Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 18 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 DE LEJOS Las bandas más peligrosas Cártel de Sinaola Fundado a finales de los ochenta por Joaquín El Chapo Guzmán, El Cártel de Sinaloa es la organización narcotraficante más importante del mundo, según el gobierno de Estados Unidos. La extradición de El Chapo a Estados Unidos en 2017 debilitó al poderoso cártel. Actualmente esta dirigido por Ismael El Mayo Zambada. organizaciones como el cártel más poderoso de México. PEDRO RODRÍGUEZ Cártel de Juárez Se trata de un cártel que controla gran parte del estado fronterizo de Chihuahua, aunque específicamente la estratégicamente importante Ciudad Juárez. No es una organización muy extendida por el territorio mexicano, sin embargo, goza de gran fuerza debido a las ganancias que obtienen al contrabando de drogas, migrantes y armas de un lado a otro de la frontera. MÉXICO LINDO Y VIOLENTO ¿Por qué la vida humana vale cada vez menos en la economía número 15 del mundo? Cártel Jalisco Nueva Generación Creado en 2009 por El Mencho el Cártel Jalisco Nueva Generación es una de las organizaciones narcotraficantes que más rápido se han expandido a lo largo del país. Surgió como una escisión del Cártel de Milenio. A día de hoy, es visto por diversas L Los Zetas Se extiende a lo largo de la costa este de México. Estados como Tabasco o Tamaulipas son algunas de sus áreas de influencia. Han perdido poder últimamente. La Policía rescata los cuerpos de dos personas que aparecieron colgadas de un puente sobre una autopista REUTERS rentemente seguros como el centro comercial Reforma 222, ubicado en el Paseo de la Reforma en Ciudad de México, o la turística plaza de Garibaldi en el corazón de la capital. En relación a la plaza de Garibaldi- donde mexicanos y personas de todo el mundo acuden a escuchar a los mariachis- el pasado viernes por la noche se registraron más de 60 disparos de bala y murieron al menos cuatro personas, según las autoridades. Con más de 116.000 homicidios contabilizados entre diciembre de 2012 y junio de 2018, los seis años que ha es- tado Enrique Peña Nieto en el poder, cerrarán el mandato presidencial más violento de México. Peña Nieto no dejará el poder hasta diciembre de este año, cuando Andrés Manuel López Obrador tomará las riendas de la segunda economía de habla hispana hasta 2024 después de obtener más del 50 de los votos en las elecciones del pasado 1 de junio. En total, durante los sexenios de Peña Nieto y Felipe Calderón (20062012) han muerto más de 234.000 personas, unas cifras de violencia similares a las de un país en guerra. Por ello, López Obrador propone optar por una política de seguridad que todavía no está definida, pero que aboga por sacar efectivos del Ejército mexicano de algunas ciudades e incluso ha propuesto otorgar una amnistía y reducción de penas para los líderes del narcotráfico. Con varias medidas que aún debe de concretar, el próximo presidente de México espera acabar con la guerra contra las drogas y, así, pacificar México sin recurrir a la violencia. Abrazos, no balazos dijo López Obrador durante un evento en Sinaloa durante la pasada campaña electoral. a sangrienta espiral de violencia perpetrada en ese gran país que es México lleva tiempo arrojando plusmarcas impropias de la economía número 15 del mundo. El año pasado, las autoridades reconocieron de forma tan oficial como conservadora un total de 29.168 asesinatos. Y con meses en los que se registra una muerte violenta cada 15 minutos incluido un repunte en el asesinato de políticos y periodistas todo hace indicar que 2018 puede resultar todavía más doloroso. Sin atisbo de cambios a la vista en esa tormenta perfecta que abarata cada vez más el valor de la vida humana en México: Impunidad Debilidad. México sufre una crónica carencia de policías, con más de 100.000 vacantes por todo el país. Debería duplicar sus efectivos pero con salarios de menos de 400 euros al mes, resulta imposible. De hecho, el peso de la lucha contra los narcos recae en los militares desde la ofensiva ordenada en 2006 por el presidente Calderón. La violencia hace tiempo que no se limita a la frontera con EE. UU. Cárteles fragmentados y fluidos. Tras la captura de cabecillas, los cárteles de la droga en México luchan entre sí y se han expandido hacia nuevas zonas. Con toda clase de armas procedentes del norte, bandas más pequeñas compiten sin piedad y además están expandiendo sus actividades criminales al robo de mercancías, la extorsión o el robo de petróleo. Corrupción. Especialmente la política más cercana a los mexicanos se ha convertido en objetivo de bandas criminales en búsqueda de zonas exclusivas de control. Con una multiplicación de ataques en un 2.400 entre 2012 y 2018 sobre todo contra cargos locales, la violencia se ha convertido en herramienta política. Debilidad institucional Desafección política. La primera preocupación de los mexicanos es la seguridad, incluso por encima de la economía. El próximo presidente, López Obrador, ha prometido erradicar la violencia a mitad de su sexenio, ofreciendo incluso una amnistía parcial. A su juicio, la guerra que libra México no puede ganarse solo por la fuerza.