Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 CULTURA SÁBADO, 6 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es cultura ABC Mañana, segunda entrega de la colección de sellos Los vestigios más humanos de la Segunda Guerra Mundial, con ABC Consiga este domingo un nuevo fascículo con los timbres y billetes del enfrentamiento MANUEL P. VILLATORO MADRID Juan Codina, Chema Adeva y Jorge Kent, en la obra MARCOSGPUNTO Crítica de teatro Un juego de espejos LUCES DE BOHEMIA Autor: Ramón María del Valle- Inclán. Dirección: Alfredo Sanzol. Escenografía y vestuario: Alejandro Andújar. Iluminación: Pedro Yagüe. Caracterización: Chema Noci. Música y espacio sonoro: Fernando Velázquez. Intérpretes: Chema Adeva, Jorge Bedoya, Josean Bengoetxea, Juan Codina, Paloma Córdoba, Lourdes García, Paula Iwasaki, Jorge Kent, Ascen López, Jesús Noguero, Paco Ochoa, Natalie Pinot, Gon Ramos, Kevin de la Rosa, Ángel Ruiz y Guillermo Serrano. Teatro María Guerrero. Madrid. momentos en que Max Estrella y don Latino deambulan por ese Madrid de cristal y paredes reflejantes, o cuando dialogan en la tienducha del Buey Apis son bellísimos. Valle- Inclán ideó un texto que es una guillotina puesta en la Puerta del Sol del escenario. Poner esa maquinaria en marcha significó para él ver rodar cabezas: la del teatro complaciente, por ejemplo. Por eso su obra es una descarga eléctrica, empezando por el lenguaje en que está escrita. En esta puesta en escena sentimos esa descarga emocional de forma notable, pero hubiéramos querido más. Con Luces... siempre queremos sentirnos más atravesados por su tragedia, por su abismo y por su perturDIEGO DONCEL bación. Juan Codina interpretando a Siempre es una buena noticia asistir Max Estrella, y Chema Adeva a don a una nueva puesta en escena de Lu- Latino de Híspalis ponen, claro está, ces de Bohemia y más si, como en toda su sabiduría. esta ocasión, viene realizada por el Valle- Inclán supo ver la irrealidad talento de Alfredo Sanzol y un equi- en la realidad, la extravagancia de la po artístico de primer nivel. vida corriente. Jugó, ya desde el tí Luces de Bohemia es la repre- tulo, con esas luces que potencian sentación de una España de los contornos y las psicologías. guardilla, miseria y humor Por eso el trabajo de ilumiMONTAJE negro. Una España de los nación de Pedro Yagüe aquí El director, márgenes existenciales no es solo destacable sino Alfredo Sanzol, trágicos, del pueblo doque se convierte en un deja que el latido significado más, sobre liente y del triunfo de los de la obra llegue todo en esas tonalidades pícaros, los funcionarios claro al y los políticos. Es también frías. público la obra de la identidad y la Alfredo Sanzol ha hecho realidad que se distorsiona y algo sumamente positivo: dese fragmenta. Para expresar todo jar que el latido de la obra llegue claesto, Alejandro Andújar ha optado ro, y que quede menguada lo menos muy oportunamente por establecer posible su grandeza, su genialidad. un singular juego de espejos, de cuer- Valle- Inclán es perverso, no se deja pos, rostros y realidades que se re- reducir, es intenso, le gusta estar flejan en los quince actos de su pro- siempre por encima. Montar Luces pia tragedia. Caja negra en bruto, por de Bohemia siempre tiene un protanto, donde solo los espejos son ca- blema: que cada espectador posee paces de contener la vida de estos una idea de cómo hacerlo. Porque fantoches, la vida encanallada y pros- Luces... forma parte de nuestro tituida de un país, y la forma de una imaginario y Valle la dotó de una guinueva representación teatral. Los llotina inclemente. La Segunda Guerra Mundial fue una época de contrastes. A pesar de que los ingenieros de Adolf Hitler coquetearon con avances como los primeros aviones a reacción en la década de los cuarenta, la realidad es que durante los primeros años de la contienda todavía se usaban un millón de caballos para tareas tan básicas como transportar la comida de los ejércitos. Por ello, no es de extrañar que los militares que se encontraban luchando a miles de kilómetros de su hogar solo tuvieran una forma de comunicarse con sus seres queridos cuando se hallaban en mitad de las gélidas estepas de Stalingrado o patrullaban las aguas del Atlántico en busca de submarinos enemigos: mediante el correo y los sellos. En recuerdo de estos importantes testigos mudos de la contienda, ABC ofrece mañana a sus lectores la posibilidad de conseguir la segunda entrega de Historia de la II Guerra Mundial a través de sus billetes y sellos Una de las colecciones más completas sobre el enfrentamiento, que incluye una obra editorial con más de 900 páginas de información y fieles reproducciones de los 300 timbres y los 120 billetes más destacados de la época. Este 7 de octubre, concretamente, se podrá adquirir junto al periódico un nuevo fascículo que incluirá, además del contenido habitual, un álbum para clasificar las reproducciones del dine- ro. Todo ello, por 4,95 euros. Ahora, más de siete décadas después del inicio de las hostilidades, esta colección permite rememorar a los soldados más bajos del escalafón. Esos que quedaron ocultos bajo la sombra de los grandes líderes, pero que sufrieron todo tipo de penurias en las trincheras. Y es que, tras cada sello, se encuentran emotivos mensajes, como el que un tanquista soviético envió a su esposa No, no volveremos a vernos, ayer al mediodía una granada nazi impactó contra la coraza de mi tanque y explotó dentro. Estoy herido de gravedad o como el que el italiano Luigi Durand de la Penne ordenó enviar a su madre si fallecía en una operación secreta Cuando recibas estas líneas yo habré muerto. Me he ofrecido como voluntario para una peligrosa misión que fracasó Características de la colección Mañana podrá adquirir con ABC la segunda entrega de la colección por 4,95 euros. Ésta incluye un fascículo, dos billetes, dos hojas bloque de sellos y el álbum para guardar las reproducciones de los billetes. Con ellos, el aficionado a la Segunda Guerra Mundial podrá rememorar cada domingo hechos tan determinantes para el devenir de Europa como los Juegos Olímpicos que celebró Alemania en 1936, la mítica liberación de París por los aliados o, finalmente, la ocupación y caída de Berlín.