Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE MIÉRCOLES, 3 DE OCTUBRE DE 2018 abc. es ABC Pedro Duque sale del interior del supercomputador MareNostrum 4, ayer en Barcelona EFE Díaz y Duque, con las nuevas tecnologías Del futuro simple al condicional JESÚS LILLO Al supercomputador MareNostrum 4, el quinto más potente de Europa, le metes la declaración de Hacienda de Pedro Duque, la cruzas con las cuentas de su sociedad patrimonial y te sale a devolver. A Susana Díaz la metes en el Hyperloop de Cádiz, le das al botón de avance, como el de las tragaperras, y se planta en la Barcelona de Torra y los CDR en cosa de una hora. Duque se metió ayer en las tripas y los circuitos del MareNostrum 4, donde quizá se dejó llevar por el recuerdo del apaga y vámonos de Keir Dullea en el interior de Hal 9000, mientras que Díaz, sin tanta desconexión psicodélica, se introdujo en el prototipo de un tren tubular que se pone y la pone a mil. En ambos casos, la experiencia fue fugaz. Como de los peores vicios, del futuro también se sale. Al margen de las revoluciones descritas por Thomas S. Kuhn, el futuro de la ciencia, valga la redundancia, va por un camino muy distinto al de la política, cuyos cálculos dependen de tantos condicionantes, actores e incógnitas que no hay manera de encauzarlo y preverlo, ni con los estudios de astronauta terminados. Como suele ocurrir en el fútbol y otras manifestaciones ligueras y por equipos, Duque y Díaz no dependen de sí mismos. La lista de terceros, cuyo tamaño tiende a aumentar exponencialmente según se empequeñece la base 84 diputados que sostiene a los afectados, sería interminable. Es más fácil depender de una máquina loca, como en la película de Kubrick, que de toda la gente con la que negocia Sánchez para ir tirando. Al frente de Copenhague Gestores de Inmuebles SL y de Andalucía SL, respectivamente, Duque y Díaz gestionan sus sociedades en condicional. Para dar un paso adelante o atrás, cada cual en su propio futuro, ni siquiera dependen de Sánchez, sino de quienes le aprietan las tuercas como a una computadora averiada y embaucadora.