Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN CARTAS AL DIRECTOR Denuncien, por favor De un tiempo a esta parte, nos llegan noticias de que unos determinados personajes, en su deseo de parecer más catalanes que nadie, se dedican a la tarea de poner un buen número de fotografías de nuestro Rey cabeza abajo en plazas como la muy popular de Sant Jaume, procediendo acto seguido a pisotear la imagen del Monarca mientras otros acólitos aplauden con entusiasmo. Toman la figura del Rey de España como pim, pam, pum de los separatistas, cuando la firmeza y valentía con que Don Felipe se dirigió a los españoles fue algo que todos pudimos constatar, por cierto, con un estilo que rememoraba el de su padre, cuando Don Juan Carlos se ganó por sí mismo el trono cuarenta años antes en el 23 F. En los tiempos actuales, en los que tanto se especula con la libertad de expresión y el diálogo, a veces se pasa por alto que nuestra soberanía reside en el pueblo en forma de Monarquía Parlamentaria, siendo el Rey el Jefe del Estado, e inviolable su persona, como establece el artículo 56 de la Constitución. De igual manera, convendría recordar con frecuencia que los altos cargos de la administración tienen la obligación no ya sólo de cumplir la Constitución, sino de hacerla cumplir. Ruego al lector catalán y español que, si en alguna ocasión llega a ser testigo de actos similares, haga el mayor número de fotografías y lo más claras posible de los que cometen el delito, dirigiéndose después al juzgado de guardia, Guardia Civil u organismo competente. Un gran abrazo a los catalanes que contra viento y marea continúan siendo españoles en tiempos difíciles. JAIME VELARDE SILIÓ MADRID SÁBADO, 6 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es opinion ABC TRIBUNA ABIERTA PROTEGER LA MATERNIDAD POR AMAYA AZCONA Necesitamos crear un marco favorable a la maternidad, a que las parejas tengan los hijos que deseen, a que las madres podamos vivir la gestación con las mayores facilidades, a que los niños concebidos puedan asomarse a este mundo y tratar de ser felices tuación en que nos podemos ver las mujeres cuando quedamos embarazadas, y la obligación que la sociedad tiene de acudir en apoyo de aquellas que se encuentren en situación de vulnerabilidad, por mil razones de justicia. Necesitamos crear un marco favorable a la maternidad, a que las parejas tengan los hijos que deseen, a que las madres podamos vivir la gestación con las mayores facilidades, a que los niños concebidos puedan asomarse a este mundo y tratar de ser felices en él. Un marco que facilite mirar las cosas por su lado más natural y conseguir que los recursos comunes se dediquen, en la medida razonable, a ayudar a las mujeres que deseamos ser madres, porque eso es un bien en sí mismo que la política tendría que proteger, y porque constituye, en este momento, una necesidad social de primer orden, E Propongo al Cojo Manteca A la vista de la propuesta cursada para conceder el premio Nobel de La Paz al heroico prófugo de la Justicia señor Puigdemont, yo propondría, con carácter retroactivo, al Cojo Manteca por su contribución a paliar el calentamiento global, mediante el expeditivo método de romper farolas del alumbrado público, generando así un significativo ahorro energético, energía que como todos sabemos proviene de la quema de combustibles fósiles. JUAN DÍAZ MADRID N el confuso panorama político que estamos viviendo me ha llamado positivamente la atención que el PP haya dado muestras de querer enfrentarse de una manera constructiva a un problema que no deja de ser grave, aunque permanezca prácticamente oculto a la opinión pública. Me refiero a las recientes declaraciones del presidente del PP, Pablo Casado, en el sentido de que piensan proponer una ley que se centre en la protección a las embarazadas para darles el mayor apoyo posible, de forma que puedan seguir adelante con la gestación, sin ningún tipo de presión. Todo lo que tiene que ver con la maternidad se ha venido abordando desde un punto de vista muy negativo, reduciéndolo a la legislación sobre el aborto, que es, en esencia, un modo muy traumático de acabar con la maternidad. En este escenario la maternidad aparece siempre como algo indeseable, como una especie de mal del que hay que huir ejerciendo un supuesto derecho. No deja de ser cruelmente paradójico que, cuando nos enfrentamos a un futuro desolador desde el punto de vista del crecimiento normal de la población, cuando mueren más personas de las que nacen, se olvide la necesidad que las sociedades tienen de atender a su crecimiento natural. Es sorprendente que no se repare en que se han dedicado muy numerosos y diversos recursos a ayudar a las mujeres a evitar la maternidad, sin un minuto de reflexión para contemplar que lo natural y lo lógico es lo contrario: que en una sociedad en que tener hijos y criarlos puede resultar difícil, es necesario, por el bien de todos, favorecer la maternidad, evitar que mujeres que deseen tener descendencia tengan que renunciar a ella en un clima de soledad y abandono y, con frecuencia, de acoso para abortar. No es necesario ser ninguna lumbrera para comprender que la gestación es una situación en la que las mujeres experimentamos con frecuencia unas dificultades extraordinarias, tanto desde el punto de vista físico, como psicológico, económico y laboral, se mire como se mire. Pues bien, la insensibilidad política hacia ese tipo de situaciones ha sido la norma. Es dramático que cuando se predica la solidaridad hacia todo tipo de situaciones se olvide de manera sistemática la difícil si- ABC dada la tendencia demográfica a una desastrosa disminución del número de nacimientos. Mis felicitaciones a Pablo Casado, acompañadas de la esperanza en que ese excelente propósito no se quede en un nuevo globo sonda, sino que sirva para afrontar sin sofismas ni complejos un debate que se está abriendo paso en la sociedad, el de la necesidad de proteger y favorecer la maternidad, la urgencia en reconocer que las mujeres que decidimos ser madres contribuimos al bien común. Ojalá esta inteligente iniciativa se vea acompañada desde otras sensibilidades políticas, porque no es nada partidista lo que está en juego; se trata de dejar de excluir del mapa de la solidaridad a las mujeres que decidimos ser madres, porque necesitamos del apoyo del conjunto de la sociedad. AMAYA AZCONA ES DIRECTORA GENERAL DE LA FUNDACIÓN REDMADRE A la cárcel sin motivos No paran de repetir los independentistas catalanes el estribillo de que los políticos catalanes están en la cárcel por poner unas urnas Al hilo de esto me pregunto lo siguiente: si el pleno de un Ayuntamiento catalán decidiese dejar de pertenecer política y administrativamente a Cataluña e integrarse en la Comunidad de Madrid o en cualquier otra; y para ratificar dicho acuerdo plenario convocasen por las bravas un referéndum en el municipio y resultase que la voluntad popular fuese favorable a esa integración, y que a partir de ese momento el municipio dejase por las bravas de cumplir las leyes catalanas y se acogiese a la legislación autonómica madrileña u otra cualquiera, ¿lo aceptarían los independentistas catalanes? ¿O sancionarían y pedirían a la Justicia catalana y estatal que actuase contra el alcalde y concejales que promovieron sin ningún respaldo legal el poner unas urnas y hubiesen llevado a efecto el mandato popular surgido de dichas urnas? ROBERTO MENCHÉN MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.