Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 CULTURA MIÉRCOLES, 3 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es cultura ABC Arturo Pérez- Reverte Todos los héroes son hoy día republicanos y demócratas Llega a las librerías Sabotaje la nueva novela protagonizada por Lorenzo Falcó, el espía franquista cuya misión es impedir a Picasso pintar el Guernica JESÚS GARCÍA CALERO ENVIADO ESPECIAL A PARÍS Pérez- Reverte, durante el recorrido por los escenarios de la novela Sabotaje en París na misión imposible: impedir que Pablo Picasso pinte el Guernica en mayo de 1937. La ficción permite intentarlo. Y Arturo Pérez- Reverte (Cartagena, 1951) ha tenido la ocasión perfecta. Su personaje Lorenzo Falcó, el espía franquista que ya ha protagonizado las novelas Falcó y Eva viaja a París en la tercera entrega: Sabotaje (Alfaguara) El genio malagueño está a punto de entregar el cuadro estrella del pabellón de la República en la Exposición Internacional. El héroe recibe órdenes, debe intentar ese sabotaje que hoy parece políticamente tan incorrecto. El desafío al que Pérez- Reverte se enfrentó desde el comienzo de la serie Falcó fue conseguir que el lector se tragase a un protagonista que es un torturador, un asesino, un tipo violento e inmoral, un mercenario sin ideología definida Para lograrlo, tiró de oficio: Conseguí que fuera simpático, encantador, guapo, seductor y elegante. Era una apuesta y funcionó dice a los periodistas durante una visita a los escenarios de la novela en París. La idea de un espía en plena Guerra Civil española ya era un campo de minas en estos tiempos de memoria histórica y desenterradores vocacionales. Pero que el héroe sea un agente del Movimiento Nacional es más que un riesgo asumido, es una provocación ex- U plica sonriendo Pérez- Reverte Todos los héroes son hoy en día republicanos, demócratas, feministas avant la letre; todos son animalistas y además buenos añade con sorna Yo quería hacer un perfecto hijo de puta y para eso lo doté de los elementos necesarios, y también lo introduje en el bando fascista. Para La zona gris, nadie se salva que fuese completa la negatividad La única cuestión amable, si es que En Sabotaje la más trepidante de las puede usarse ese adjetivo, radica en que tres novelas de Falcó, nada es sagrado no es un fascista ideológicamente. Tra- o intocable. El afán desmitificador es baja para ellos pero no es de ellos, hace continuo y divertido. Ni el Guernica su propia guerra. Es un mercenario y que nos parece hoy un altar del antibeuna herramienta de los fascistas Y la licismo, queda a salvo. Gracias a la traherramienta está afilada, sacude y hie- ma recupera su naturaleza de objeto re con desparpajo en una propagandístico y carísimodulación incesante de mo. Ni tampoco Picasso, tensión, sigilo y fuerza degenio del arte, tacaño épisatada, a veces letal. Toco y gracioso antes que paCuestionar todo triota idealista, aparte de dos los rasgos de Falcó, tanto en la elegancia y los Picasso no pintó ser un mujeriego irrestricgestos mundanos de la el Guernica por to. Esto es adrede: He inépoca como en la violententado devolver todo a patriotismo, no cia, son fidedignos. un contexto real explica por demócrata, Pérez- Reverte domina he querido sino por dinero el escritor zona gris: a lleya ese escenario, describe varlos a la Picasso, al Guernica a la República misma. En esa zona las cosas nunca están tan claras como en la historia que nos han contado. Cuestionar al propio Picasso, sus motivos, es importante. Picasso no pintó el cuadro por patriotismo, ni por demócrata, sino por dinero, porque además le pagaron muchísimo dinero ¿A qué un París sin clichés, muy creíble. Cuenta cómo ha leído todo, libros, clásicos del género, revistas de moda, almanaques, guías de viajes para preparar su inmersión en el mundo de Falcó, años treinta. Modelos y maneras en el saludo, los resortes y hasta los precios de los menús son exactos, surgen de una documentación precisa y enciclopédica. Y la mirada al mundo en guerra, salvando las distancias, y a la violenta y peligrosa naturaleza de los hombres puestos al límite está basada en hechos reales. El autor ha sido testigo, reportero en muchas batallas, para saber cómo licuar la sangre con la prosa. Mirada crítica al pasado Fiesta y pelea del escritor fanfarrón Entre los habitantes reconocibles de la nueva novela de Arturo PérezReverte destaca Gatewood, trasunto de Ernest Hemingway, que tiene un encuentro de alta tensión con Falcó. El protagonista salda cuentas en un rincón oscuro con el escritor y fanfarrón profesional. El autor afirma sobre la pelea que se la debía, porque tenía cuentas pendientes con él, aunque me parece un gran novelista Los intelectuales y las cámaras Uno de los personajes más puteados por las actividades de Falcó será Leo Bayard, un comprometido intelectual que organizó una escuadra aérea en apoyo del esfuerzo bélico republicano y de su propia fama. Anda buscando financiación para un documental propagandístico. Malraux filma a Max Vamos, un retrato vivo de André Malraux. No queda bien parado ese Aub para Espoir, Sierra de Teruel en 1938- 39 afán de protagonismo. Hemingway, con un brigadista en España