Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 SOCIEDAD Ley de Cambio Climático Efectos MIÉRCOLES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es conocer ABC HACIA LAS EMISIONES CERO SISTEMA ELÉCTRICO Cumplir los objetivos cuesta 100.000 millones J. G. N. MADRID Nuestro país necesitaría invertir más de 100.000 millones de euros en los próximos diez años para aumentar en casi 60.000 megavatios (MW) nuevos renovables la actual potencia de generación eléctrica (98.877 MW) y cumplir así los objetivos marcados por el Gobierno. Sin embargo, los expertos cuestionan en estos momentos que el sistema eléctrico pueda asimilar esas cifras. De hecho, aún no se sabe si van a salir adelante los 5.700 MW subastados la mayoría eólicos en los dos últimos años. Prueba de ello es que, por ejemplo, en estos momentos no hay grúas suficientes para montar todos los aerogeneradores previstos. A estos problemas técnicos hay que añadir los financieros, ya que si bien las tecnologías renovables han abaratado enormemente sus costes, su rentabilidad ha ido cayendo en los últimos años. El cumplimiento de los objetivos planteados por el Gobierno para que toda la electricidad tenga un origen renovable en 2050 conllevará el cierre de las siete centrales nucleares que funcionan en España y que son las que más electricidad producen de todas las tecnologías las de carbón, así como de la mayoría del medio centenar de las centrales de gas natural que actualmente están tan solo a un 10 de su capacidad. Hay que subrayar que un cierre precipitado de las nucleares elevaría notablemente el precio de la luz. De todas formas, el sistema eléctrico no puede sustentarse únicamente con energías renovables mientras no se desarrollen las pilas y baterías de almacenamiento, ya que cuando hay poco sol o escaso viento, tienen que entrar en funcionamiento las centrales tradicionales para evitar los apagones. Desde REE, el gestor del sistema eléctrico, subrayan que a corto y medio plazo están preparados para asumir el aumento de la demanda por el crecimiento del número de vehículos eléctricos. El problema podría generarse en la simultaneidad de las recargas. Y apuntan que el principal reto es extender la movilidad eléctrica, es decir, multiplicar los actuales 5.000 puntos de recarga que hay en España. Plataformas de la petrolera Pemex en aguas de México PETROLERAS Las compañías del sector se reorientan al negocio eléctrico JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID SALUD Menos asma, infartos, cáncer y más claridad mental I. M. MADRID Las principales petroleras europeas, entre las que se encuentran las españolas Repsol y Cepsa, emprendieron hace unos meses una reorientación de su estrategia tradicional para adentrarse en el negocio eléctrico, ya que intuían que la gasolina y el gasóleo tienen fecha de caducidad en muchos países europeos. Las petroleras han pasado de criticar con dureza al coche eléctrico, incidiendo en que también emite gases en el proceso de fabricación de sus baterías, a sumarse a la causa por el medioambiente. Un alto car- go de una de estas compañías decía hace poco que el coche eléctrico no nos preocupa, solo nos ocupa Pues bien, petroleras como Repsol y Cepsa se han convertido ya en compañías eléctricas y tratan de ganar cuota de mercado con ofertas agresivas en los precios de la luz, incluyendo en las mismas el consumo de carburantes. Ahora mismo, son las únicas empresas multienergéticas del mercado español. Fruto de esas nuevas estrategias, Repsol entró el pasado verano en el capital de la tecnológica estadounidense Ample, dedicada al desarrollo de una nueva forma de recarga para vehículos eléctricos. Dentro del Nadie puede objetar que la caída drástica de la polución tendrá un impacto global en la salud. La contaminación atmosférica urbana aumenta el riesgo de padecer numerosas enfermedades y no solo respiratorias. A la neumonía, la bronquitis, el cáncer de pulmón o incluso el asma, investigaciones recientes han añadido patologías aparentemente tan dispares como son los problemas cardiovasculares infarto e ictus la infertilidad, el aumento de partos prematuros, el insomnio o la hiperactividad infantil. Hasta incluso se ha relacionado con su capacidad para volvernos más tontos Una investigación reciente, publicada en la revista Proceedings estudió los resultados de las pruebas de lenguaje y aritmética de 20.000 personas a lo largo de cuatro años en ciudades muy contaminadas. Al cruzar esos resultados con los índices de dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y pequeñas partículas de las localidades donde vivían, los investigadores comprobaron que a mayor nivel de contaminación, los resultados eran peores.