Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 23 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es deportes DEPORTES 55 GRADA DE PREFERENCIA Defensa de su trabajo JULEN LOPETEGUI El capitán pierde los papeles con el canterano Reguilón, pero horas después le pide perdón en Twitter FERNANDO R. LAFUENTE Si pensáis que vais a ver a un entrenador hundido y abatido no miréis aquí. Tengo máxima ilusión Palabras de peso ISCO EL AURA PERDIDA Doble balonazo y disculpas de Ramos R. CAÑIZARES MADRID Esto no es cosa sólo de éste o aquel entrenador. Le ha tocado a Lopetegui por que todo se ha conjurado Lopetegui no mete los goles ni los encaja. Si le echan a él tienen que echar también a todos los jugadores Autoestima en peligro MARÍA BLANCO, PSICÓLOGA D Aunque lo niegue, su estado de ánimo y de confianza está bajo. Ahí sale la frustracción, por no rendir como esperaba fue una angustia para Lopetegui: Si pensáis que vais a ver a un entrenador hundido y abatido no miréis aquí. Estoy con la máxima ilusión y ambición. Mi día a día lo sigo afrontando con normalidad y solo estoy pendiente de lo que está bajo mi control. No pienso en nada más. Conozco esta casa y lo que aprendí de ella es que nunca hay que dejar de luchar aseguró Julen en la sala de prensa de Valdebebas. En eso le doy la razón. En una situación tan límite como la suya, con su despido ya decidido por sus jefes aunque él no quiera pensar en ello, debe reforzarse en sus ideas, en lo que él cree y le ha llevado a ser entrenador del Madrid. Debe intentar confirmarse a sí mismo que es un buen entrenador, aunque ahora no le vaya bien, y gestionar sus emociones con tacto. Esto es como un equipo ya descendido. Hay futbolistas que juegan lo que queda de Liga con cierta pasotismo, y otros que sacan su orgullo y su amor propio para mostrar que son buenos profesionales. Lopetegui ha elegido este segundo camino y me parece la opción correcta esde hace ya unos cuantos años, la prensa tiene un acceso muy limitado a los entrenamientos de los grandes clubes, como el Real Madrid. Los quince primeros minutos de la sesión previa al partido de turno, es la única oportunidad que tenemos para poder ver in situ cómo se ejercita el equipo blanco. Por eso, el percance de ayer en el entrenamiento del Real Madrid dio tanto que hablar, y también era motivo serio que lo hubiera protagonizado el capitán, dándole dos balonazos a un canterano, en una pérdida de papeles sin justificación. Durante un ejercicio del entrenamiento, consistente en pasarse la pelota con las manos, el joven Reguilón se lanzó en plancha para evitar que Ramos pudiera darle la bola a un compañero. Su acción acabó con su brazo impactando en la nariz del camero, algo que no le sentó nada bien al andaluz, especialmente cuidadoso con esa zona de su cuerpo. Cogió el balón enfurecido y le lanzó un pelotazo a solo un metro de Reguilón, que impactó en su rodilla izquierda. Segundos después, y tras llamarle tonto mientras le reprobaba su acción con el dedo, volvió a coger otra pelota y le dio otro balonazo, este segundo contra su pie izquierdo. Aunque no os lo parezca, son si- tuaciones bastante habituales, pero no es excusa, mi reacción no debió ser esa. Nosotros siempre vamos a full, ¿verdad, Regui? ¡Al final victoria del equipo juntos sergio regui! Carpetazo y a por el partido de mañana. HalaMadrid escribió a primera hora de la tarde el capitán para disculparse públicamente por su fea reacción ante el canterano, que aceptó como un caballero el perdón de Ramos: Siempre con mi equipo y con mi capitán, a por la victoria mañana! le contestó. C Nervios alterados Llama la atención que Sergio, sabedor que las cámaras estaban presentes, no midiera más su acción, pero el capitán del Real Madrid es de sangre caliente y no pudo evitar contener su rabia. Seguramente la delicada situación del equipo y del entrenador, por el que Ramos ha sacado la cara en las últimas semanas, además de ser una figura importante a la hora de llevar a cabo su contratación, tengan al capitán con los nervios algo alterados, pero también es cierto que es el futbolista idóneo para llevar el brazalete. Su capitanía, en el Real Madrid y en la selección, es valorada por todos sus compañeros y cuerpos técnicos, y siempre actúa con cercanía y cariño hacia los más jóvenes. Su excepcional feo gesto con Reguilón, solo fue eso, un mínimo lunar de un capitán ejemplar. Apoyo de Isco Como ya hicieran Ramos y Marcelo, también Isco ha querido dar la cara por Julen, considerando una locura un posible despido de Lopetegui: Él no mete los goles ni los encaja. Si le echan a él nos tienen que echar a todos El malagueño, que dejó un recado a Cristiano, no podemos estar llorando por alguien que no ha querido estar aquí es otro de los pesos pesados de la plantilla que muestra su apoyo en público a Lopetegui. Pero no es suficiente. Ni siquiera con una victoria hoy. Julen está despedido de manera virtual y solo hay que fijar el día y la hora. Aunque él no se lo crea. Sergio Ramos, en un instante del entrenamiento de ayer AFP on la Liga de Campeones, en Europa, ni una broma. Más de uno siente que hasta aquí ha llegado. Que no hay margen. Que como el capitán Quinlan, en la obra maestra de Orson Welles, Sed de mal cuando le pide a la pitonisa (Marlene Dietrich) que le lea el porvenir, ésta le confiesa: No lo tienes, lo has agotado Es la hora de responder, los que pidieron que fuera Lopetegui quien sustituyera a Zidane. En menudo papel le están poniendo. Los jugadores, son los mismos y son otros, pareciera que la fuerza de las galaxias no les acompaña ¿Es sólo el entrenador? ¿Qué ocurre en el vestuario? Todos, en sus declaraciones públicas, contestan igual, como un mantra que nadie cree: el equipo es una piña, con Lopetegui siempre, que no pasa nada, que esto se superará y demás monsergas de manual que, después, en el terreno de juego, se diluyen como pompas de jabón al viento. Pero algo pasa ahí dentro. Sólo ellos lo saben. El halo mágico, la suerte de última hora se ha esfumado. Son como dioses abandonados. Erráticos. Flojos. Sin ánima, ni ánimo, ni fortuna. Una caricatura de sí mismos. Una mueca grotesca de lo que fueron. Pero no pasa nada, dicen. El Madrid perdió el aura y no la encuentra, ni en el templo del Bernabéu. ¿Son conscientes del riesgo, para sus propias carreras profesionales, de lo que se ventila en cada bochorno reciente, sea Sevilla, Moscú, Vitoria o Madrid? Se veía venir, pero nadie reparó en ello. La afición no lo entiende. Esto no es cosa sólo de éste o aquél entrenador. Le ha tocado a Lopetegui porque todas las condiciones para que esta situación sucediera se han conjurado, o cumplido, por una falta de atención y de autoridad al devenir de determinados jugadores. El fracaso, un nuevo traspiés esta noche, de consumarse, es de todos, con diversos grados y responsabilidades. No hace falta señalar, cualquiera que haya asistido a los últimos encuentros tiene muy claro el comportamiento de cada jugador. Pero con la Liga de Campeones, ni una broma más, o allá ellos.