Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MIÉRCOLES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es espana ABC Diciembre de 2014 No estoy de acuerdo en que los partidos decidamos el órgano de gobierno de los jueces. Estoy dispuesto a renunciar a todas aquellas comodidades que han hecho peor al PSOE ABC El pacto con Rivera En el acuerdo que suscribió con Ciudadanos se planteaba incluso la reducción a diez miembros Hay mayoría Si Sánchez quisiese tendría mayoría en el Congreso para reformar la ley orgánica el PSOE también incluyó este compromiso: Reformar la LOPJ para redefinir la nueva estructura organizativa y territorial del Poder Judicial, revisar el modelo de acceso a la carrera judicial y corregir las funciones del CGPJ al objeto de asegurar que se cumplan las previsiones constitucionales sobre el sistema de nombramiento de sus integrantes, composición, colegialidad y pluralidad No fue la última vez que lo planteó. En el acuerdo de investidura que negoció con Ciudadanos a comienzos de 2016 también se plasmó este compromiso, alcanzando también en este caso a una reducción de sus componentes. Así aparecía recogido en el acuerdo: Reformar la LOPJ para redefinir la nueva estructura organizativa y territorial del Poder Judicial, revisar el modelo de acceso a la carrera judicial y asegurar el mérito y la capacidad en los nombramientos judiciales. Reducir a la mitad la composición del CGPJ y corregir sus funciones Marzo de 2016 Me propongo impulsar una auténtica revolución en el nombramiento de cargos de designación parlamentaria. Los miembros del TC, del CGPJ o la CNMV, hasta la elección del presidente del RTVE JAIME GARCÍA Sánchez rompe de nuevo su palabra con la renovación del CGPJ Se manifestó en múltiples ocasiones contra el sistema que acaba de emplear V. R. ALMIRÓN MADRID Auténtica revolución En el discurso que Sánchez pronunció el 1 de marzo de 2016, en la que sería su investidura fallida, el líder del PSOE sonaba todavía más grandilocuente. Y mientras Albert Rivera asentía en la tribuna Sánchez aseguraba que se proponía impulsar una auténtica revolución en el nombramiento de cargos de designación parlamentaria y se refería a los miembros del Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Seguridad Nuclear o la Comisión Nacional del Mercado de Valores, hasta la elección de la presidencia y el Consejo de Radiotelevisión Española Aquel día desarrolló todavía más su propuesta: Lo haremos a través de convocatoria pública, evaluación de la competencia e idoneidad de los candidatos por un comité asesor de composición profesional, publicidad de los informes de evaluación, sesiones de audiencia en las comisiones del Parlamento, y aprobación por la mayoría de las Cámaras competentes Ahora, desde el Gobierno, con el apoyo de Podemos que participa del acuerdo pero que también defendió la reforma del CGPJ, Sánchez ha rehuido de sus compromisos. Y lo cierto es que todo tiene que ver con la falta de voluntad política. Porque incluso si el PP lo rechazase, Sánchez tendría mayoría suficiente con Podemos y Ciudadanos para modificar la ley orgánica. gaba a los dos principales partidos, algo que él consideraba había hecho peor al PSOE. Así lo expresaba: Algunas comodidades del bipartidismo nos han hecho peores. Por ejemplo, yo no estoy de acuerdo en que seamos los partidos políticos los que decidamos el órgano de Gobierno de los jueces. Yo estoy dispuesto a renunciar a todas aquellas comodidades que han he- cho peor al PSOE No se trató de ninguna respuesta obligada por el contexto, sino que Sánchez hizo bandera de este mensaje. En el mismo mes de aquella entrevista Sánchez reiteraba su propuesta: Mi compromiso: regenerar la vida democrática es hacer un CGPJ verdaderamente independiente del Gobierno En su programa electoral de cara a las elecciones de 2015 Una vez más, Pedro Sánchez vuelve a quedar retratado en el espejo de sus contradicciones. El acuerdo alcanzado con el Partido Popular para renovar el Consejo General del Poder Judicial no solo deja en nada la escenificación de ruptura que el Gobierno quiso evidenciar hace unas semanas con el partido que lidera la oposición, sino que vuelve a dejar comprometida la palabra del presidente del Gobierno en relación con los compromisos enunciados antes de llegar al poder. La primera vez que Sánchez se pronunció a favor de cambiar el modo de elección del órgano de gobierno del poder judicial fue en diciembre de 2014, apenas unos meses después de haber sido elegido secretario general. Durante una entrevista en La Sexta se mostraba dispuesto a renunciar a las capacidades que el sistema otor- Delgado no quería a Marchena por culparle de la condena al juez Garzón Desde su llegada al Ministerio de Justicia la suerte está echando un pulso a Dolores Delgado, que no termina de encontrar en el Ejecutivo todo el apoyo que querría. A la desautorización de Pedro Sánchez cuando ella se negó a que la Abogacía del Estado defendiera al juez Llarena en la demanda que le interpuso Puigdemont en Bélgica, se suma ahora el apoyo del presidente del Gobierno al candidato de consenso que presentó el PP para la presidencia del Supremo: Manuel Marchena. El hasta ahora presidente de la Sala Segunda no es la persona que habría querido la ministra en la cúspide del Poder Judicial. Para Delgado, amiga de Garzón, la contribución de Marchena fue esencial para el Supremo terminara inhabilitando al juez. Su apuesta por ahora por Andreu en el CGPJ podría acabar igual.