los vehículos eléctricos. Según Oriol Canut, responsable del Libro Verde del Diésel, la motorización diésel es indispensable para cumplir con las exigencias europeas de descarbonización Canut asegura a ABC que por el momento no hay una alternativa real, que sea 100 %li mpia y sostenible. Todos los vehículos dejan su huella de carbono, que mide el impacto medioambiental real: en cuanto se analiza globalmente todo su ciclo de vida, no hay grandes diferencias entre diésel, gasolina, e incluso coche eléctrico La única alternativa cero emisiones sería el coche de hidrógeno. A nivel europeo existen, en el campo de las tecnologías del hidrógeno, potencialidades y objetivos para el año 2030, como alcanzar una flota de 5 millones de vehículos eléctricos de pila de combustible y 13 millones de usuarios privados o el uso de 600.000 toneladas de hidrógeno en el sector industrial. En un coche de pila de combustible se obtiene la energía como re- sultado del proceso electroquímico que se produce al mezclar hidrógeno con oxígeno. Durante esa mezcla, se genera una electricidad que pasa a unas baterías y de las baterías al motor, con la única emisión de vapor de agua y nitrógeno. Pero por el momento solo una marca en España, Hyundai, comercializa un modelo de coche que funciona con este sistema, el modelo Nexo. Y tan solo existen seis estaciónes de servicio o hidrogeneras en la que un particular pueda repostar este tipo de combustible. H 2O H 2O H 2O H 2O H 2O H 2O CONSUMIDORES Menos gastos en taller y ahorros a medio plazo S. M. MADRID ros al año según dicho informe) Para 2030, además, gracias a las mejoras tecnológicas, todos los tipos de vehículos, excepto los de hidrógeno, tendrán un coste total de la propiedad a cuatro años menor que el que tenía el de motor de combustión interna en 2020 Aunque el precio de los vehículos eléctricos en el concesionario es mayor que el de los modelos idénticos con motor gasolina o diésel (unos 5.000 euros de media) su coste de tenencia a medio plazo puede repercutir positivamente en el bolsillo de los compradores. Es una de las conclusiones de una comparativa difundida ayer por la organización de consumidores OCU. Tras comparar el coste de tenencia durante 11 años de un vehículo del segmento C al que se realizarían 12.900 kilómetros al año, el gasto total del eléctrico se sitúa en los 50.823 euros. Solamente sería menor en el caso de un modelo de gas, que supondría un desembolso total de 47.665 euros. Por contra, el mismo vehículo con motor diésel obligaría a gastar 52.721 euros, y 56.323 con propulsor de gasolina. Un reciente estudio de Cambridge Econometrics y T E, por su parte, coincide en resaltar que el mayor coste de adquisición de los eléctricos se diluye con el paso del tiempo, gracias a los menores costes en mantenimiento y recarga de los vehículos eléctricos comparado con un coche convencional, un eléctrico podría ahorrar de media 1.439 eu- Mano de obra específica Los talleres, además de las gasolineras, serán una de las víctimas colaterales. Los coches eléctricos, que requieren de un menor mantenimiento. Por ello, la total electrificación reduciría un 20 %lo s ingresos de los talleres, según un estudio de Solera. Un recorte que podría verse compensado al requerir de mano de obra más especializada. Por otra parte, la vertiente tecnológica podría incrementar el coste de las piezas, por lo que la posventa encontrará fórmulas para cuadrar este ligero desajuste. Se podrá recuperar por un sitio lo que se pierde por otro según la firma.