Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es ABC Tres menores de la Residencia de Primera Acogida del madrileño barrio de Hortaleza, ayer ante las puertas del centro GUILLERMO NAVARRO Inmigrantes en Madrid Menores no acompañados y hacinados Los efectos de la equívoca política migratoria del Gobierno socialista no solo son perceptibles en las ciudades costeras que acogen a quienes, por miles, cruzan el Mediterráneo en busca de papeles. Con sus capacidades desbordadas, el Centro de Primera Acogida del madrileño barrio de Hortaleza se ha convertido en un polvorín al que la Policía acude de forma habitual para tratar de poner orden. Con poco más de treinta plazas disponibles, el centro comenzó el pasado junio a dar señales de alerta, que se agravaron tras la recepción del buque Aquarius. Ni siquiera hay camas para los menores, alrededor de 130, que se hacinan en sus instalaciones. La mayoría duerme en el suelo, en los pasillos y los baños del establecimiento, cuyo personal no da abasto para controlar a los jóvenes inmigrantes. También escasea la ropa y la comida entre una comunidad de adolescentes que desde hace años ha representado un foco de conflictos e inseguridad para el barrio, pero que en los últimos meses amenaza con estallar. Las denuncias de la oposición llevaron ayer a a Consejería de Políticas Sociales y Familia de Madrid a reconocer la sobreocupación del centro. El Gobierno regional, sin embargo, se niega a hablar de hacinamiento. Al otro lado del mar, las pateras siguen zarpando, rumbo al barrio de Hortaleza. MADRID