Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 13 UNA RAYA EN EL AGUA EL RECUADRO ANTONIO BURGOS ACTOS INDOCUMENTADOS Sánchez se está hartando de adoptar decisiones propias de indocumentados E N todo este quilombo de las hipotecas, entre el freno y marcha atrás del Supremo y la manifestación a sus puertas de los socorridos orquesta y coros de Podemos e islas adyacentes de desahuciados que a muchos, como a Inmaculada Colau, les sirvieron para llegar a la Alcaldía de Barcelona, nos hemos olvidado de lo principal: que se trataba del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) de averiguar a quién le tocaba la partitura de su paganini. A las autonomías, que, como en las herencias, son las que ponen la mano. Con lo fácil que hubiera sido que ese presidente al que se le está poniendo cara de decreto- ley hubiera suprimido de un plumazo el dichoso AJD. Hubiera sido una decisión jurídica bastante documentada en las aspiraciones de quienes hasta hace poco Iglesias llamaba la gente que eran los que pedían la cabeza del presidente del Supremo, sin tener idea del pacto por debajo de la mesa sobre el CGPJ al que ya habían llegado PP y PSOE. Donde curiosamente el partido que más escaños tiene, el PP, haciendo el carajote como siempre y actuando una vez más contra sus votantes, le ha brindado la oportunidad de la mayoría progresista al PSOE, para que quede bien con todos los que mantienen al Okupa de La Moncloa en su encantado de haberse conocido: Yo soy el presidente del Gobierno e incluso Madame Bovary c est moi Para que las autonomías puedan seguir derrochando el dinero y colocando a paniaguados adictos al partido que las gobierna, es fundamental que se embolsiquen el AJD. Por eso no lo pueden quitar. Yo tengo la solución, y la brindo, como decía mi maestro Beni de Cádiz, sin trincá establecer el impuesto de Actos Jurídicos Indocumentados. En este caso, todos los iba a tener que pagar el Gobierno. Sánchez desde que llegó al poder de aquella manera que dijimos, apoyado, lagarto, lagarto, por los que sabemos, se está hartando de adoptar decisiones propias de indocumentados. O algo peor que me callo, porque estamos en horario infantil. ¿No es acaso un Acto Jurídico Indocumentado echar la última paletada al entierro de Montesquieu que ya anunció Alfonso Guerra y culminar la desaparición virtual de la constitucional separación de poderes con la anulación mediante un decreto- ley de una sentencia no del juez de Paz de Villanueva del Trabuco, sino del mismísimo Tribunal Supremo? Yo no sé a ustedes, pero desde los fundamentos del Estado de Derecho a mí me ha extrañado que no se haya levantado España entera ante esta conculcación de la constitucional separación de poderes que, como un indocumentado, ha perpetrado Sánchez con su decreto- ley a menos de horas veinticuatro de la decisión de toda una sala del Supremo sobre el lío hipotecario. ¿No es acaso un Acto Jurídico Indocumentado que tras los escándalos de las tesis copia y pega y de los másteres de la Señorita Pepis salga el Gobierno y diga que darán el título de Bachillerato a quien tenga una asignatura suspendida, que eso no importa? Y digo yo: si con un cate te hacen bachiller, ¿por qué no puedes coger el coche aunque te hayan quitado los 12 puntos del carné? Un suspenso en Matemáticas o que te pillen al volante hablando por el teléfono móvil, ¿no es acaso lo mismo? Pero como dependemos de estos Actos Jurídicos Indocumentados desde la propia moción de censura que mandó a su Registro al cobardón de Rajoy, que nos largó este mochuelo que hace peligrar a España misma y donde ahora van a por la Corona y a por Su Majestad... ¿No es acaso un Acto Jurídico Indocumentado que el PSOE apoye que en el Estatuto de La Rioja el vascuence sea equiparado a la Lengua Española? Vivimos gobernados por unos indocumentados. Si tuvieran que pagar el impuesto de Actos Jurídicos Indocumentados por cada salida de pata de banco, se acababa el déficit. Vamos que si se acababa... IGNACIO CAMACHO LA CUÑA El PP ha sacado al ponente del juicio del procés de su sitio justo cuando el Gobierno trata de minimizar el delito IEN está: vamos a aceptar como mal menor el bochorno del Poder Judicial. Concedamos, en un despliegue de generosidad intelectual, que ese oscuro trapicheo bipartidista pueda ser el trasunto de la soberanía popular de la que emana la Justicia. Demos por no oído, con sordera cortés, el chirrido de las puertas giratorias entre la política y la judicatura. Confiemos, que es mucho confiar, en la independencia sobrevenida de senadores y diputados que han concurrido a las elecciones bajo unas siglas. Dispensemos incluso la escandalosa falta de respeto a la formalidad democrática que supone anunciar el nombre del presidente del CGJP antes de que se constituya el órgano que debe elegirlo... -Eh, oiga, no. Por ahí no se puede pasar. Es una obscenidad inaceptable. -Vale, de acuerdo. Pongamos entonces que nos resignamos. Y olvidemos, para no caer en la melancolía, aquella promesa de cambio revolucionario en el sistema que Sánchez hizo en la investidura fallida de 2016... -Es que entonces, como diría Carmen Calvo, no era jefe del Gobierno. -Por eso. Pero aun así, hay algo que no cuadra en el tejemaneje. Y es qué diablos gana el PP quedándose en minoría en ese sórdido trueque. -Escoger la presidencia del Supremo. ¿Le parece poco? -Pues depende. En principio parece una compensación apreciable. Sin embargo, ese mismo tribunal debe renovar en los próximos años el 45 de sus miembros. Carece de lógica que el partido más fuerte del Congreso renuncie a la mayoría que decide los nombramientos. Además de tragarse la inclusión del juez, por llamarlo de alguna manera, que redactó en la sentencia Gürtel la frase sobre Rajoy que detonó la moción de censura. Por no hablar de la nueva configuración que la salida por elevación de Manuel Marchena deja en la Sala que juzgará la insurrección catalana. -Pues el exministro Catalá le dijo ayer a Herrera que ese juicio no está en riesgo. Que Marchena, aunque deje de ser ponente, ejercerá su auctoritas y que en cualquier caso los componentes de esa Sala mantienen una firme unidad de criterio. -Es que las cosas han cambiado. Para empezar, la magistrada que sustituye al nuevo presidente es de Jueces para la Democracia, asociación que se ha declarado a favor de considerar el golpe como sedición. Y el Gobierno ha obligado a la Abogacía del Estado a pronunciarse en el mismo sentido... O sea, que la atmósfera es distinta. Y que el poder ejecutivo, y la mayoría del legislativo, que es el que elige al Consejo, son proclives a suavizar la consideración del delito. Hay una sospechosa cuña de estrategia política que el Gabinete ha introducido como un calzo en el juicio... -Y entonces... ¿en virtud de qué bien jurídico tendríamos que minimizar toda esa vergüenza de la que hablábamos al principio? B JM NIETO Fe de ratas