Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA JUEVES, 11 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es economia ABC Juan Rosell, Antonio Garamendi, Pepe Álvarez y Unai Sordo sellaron en julio el acuerdo salarial. En la imagen junto a la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio y de la exministra de Empleo, Fátima Báñez ERNESTO AGUDO El diálogo social, cerca de enmendar la reforma laboral El convenio sectorial prevalecerá sobre el de empresa para los salarios Los descuelgues se limitan a casos excepcionales y la duración de la ultraactividad la fijará cada convenio Los agentes sociales recuperan el subsidio para mayores de 52 años y acotan el abuso de las subcontratas SUSANA ALCELAY MADRID modificar las condiciones laborales y evitar las extinciones de empleo. La idea era permitir que una empresa que se encontrara en una situación de dificultad dejara de aplicar el convenio, incluida las subidas salariales previstas en pactos de ámbito sectorial, y diera preferencia a los acuerdos firmados en su centro de trabajo. Verdadera necesidad El texto que están negociando patronal y sindicatos acota también los procesos de descuelgue para casos de verdaderas necesidades de las empresas y durante el tiempo estrictamente imprescindible para superar tales necesidades La inaplicación de convenios colectivos o descuelgues era residual en las relaciones laborales hasta que en 2012 se aprobó la reforma laboral. Con esta norma se dispararon hasta convertirse en un instrumento clave para salvar la situación económica de una empresa. La denominada ultraactividad, limitada a un año por la reforma del Gobierno del PP, también será modificada. Los agentes sociales están de acuerdo en eliminar los actuales límites y que sea la negociación colectiva en cada caso la que determine su dura- edro Sánchez repitió como un mantra que derogaría la reforma laboral, pero la debilidad parlamentaria le ha impedido hacerlo. Sin embargo, sí conseguirá reformar uno de sus pilares básicos: la negociación colectiva. La mesa de diálogo social acaricia ya un acuerdo por el que el Ejecutivo, la CEOE, UGT y CC. OO. acabarán con el protagonismo del convenio de empresa. Ello permitirá que lo pactado por sindicatos y patronales sobre salarios y jornadas de trabajo en los convenios sectoriales estatales, autonómicos o provinciales vuelva a estar P por encima de lo que se acuerde en el seno de las empresas. Para este ámbito quedarían temas de organización interna, como el horario, los turnos y otros elementos de las condiciones laborales. Más protagonismo sindical Recuperando la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa se matarían dos pájaros de un tiro. Por un lado, se devolvería el protagonismo perdido a los sindicatos en las empresas y, por otro, se frenarían los recortes de salarios que implicó en 2012 dar todo el poder a las empresas en los convenios. Devaluar salarios fue la alternativa a los despidos de la crisis. La norma aprobada por el PP introdujo altas dosis de flexibilidad para ción. Este mecanismo fue antes de 2012 uno de los mayores elementos de control que tenían los sindicatos en las negociaciones de los convenios colectivos. Si este llegaba a su fin y no se renovaba, permanecía vigente hasta que se firmaba el nuevo y lo hacía sin fecha de caducidad. La mesa del diálogo social considera que deben ser los sujetos negociadores, sin interferencia legal, quienes decidan de forma pactada el régimen de ultraactividad del convenio denunciado y vencido en tanto se está negociando el que haya de sustituirlo dice la propuesta de acuerdo que negocian el Ministerio de Trabajo y las organizacíones que dirigen Juan Rosell, Pepe Álvarez y Unai Sordo. El documento de trabajo aclara que eliminar el año de negociación no significa mantener sine die la prórroga de los convenios hasta que no sean sustituidos por uno nuevo, sino permitir a los sujetos negociadores establecer libremente lo que mejor se adapte a las circunstancias del proceso negociador en marcha Para los casos en los que no haya acuerdo y con el fin de desbloquear las negociaciones, las partes apuestan por fórmulas como la mediación obliga-