Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 CULTURA JUEVES, 11 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es cultura ABC La bronca de la Academia Sueca hace peligrar el Nobel 2019 Ni dimisiones ni acuerdos para salvar el escándalo de filtraciones y abusos sexuales por el que Jean Claude Arnaut, esposo de una académica, fue a la cárcel GASPAR CANO ESTOCOLMO E l ritual no se ha cumplido. Este año ningún periodista se ha acreditado, nadie se acercó el jueves pasado al antiguo edificio de la Bolsa del barrio antiguo de Gamla Stan en Estocolmo para asistir a la ceremonia. La puerta del despacho del secretario permanente de la Academia Sueca no se abrió para dar a conocer al galardonado con el premio Nobel de Literatura de 2018. ¿Y el año que viene? ¿Habrá premio Nobel de Literatura en 2019? No ha pasado un año desde que el 21 de noviembre de 2017 saltara el escándalo. El misterioso personaje de la élite cultural sueca era acusado por 18 mujeres de acoso sexual en una entrevista aparecida en el diario sueco Dagens Nyheter Tras algunas semanas de suspense y espoleado por el recién estrenado movimiento MeeToo se descubrió que se trataba de Jean Claude Arnault (Marsella 1941) fotógrafo y director francés, esposo de la poetisa y académica Katarina Frostenson (Estocolmo 1953) ambos responsables del centro cultural Forum, algo así como la sala de estar de la Academia Sueca. Jean Claude Arnault está acusado además de filtrar al menos en siete ocasiones el nombre del galardonado con el Nobel de Literatura a las casas de apuestas, en concreto en los casos de Wislawa Szymborska (1996) Elfrie- Los libros de los extremos R. S. BERLÍN La política siempre ha estado presente en la Feria de Fráncfort y este año cobran protagonismo los ataques a casetas de editores que publican textos de derecha radical y que esta edición traen a la feria al líder espiritual del partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania, Biorn Höcke, que el día 12 presenta con Manuscriptum Nunca dos veces en el mismo río Ayer, sus estands amanecieron pintados con cruces gamadas y los carteles de sus autores adornados con el característico bigote de Hitler, en medio de amargas quejas de falta de libertad de expresión de sus propietarios. Pero los ataques suponen una publicidad que les niega su situación en la Messe, al fondo, detrás de los libros antiguos. Götz Kubitschek vende su editorial Antaios a alguien nuevo en el sector Uno de los best sellers de la derecha, Thilo Sarrazin, presentó ayer Invasión hostil. Cómo el Islam obstaculiza el progreso y amenaza la sociedad de Jelinek (2004) Harold Pinter (2005) Jean- Marie Gustave Le Clézio (2008) Patrick Modiano (2014) Svetlana Alexiévich (2015) y Bob Dylan (2016) El pasado 16 de junio, la fiscalía acusó formalmente a Jean Claude Arnault de doble violación, en la persona de una misma mujer, en octubre de 2011 y en diciembre de 2011 y, hace apenas unos días, el pasado 1 de octubre, cuando precisamente comenzaba la semana en que se anuncian al mundo entero los galardonados con el premio Nobel, Jean Claude Arnault era condenado en primera instancia a dos años de cárcel e ingresaba en prisión. Lejos de una solución Con estos antecedentes, un año después del inicio de la crisis, ¿cómo evoluciona el premio más prestigioso del mundo como define la Enciclopedia Británica al Nobel? A modo de resumen recordaré que, tras la dimisión de algunos de sus académicos y el atrincheramiento del resto, la Academia Sueca no contaba con el quórum suficiente para otorgar el premio Nobel de Literatura y que la Fundación Nobel decidió no concederlo en 2018. Fuera de Suecia, el Nobel se mezcla con la Academia Sueca y se convierte en The Nobel Academy la Academia Nobel. Para evitar confusiones, hay que aclarar que es la Fundación Nobel la que establece en sus estatutos que la Academia Sueca sea la institución encargada de conceder el premio Nobel de Literatura. Así ha sido por lo menos hasta ahora. Desvinculada la Academia Sueca definitivamente del denominado perfil cultural y con el propio Jean Claude Arnault en prisión, todo hacía pensar que las aguas volverían tranquilamente a su cauce. Pero los navajazos se suceden y las heridas, lejos de cicatrizar, evolucionan peor que nunca. Katarina Frostenson, obligada en un Tradición truncada La Feria de Fráncfort pierde interés sin el premio Nobel ROSALÍA SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN BERLÍN El llamativo pabellón de Georgia, país invitado en Fráncfort AFP A nadie escapa la diferencia en esta edición de la Feria del Libro de Fráncfort: la ausencia del Nobel. Las febriles especulaciones sobre el ganador, el punto culminante del anuncio, más o menos a mitad de feria, momento en que editores y periodistas sepultaban al propietario de los derechos de autor, y los nunca suficientes ejemplares del libro con el que la Academia Sueca orienta- ba los engranajes de la industria editorial. Pero a falta del Nobel, Fráncfort se ha buscado parches de nicotina literaria como el premio Right Livelihood, destacado en algunos de los estands, o el que se dará a conocer el viernes, después de que unos cien escritores, dramaturgos y científicos suecos hayan recaudado 100.000 euros a través de una campaña de crowdfunding y hayan encargado a bibliotecarios la nominación de 47 favoritos. Más de 30.000 lectores