Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 18 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 15 EN PRIMERA FILA TRIBUNA ABIERTA LUZ PARA VER, FUERZA PARA QUERER POR FERNANDO OCÁRIZ La búsqueda personal puede generar un cierto desasosiego, porque experimentamos el vértigo de la libertad liz? ¿Tendré fuerzas? ¿Valdrá la pena comprometerse? Tampoco aquí Dios nos deja solos. Él nos inspirará si sabemos escucharle. Se lo pedimos cada vez que rezamos la oración más hermosa: Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo hágase tu voluntad en mí, en ti, en cada uno de nosotros. Pensando en tantos jóvenes que desean secundar los planes de Dios, pidamos que reciban no sólo luz para ver su camino, sino también fuerza para querer unirse a la voluntad divina. Ayudará pensar que cuando Él pide algo, en realidad está ofreciendo un don. No somos nosotros quienes le hacemos un favor: es Dios quien ilumina nuestra vida, llenándola de sentido. Ojalá que jóvenes y adultos comprendamos que la santidad no sólo no es un obstáculo a los propios sueños, sino que es su culminación. Todos los deseos, todos los proyectos, todos los amores pueden formar parte de los planes de Dios. Como recuerda san Josemaría, la caridad bien vivida es ya la santidad La vida cristiana no nos lleva a identificarnos con una idea, sino con una persona: con Jesucristo. Para que la fe ilumine nuestros pasos, además de preguntarnos: ¿quién es Jesucristo para mí? pensemos: ¿quién soy yo para Jesucristo? Descubriremos así los dones que el Señor nos ha dado, que están directamente relacionados con la propia misión. Así madurará más y más en nosotros una actitud interior de apertura a las necesidades de los demás, sabremos ponernos al servicio de todos y veremos con más claridad cuál es el lugar que Dios nos ha confiado en este mundo. En una sociedad que con frecuencia piensa demasiado en el bienestar, la fe nos ayuda a alzar la mirada y descubrir la verdadera dimensión de la propia existencia. Si somos portadores del Evangelio, nuestro paso por esta tierra será fecundo. Sin duda, la sociedad entera se beneficiará de una generación de jóvenes que se pregunte, desde la fe en el amor de Dios por nosotros: ¿cuál es mi misión en esta vida? ¿Qué huella dejaré tras de mí? MONSEÑOR FERNANDO OCÁRIZ ES PRELADO DEL OPUS DEI ANA I. SÁNCHEZ CTRL C CTRL V El plagio no es un debate de legal o ilegal. Ni siquiera de porcentajes. Es un debate de honestidad N O temas; desde ahora serás pescador de hombres Con estas palabras, Cristo cambia la vida de Simón y, desde entonces, el pescador de Galilea sabe para qué vive. Como él, cada persona se enfrenta antes o después a esta pregunta: ¿cuál es mi misión en la vida? Durante los próximos días, el sínodo de obispos reflexionará en Roma sobre Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional Además de pedir al Espíritu Santo que ilumine a los padres sinodales, aprovechemos esta ocasión para meditar sobre el propio camino, porque todos tenemos una vocación divina, todos somos llamados por Dios a la unión con Él. La fe es una luz poderosa, capaz de alumbrar el propio futuro e inspirar los deseos de plenitud. En un momento de la vida en que quizá las seguridades de la infancia se tambalean y también la luz de la fe puede debilitarse, es necesario recordar nuestra verdad más profunda: que somos hijos de Dios y hemos sido creados por amor. Él realiza la llamada más radical: nos llama a cada uno y a cada una a ser plenamente felices a su lado. El Creador no nos arroja a la vida y se olvida de nosotros: quien crea, ama y llama. Por eso, el discernimiento del propio camino debe estar iluminado por la fe en el amor de Dios por nosotros, por cada uno. No temas dice Jesús a Pedro. