Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA JUEVES, 11 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es espana ABC Presión del PP a Cs para que Arrimadas presente una moción Los comunes se ofrecen a Torra a cambio de que este apruebe las cuentas de Colau y Sánchez DANIEL TERCERO ANA I. SÁNCHEZ BARCELONA MADRID PP. Tanto desde el Congreso de los Diputados como desde el Parlamento catalán, Pablo Casado, Xavier García Albiol y Alejandro Fernández, respectivamente, instaron a Cs a que dé un paso al frente y active el procedimiento de la moción de censura. Oportunidad histórica Casado, durante su pregunta al presiLos números no dan. Una moción de dente del Gobierno, Pedro Sánchez censura en el Parlamento de Catalu- (PSOE) dijo que la división entre los ña necesita el apoyo, al menos, de 68 independentistas que ha hecho que, diputados (mayoría absoluta) y la por primera vez, no tengan la mayosuma de Cs, el PSC y el PP se queda en ría absoluta en la Cámara catalana 57. Si a estos se suman los comunes: es una oportunidad histórica que 65. Faltarían tres más para que una no se debe desaprovechar. moción prosperase, y estos solo poAsí, el líder nacional de los populadrían salir de las filas de JpC, ERC o la res reclamó a la formación naranja que CUP. Poco probable. La presente una moción de mayoría simple no es sucensura contra Torra. Aritmética ficiente. un cambio Para que triunfe Hace falta Cataluña Sin embargo, pese a urgente en una moción saber que una moción de añadió. Y avanzó que, en de censura en censura contra Quim Tocaso de que se concrete el Parlamento rra (JpC) presidente de la iniciativa, el PP apoyala Generalitat, está conrá a Arrimadas en su procatalán se denada al fracaso, Inés necesitan 68 votos pósito. Arrimadas (Cs) líder de Una operación que, la oposición, podría exademás, retrataría a los plicar claramente a los ciudadanos la socialistas, en opinión de Casado, para propuesta que los partidos constitu- ver con quién está Sánchez, si con cionalistas ofrecen a los catalanes para los independentistas que fueron immejorar la convivencia. Sería un esca- prescindibles para que prosperara la parate de cara a la próxima cita elec- moción de censura contra Rajoy en jutoral, que JpC y ERC solo prometen evi- nio o con los constitucionalistas, portar antes de la resolución del juicio en que ya no cabrán medias tintas el Tribunal Supremo a los últimos resDe manera similar, en la sesión de ponsables del procés. control al Gobierno catalán, celebraEsta es la idea que ayer recuperó el da también ayer por la mañana, Albiol y Fernández, en dos momentos distintos, animaron a la formación de Arrimadas a que diera el paso con la moción de censura. Ha llegado la hora de acabar con esta agonía. Si nosotros tuviéramos 36 escaños, la presentaríamos ahora mismo dijo Fernández, único candidato de momento a presidir el PP catalán. Para ser admitida una moción de censura en el Parlamento catalán la petición debe ir firmada por un mínimo de una quinta parte de los 135 diputados autonómicos (es decir, 27) o por dos grupos parlamentarios; y la propuesta debe incluir el nombre del candidato, que debe ser uno de los 135 diputados con acta y sus derechos intactos. Cs tiene 36 escaños. Nuevo rol de los comunes En paralelo a esta batalla entre los partidos constitucionalistas, ayer fue el segundo día de un Gobierno catalán cuya inestabilidad parlamentaria tendrá efectos inmediatos. Tras el espectáculo de los últimos días, la realidad llevará a JpC y ERC a vivir en primera ANÁLISIS MANUEL MARÍN ES EL CÓDIGO PENAL, ESTÚPIDO Manipular la libertad irreal del independentista tipo es fácil. Basta un eterno acto propagandístico sin final alternativamente es el Código Penal, estúpido emulando aquella frase es la economía, estúpido empleada en la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 para combatir la candidatura de George Bush. La mecánica es sencilla. Hay siete separatistas huidos para eludir la prisión provisional derivada de una acusación formal de rebelión, y hay una decena preventivamente en la cárcel a la espera de un juicio que puede acarrearles 25 años de condena. Desde un punto de vista puramente humano, personal, la perspectiva es demoledora para ellos y sus familias. Decidieron arrostrar las consecuencias de una ilegalidad palmaria de la que fueron advertidos hasta el hartazgo, política y judi- L a fractura entre los partidos independentistas en Cataluña no responde a criterios de oportunismo estratégico ni a un calculado tacticismo de alta precisión, sino a la metástasis interna derivada de algo tan humano como los agravios personales. La cárcel ha producido diferencias irreconciliables. El mensaje enviado por el portavoz de ERC en Barcelona al fugado Carles Puigdemont es elocuente: Deja de pedir lo que tú no estás dispuesto a hacer Bien pudo escribirle cialmente. Por eso hoy Joaquim Torra o Roger Torrent no serán Puigdemont o Carme Forcadell. Mucha palabrería altisonante para mantener alta la moral separatista, pero ni una ilicitud. Amagan sin golpear. Saben que juegan con su libertad, con la libertad real de la que legítimamente puede privarles el Tribunal Supremo por desobediencia... y no con la estéril libertad ficticia que invocan para una votación ilegal con la que hacer creer a dos millones de catalanes, con sus expectativas emocionales intactas, que realmente Cataluña se convertirá en una república. Manipular la libertad irreal del independentista tipo es fácil. Basta un eterno acto propagandístico, sin final conocido, para asegurar la supervivencia del separatismo como puro negocio político. Perderla, en cambio, son palabras mayores que obligan a un ser humano a replantearse todo en su vida, hasta el punto de abjurar ante el Supremo de su lucha por la secesión. El Código Penal, la separación real de poderes, es lo que ha cuarteado al independentismo, lo que ha dinamitado la legislatura artificial de Torra, y lo que ha destrozado internamente al PDECat. Así, parece a punto de emerger una incipiente alianza de futuro entre ERC, En Comú Podem y el PSC que llegó a incluir el derecho a decidir en su programa electoral como salida alternativa al bloqueo y a la parálisis psicótica que atenaza al Parlament. Especular con nuevas elecciones es ya el deporte nacional en Cataluña para que a medio plazo un hipotético Gobierno de Pedro Sánchez resucite formalmente la solución Zapatero una reforma estatutaria legitimada por una nueva mayoría, con Puigdemont condenado al ostracismo. Oriol Junqueras está anulando a Puigdemont y a Torra, consciente de que su prisión preventiva ya es lo de menos. Lo de más es la sentencia penal, su condena asegurada, y la certeza de que al Tribunal Supremo no le va condicionar si ERC o el PDECat apoyan los presupuestos de Sánchez. Es el Código Penal, estúpido