Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 CULTURA JUEVES, 11 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es cultura ABC Spotify aspira a convertirse en sello al cumplir una década La compañía ha cambiado el mercado musical y lo ha adaptado a internet NACHO SERRANO MADRID Toros Spotify, que esta semana cumple diez años, está redefiniendo su modelo de negocio. Porque la compañía, que ha redefinido el mercado musical y que ha conseguido paliar la piratería y que la gente pague por escuchar mú- Cautela sica online, todavía no ha consegui- Spotify no quiere enfadar a las grando salir de los números rojos a pesar des discográficas aún. Por eso su fide su éxito: gana mucho dinero, pero lial española no ha querido contestiene que entregárselo a otros. ¿El tar ni a una sola de las preguntas de motivo? Que el 80 de la música gra- este periódico. Este mismo año, el bada es propiedad de capo de Spotify, Daniel Sony, Warner, EMI Tasa discográfica Ek, prometió a los con (compañía ahora desaEl 85 por ciento sejeros delegados de las parecida y troceada en grandes discográficas de los ingresos varias partes) y Univerque la plataforma no generados por sal, que en su momentendrá sus propios to impusieron unas con- cada reproducción copyright ni sus propios diciones muy beneficiova a las grandes artistas, pero lo cierto sas, obligando a Spotify es que ya se están negodiscográficas a cederles más del 85 ciando derechos musipor ciento de los ingrecales directamente con sos generados por cada reproducción algunos músicos. Por ahora no fide una canción de sus catálogos. cha artistas, sólo obtiene la autoriSiempre se ha dicho que la plata- zación de algunos autores que conforma sueca paga muy poco a los mú- trolan los derechos de su obra, norsicos. Pero la realidad es que la fra- malmente artistas independientes se lo que los artistas cobran de Spo- que no tienen contratos de exclusitify es falaz. Sería más bien lo que vidad. Pero, según los expertos, el los artistas cobran de Spotify des- plan es ofrecer cada vez más la posipués de la tajada que se lleva su se- bilidad de licencias directas a los múllo, su editorial y sus agregadores sicos, que de este modo dejarían de Pero, ¿y si el artista y la emisora perder parte de lo que les correspononline trabajaran juntos? de por culpa de los intermediarios, Si Spotify fundara su propio sello, mientras que Spotify dejaría de papara así crear sus propios conteni- gar el impuesto discográfico dos como hace Netflix, conseguiría reducir su dependencia de las grandes discográficas, y sin duda atraería a muchísimos artistas ya que ellos serían los principales beneficiados al eliminar intermediarios. Y la empresa sueca ya da señales de esta medida: a través de Spotify Singles está grabando temas inéditos en exclusiva, y ya van más de 400 sencillos de 200 artistas que, en conjunto, han acumulado más de mil millones de streams Pero esto es solo un pequeño comienzo. El Fandi inicia de rodillas su faena al cuarto toro FABIÁN SIMÓN El Fandi y la tarde de las orejas perdidas Pasea un trofeo y el presidente le niega otros dos en una noble corrida de Matilla ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD ZARAGOZA FERIA DEL PILAR PLAZA DE TOROS DE LA MISERICORDIA. Miércoles, 10 de octubre de 2018. Sexta corrida. Dos tercios de entrada. Toros de Peña de Francia (1 García Jiménez (2 4 y 6 y Olga Jiménez (3 y 5 desiguales, bastos de hechuras y nobles. EL FANDI, de grana y oro. Estocada (vuelta al ruedo tras petición de oreja y bronca al presidente) En el cuarto, estocada (oreja con fuerte petición de la segunda y bronca al palco) LÓPEZ SIMÓN, de azul marino y oro. Pinchazo y media contraria (silencio) En el quinto, estocada (oreja) GINÉS MARÍN, de azul rey y oro. Estocada (silencio) En el sexto, estocada (ovación) Spotify cumple esta semana diez años EFE Poco faltó para que El Fandi retara en duelo al amanecer al presidente de la corrida. El granadino y Antonio Placer, nombre del usía, mantuvieron un pulso de alta tensión. La cosa comenzó en el primero, que manseó de principio a fin, pero fue incansable tras los engaños. El Fandi cumplió a la perfección lo que de él se espera: largas de rodillas, pares de banderillas allá que me voy muletazos de hinojos, derechazos, muchos derechazos, y hasta naturales, aunque pocos, es verdad. Después, un estoconazo y el toro rodado. Público a favor, petición, pañolada, y el señor Placer firme como un témpano. Más petición y más bronca, y Placer con cara de póquer. Ni una ni dos, cero en el marcador. ¡Uf! Cómo estaba la cosa. Ahí comenzaron las primeros gestos de desafío. La mirada del tigre de la arena al palco. La corrida de los tres hierros de Matilla, grandota y basta, pero con nobleza, discurrió después con más pena que gloria. López Simón anduvo intermitente con el justito segundo. Buenos momentos con una y otra mano frente a otros en los que parecía a merced. Tampoco mejoró la cosa en el tercero, feo por delante como un demonio. Ginés Marín pasó por ahí, frío, sin hacer nada por creerse siquiera en donde estaba. Y llegamos de nuevo a El Fandi. El cuarto, grandón y de buenas embestidas. Ya saben, contrato Fandi largas, banderillas, esta vez cuatro pares, muleta rodilla en tierra... En una faena que comenzó al abrigo de los tendidos de sol, tras alguna miradita al palco. Público entregado y derechazos a manta, por delante y por detrás. Estocada desprendida que acaba de forma fulminante con el de Matilla. Apoteosis. Y el presidente hierático seguía con su cara de póquer. Cuando ya no pudo más, soltó el pañuelo blanco. Una oreja, otra, otra, fuera, fuera, y El Fandi haciendo gestos de desesperación. Y más miradas al señor Placer, tantas que si tiene un guante a mano se lo lanza. Ahí quedó el pulso, en tarde de orejas perdidas. Algunos hasta aplaudieron la decisión presidencial, cosas de los toros. Quien, por eso de la compensación, se encontró con un trofeo en la mano fue López Simón tras matar al quinto. Incapaz durante los primeros tercios, hizo un gran esfuerzo y se sobrepuso en un trasteo que acabó con un arrimón. También mejoró un poco la mala imagen Ginés en el sexto, al que hizo las cosas más toreras del día. Diluidas, pero ahí quedaron.