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces escribía el Papa en su carta a los jóvenes para anunciar este sínodo. La búsqueda personal puede generar un cierto desasosiego, porque experimentamos el vértigo de la libertad. ¿Seré fe- C decirle que no se pueden admitir sus mentirosas afirmaciones respecto a Hungría: es falso que Hungría tenga un Gobierno autoritario, igual que es falaz que sea un país autoritario o xenófobo. ¿Por el mero hecho de que un país defienda sus fronteras ya es ultranacionalista o xenófobo o autoritario? Usted se equivoca, igual que el informe Sargentini, que es falaz y demuestra una total ignorancia respecto a un país democrático como Hungría. ¿Por qué nunca hablan de las cosas positivas de los húngaros, como por ejemplo de la reconstrucción de poblaciones destruidas en Irak y Siria, con yó una comunidad cristiana iraquí que ahora se llama Tel Askouf, es decir, Hija de Hungría, en agradecimiento a los húngaros, posibilitando la vuelta de mil familias iraquíes a esa población. También fueron reconstruidas la iglesia y una escuela. El lugar está cerca de Nínive. JORGE SZEPESVARI SIMON MADRID Josep Borrell dinero, arquitectos y constructores húngaros? En Irak, con dos millones de euros de Hungría (sin que pase el dinero por el Gobierno local, evitando así la corrupción) se reconstruPueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ANSADO de que le citaran como autor de obras que no había escrito, el filósofo y médico griego Galeno decidió escribir el volumen Sobre mis libros para dejar claro qué creaciones eran realmente suyas y cuáles habían usado su nombre para obtener más difusión. Hablamos del siglo II y ya la deshonestidad intelectual estaba a la orden del día. Desde entonces, ha habido trifulcas históricas por plagio. Épica fue la confrontación entre el británico Newton y el alemán Leibniz acerca de quién había descubierto el cálculo infinitesimal, piedra angular de la física moderna. Y sonora fue la disputa entre el estadounidense Edison y el austríaco Tesla a cuenta de quién inventó la bombilla. Lo que sorprende es que siglos después de todo aquello, España adolezca aún de una regulación a nivel nacional que defina exactamente qué es el plagio y cuáles son las consecuencias. Y ello solo tiene una lamentable explicación: que el plagio no preocupa a la clase política y se tolera por una amplia parte de la población. Incluso hay quien ha dicho estos días que no hay nada ilegal en plagiar porque no es delito puede serlo contra el autor y sus derechos pero ¿a quién le importa? Valiente modo de desviar la cuestión. El plagio no es un debate de legal o ilegal. Ni siquiera de porcentajes. Es un debate de honestidad. La calidad de la Universidad no baja porque un presidente cometa plagio en una tesis, sino porque el Gobierno defienda que se puede plagiar si no es mucho en lugar de reconocer el error y asumir la responsabilidad. ¿Realmente es ése el mensaje que queremos enviar a los jóvenes españoles? ¿Y a los investigadores que dedican la mayor parte de su vida a desarrollar ideas originales que permitan avanzar a la sociedad? Por la misma regla de tres, también se podría defraudar a Hacienda si no es mucho o incluso acosar a una mujer si es solo un poco Si en estos ejemplos lo vemos claro, ¿por qué no con el plagio? La intocable autonomía universitaria ha sido lacerante en muchos aspectos. Ha amparado una suerte de corporativismo y una total ausencia de rendición de cuentas a la sociedad. No hay más que ver el nulo papel del Consejo Social la única línea de participación de la sociedad en la universidad en el escándalo Cifuentes o el caso Casado. Los objetivos de este órgano son elevar la calidad de la enseñanza superior, aumentar su capacidad investigadora y este es bueno impulsar el progreso social, económico y cultural de la sociedad Nada de eso es compatible al plagio y la entrega de condiciones ventajosas a un nicho de alumnos. Pero el Consejo Social se ha mantenido en completo silencio. No ha lanzado ni un simple reproche contra las conductas académicas deshonestas, menos aún ha reclamado la depuración de responsabilidades, así que no es de esperar que intervenga ahora en el caso Sánchez. Algo falla en el matrimonio autonomía universitaria- rendición de cuentas y probablemente es una de las causas de que tantos españoles toleren el plagio. Pero lo peor es que no veo a este Gobierno con ganas de arreglarlo.