Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MIÉRCOLES, 3 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es espana ABC Dos presos del 11- M lideran el incipiente frente de cárceles de Daesh A los 25 implicados se les hallaron dos pinchos que podían ser usados en un ataque en prisión PABLO MUÑOZ CRUZ MORCILLO MADRID Jamal Zougam, condenado como autor material de la matanza de los trenes de Madrid, y Hassan el Haski, que también está en prisión por los atentados del 11- M son dos de los principales líderes del incipiente frente carcelario de Daesh desmantelado por el Servicio de Información de la Guardia Civil con los datos aportados por funcionarios de Prisiones. Otro de los individuos que integraba el núcleo duro del grupo, formado por 27 individuos de 17 cárceles, era uno de los detenidos en la operación Caronte, realizada por los Mossos d Esquadra y que desmanteló una célula yihadista que preparaba un gran atentado en Barcelona. Otro de los principales implicados es Mohamed Achraf, que desde prisión lideraba una célula desactivada en 2004 que pretendía volar la Audiencia Nacional. El último de esta dirección era un arrestado en una operación contra el envío de muyahidines a la zona de la yihad. EFE EFE JAMAL ZOUGAM AUTOR MATERIAL DEL 11- M Fue el primer detenido por los atentados. El Tribunal Supremo confirmó la condena que le impuso la Audiencia Nacional de 42.917 años de prisión por 191 asesinatos e integración en organización criminal. Siempre se declaró inocente. MOHAMED ACHRAF JEFE DE LA CÉLULA DE LA OPERACIÓN NOVA Condenado a 14 años de prisión, fue detenido en 2004 en el caso Nova junto a otros 32 individuos. Esa operación fue la primera contra el yihadismo tras la matanza de Madrid, y los miembros de la célula querían volar la Audiencia Nacional con un camión Captación de adeptos Aunque la mayor actividad del grupo detectado se desplegaba en el terreno de la captación de adeptos y el suministro de material de Daesh para su sustento ideológico, en los registros de las celdas se han encontrado dos pinchos carcelarios. El hallazgo es inquietante porque Daesh ha hecho varios llamamientos para que se ataque en las cárceles en la prisión francesa de Osny en 2016 ya hubo una agresión de un yihadista contra varios vigilantes pero sobre todo porque los inter- nos habían focalizado buena parte de su odio hacia los funcionarios de prisiones, a los que tachaban de perros carceleros enemigos y torturadores No se han encontrado indicios de que fuera a producirse un ataque in- minente ni se han detectado objetivos concretos, aunque la mera posesión de esas armas blancas caseras indica que el atentado podía producirse en cualquier momento. Además, en los registros se ha encontrado material original de Daesh ya distribuido, do- cumentos de trabajo y cartas para ser enviadas a los presos captados. La investigación comenzó hace año y medio en la cárcel de Estremera (Madrid VI) al detectarse una pintada de la bandera de Daesh en los patios. No era la primera vez que eso sucedía en Claves de una operación pionera en Europa Perros carceleros y torturadores El grupo descargaba buena parte de su odio hacia los funcionarios de prisiones, a los que se referían como perros carceleros enemigos y torturadores El hecho de que en los registros de las celdas se encontraran dos pinchos fabricados por los internos indica que podían perpetrar un ataque en cualquier momento. La pintada de Achraf Protocolo bien en Estremera engrasado En los últimos años se habían detectado en los muros de los patios de varias prisiones pintadas de Daesh. Precisamente una de ellas, una bandera que fue detectada en Estremera, permitió identificar al primer miembro del grupo. Mohamed Achraf. El seguimiento de sus actividades por los funcionarios de prisiones llevó al resto. Cada centro penitenciario tiene un grupo de funcionarios formados en yihadismo que recoge la información de los módulos y que tras un primer filtro es enviada a los servicios centrales, donde es analizada por una unidad de coordinación y seguridad. Es ahí donde se decide si es necesario trasladar los datos a las Fuerzas de Seguridad para que investiguen. Más radicalizados en prisión La operación desarrollada por Prisiones y la Guardia Civil demuestra que la mayoría de los individuos investigados, lejos de acercarse a los objetivos de reinserción social, se han mantenido activos en todo momento en la militancia yihadista, incluso acrecentando su proceso de radicalización durante su estancia en prisión.