Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 23 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 19 El PDECat quiere para Puigdemont un papel simbólico Madí y Homs exigen que Jordi Sánchez sea el presidente de la Crida para que el partido se diluya SALVADOR SOSTRES BARCELONA EFE Antes de entregar la casa y el equipo, la vieja guardia convergente quiere asegurarse de que mandará en la plataforma resultante, llamada Crida. Por ello tanto David Madí como Francesc Homs, a pesar de la distancia política y personal que en la actualidad les separa, le han hecho llegar a Carles Puigdemont que si no nombra a Jordi Sánchez presidente de la Crida, el PDECat no confluirá. No es la primera Crida ni la primera vez que Madí usa a Jordi Sánchez de comodín. La primera Crida entonces se llamó Crida a la Solidaritat surgió en los años 80 como una plataforma independentista en un tiempo en que pocos lo eran. Fue realmente minoritaria pero logró nota- defina cómo debería ser una hipotética república catalana. El presidente Torra, precisamente, presentará hoy el consejo asesor que impulsará el denominado Foro Cívico y Social que llevará a cabo ese proceso, Aunque el Consejo de la República no será más que un nuevo artefacto propagandístico, el anuncio de su constitución sirvió al menos de bálsamo en un secesionismo más dividido que nunca. De hecho, la cumbre de ayer en Waterloo iba camino de convertirse en la foto de la soledad del expresidente fugado, la plasmación de la ruptura total entre ERC, JpC y la galaxia Puigdemont. Finalmente, ERC salvó la situación mandando a su líder en el Parlament. Hoy solo hemos hablado del Consejo de la República apuntó Puigdemont, que pese a todas las evidencias dijo haber detectado cero crispación entre las filas independentistas. 4.396. Estos han crecido sobre todo en la red del suburbano, en los comercios y en locales de restauración. También aumentaron un 22,8 %lo s robos con fuerza en vehículos, un 32 %lo s de seguridad vial y un 30 %l as denuncias por agresiones y abusos sexuales, que alcanzaron la cifra de 446 casos en los primeros ocho meses del año. Para tratar de poner coto a esta situación, los Mossos d Escuadra reforzarán la presencia de agentes uniformados en las calles más sensibles, especialmente en Ciutat Vella y, en concreto, en El Raval. La policía cuenta actualmente con 2.400 agentes. bles éxitos de convocatoria: el más candidatos, llegó a presidente de la remarcable fue el multitudinario con- ANC porque Madí maniobró adecuacierto de Lluís Llach que en 1981 or- damente para ello, saltándose el ganizaron en el Camp Nou. En esa Cri- mandato democrático que ya en da coincidieron y congeniaron David aquellos años, y en los que han seguiMadí y Jordi Sánchez, y aunque en los do tanto le ha reclamado a España. años siguientes Sánchez se escoró a la izquierda y Madí a la derecha, la Repetir la operación amistad prevaleció y en 2015, cuan- Ahora Madí pretende repetir la opedo Madí necesitaba controlar la As- ración Sánchez para aprovecharse semblea Nacional Catalana (ANC) del tirón electoral de Puigdemont, confluyendo en su plapara forzar a Esquerra taforma, pero a la vez a aceptar la candidatuReceloso despojándolo de cualra independentista conEl expresidente quier poder ejecutivo, junta de Junts pel Sí y autonómico está por la vía de relegarlo a evitar de este modo que Junqueras ganara y susmás receloso que un papel meramente simbólico que le permitituyera a Mas en la prenunca ante ta a él y a los suyos considencia de la Generalilas maniobras tinuar mandando en lo tat le pidió a Sánchez para apartarle que pese a los múltiples que se presentara a las cambios de nombre sielecciones que servirían para a relevar a Carme Forcadell, que gue siendo la Convergència de toda dejaba la entidad para dedicarse a la la vida. Puigdemont quedaría como política. Y fue así como en aquellos la reina madre del partido por detiempos en que Artur Mas, y el inde- cirlo en palabras de Madí con un papendentismo en general, le exigían al pel mucho más simbólico que polítipresidente Rajoy un proceso de ra- co. Aunque desde la distancia, e indicalidad democrática Jordi Sán- cluso desde una cierta bronca, Homs chez, que quedó el cuarto de cuatro acompaña a su examigo en este propósito, porque es el único modo que ambos tienen de mandar, ni que sólo sea un poco, en la nueva formulación de su viejo partido. Puigdemont está al tanto de estas y otras maniobras para irle apartando paulatinamente, sin que se note el cuidado, de la toma de decisiones. Consciente de que sin poder ni influencia perderá cualquier capacidad de negociar su situación con el Gobierno, y se pudrirá en el extranjero, sin poder volver a casa, está más receloso que nunca, e incluso algo paranoico según los que mejor lo conocen. La semana pasada, tras el mayor número de negativas de todos los tiempos que un presidente de la Generalitat haya recibido ofreciendo un cargo, le propuso a Elsa Artadi ser la candidata al Ayuntamiento de Barcelona. Artadi también le dio calabazas porque según uno de los principales asesores de la consejera de la Presidencia, temió que fuera una trampa para quemarla en una batalla imposible. De un lado, Artadi ha desarrollado en los últimos tiempos una intensa agenda propia, poco leal con Waterloo y muy abierta a convencer en Madrid de que ella encarna el futuro entendimiento entre Cataluña por su parte. Del otro lado, y de ahí el recelo, o mejor dicho, el miedo, Artadi y todo el entorno del forajido conocen la fase paranoica en la que está sumido, y por ello la consejera teme que la oferta barcelonesa sea una suerte de venganza, por la muy probable derrota que cualquier candidato del PDECat hallaría ante candidatos como Ernest Maragall, Ada Colau o Manuel Valls.