Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 SOCIEDAD SÁBADO, 6 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es conocer ABC El último chantaje del padre de Nadia: Si me condenáis, condenáis a mi hija El fiscal arremete contra Blanco, el creador de una fábula para vivir holgadamente de su niña enferma La gran estafa, vista para sentencia JESÚS HIERRO LÉRIDA M aquinó una gran mentira para vivir holgadamente junto a su mujer, a cuenta de la enfermedad de su hija Nadia Nerea. Fernando Blanco era un gran embaucador y fabulador según lo describió ayer en su informe el fiscal Pedro López, en un juicio que ha quedado visto para sentencia. Su capacidad de dramatización es tal que en palabras del fiscal hubiera tenido más éxito como actor o guionista que con esta aventura que lo ha conducido directamente al banquillo de los acusados. Blanco, que desde su detención en diciembre de 2016 permanece en prisión por esta causa, ha apurado sus virtudes teatrales hasta los últimos estertores del juicio. Respondió al fiscal que él no se había inventado nada y que nunca había hecho ni teatro, ni cine ni de actor Con lágrimas, que aseguraba que no eran de cocodrilo, aprovechó su derecho al último turno de palabra para lanzar su chantaje definitivo: Lo que el fiscal pide es condenar a Nadia O lo que vendría a ser lo mismo: si me condenáis, estaríais condenando a mi hija. sobre la serie de televisión en la que un antipático médico conseguía curar las enfermedades más extrañas. Ni los hospitales de Estados Unidos donde supuestamente fue intervenida la menor existían ni tampoco el inverosímil tratamiento genético al que se habría sometido. De hecho, incluso el aboga- do de Blanco, David Peña, admitió que no estaba en condiciones de demostrar que hubiesen volado nunca a Houston. Eso sí, dice que se cree la versión de su cliente, de quien descarta que sea un estafador Sin llegar a reconocer la estafa, en su alegato final Blanco admitió que podría haberlo hecho mejor e insistió en que siempre hizo y hará lo que pueda para que su hija tenga una vida normal Un daño irreparable El padre de Nadia salió también en defensa de su mujer. Frente a la acusación del fiscal, que considera que Margarita Garau no era una subordinada de él sino que se repartían los papeles su marido trató ayer de protegerla: Ella ha firmado todo lo que yo le he puesto delante Se expresó así en la línea de lo defendido antes por su abogado. El martes, en el primer día de juicio, el letrado Alberto Martín se había llevado una reprimenda del magistrado y presidente del tribunal, Francesc Segura, por su excesivo afán de demostrar su poca preparación. Le llegó a preguntar si sabía qué era un notario y una transferencia bancaria. Para llevar a cabo su plan recaudatorio, el matrimonio creó en 2009 la fundación Nadia Nerea. Una asociación que, según el fiscal, funcionó como Una pose inmutable Fue prácticamente el único momento en el que el padre de Nadia cambió el casi inmutable pose que mantuvo durante los cuatro días del juicio, que esta semana se ha celebrado en la Audiencia de Lérida: un traje impoluto, las gafas apoyadas en la punta de la nariz y una libreta sobre sus piernas, en la que no ha dejado de tomar notas. Con un asiento de por medio, su mujer. Ella siempre con un pañuelo en la mano y sin apenas levantar la vista del suelo, mientras en la sala se sucedían un carrusel de declaraciones que echaban por tierra casi cualquier argumento exculpatorio. El fiscal pide la misma pena para los dos: seis años de cárcel por un delito de estafa continuada, al haber recaudado al menos 1,1 millones de euros en donaciones, con la excusa de un tratamiento médico inexistente, que los peritos en juicio consideraron de ciencia ficción Yo no sé si el señor Fernando Blanco ha visto mucho al doctor House ironizó ayer el fiscal Fernando Blanco, junto a su mujer Margarita Garau, ayer, en el juicio Dos versiones muy distintas EL FISCAL, EN SU INFORME FINAL Fernando Blanco es un embaucador y un fabulador. Como actor o guionista de cine hubiera tenido más éxito que en estas lides Junto a su mujer, Blanco usó la enfermedad de su hija para vivir holgadamente; no una vida de súper lujo, pero sí para hacerlo holgadamente Margarita Garau no es tonta, aunque su abogado le preguntase cosas como si sabía lo que era un notario o si sabía lo que era una transferencia Ella no es una persona que no pueda defenderse o que la puedan manipular fácilmente. Se reparten papeles. Participa en el engaño ÚLTIMA PALABRA DE LOS PADRES Yo no me invento nada. Yo nunca he hecho teatro, ni cine ni de actor. Todo lo que he hecho ha sido por mi hija Nadia se defiende Blanco Lo podría haber hecho mejor, seguramente, pero todo lo he hecho por mi hija. Seguiré haciendo lo que pueda para que lleve una vida normal Mi mujer Margarita siempre ha hecho todo lo que ha podido por mi hija Nadia. Ella ha firmado siempre lo que yo le he puesto sobre la mesa Nunca he utilizado a mi hija para nada. Mi hija me necesita asegura Margarita Grau, que dice que Blanco es muy buen padre