Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es economia ECONOMÍA 33 Jack Ma dejará la presidencia del gigante Alibaba en un año El magnate chino, que se dedicará a la filantropía, pasa el testigo a su número dos, Daniel Zhang PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN JUAN VELARDE FUERTES MENSAJE DE AQUELLA ESPAÑA L Justo dentro de un año, cuando cumpla 55, el dueño y cofundador del gigante de comercio electrónico chino Alibaba, Jack Ma, dejará su cargo como presidente ejecutivo en manos de su número dos, Daniel Zhang. En una carta a sus 86.000 empleados, y publicada por el periódico hongkonés de su propiedad South China Morning Post el magnate anunció ayer un plan de sucesión inusual en Asia. Mientras las grandes corporaciones de este continente pasan de los fundadores a sus hijos y nietos, Ma ha vuelto a demostrar que es diferente hasta en la jubilación Para asegurar que la transición es suave y tiene éxito el magnate seguirá como presidente ejecutivo durante este año y como director de Alibaba en el consejo de administración hasta la junta de accionistas de 2020. Con esta decisión, intenta controlar las especulaciones que han sacudido a su compañía durante el fin de semana, cuando The New York Times publicó una entrevista que anunciaba su retirada Intentando minimizar el impacto por la pérdida de su carismática figura, tutelará durante este año su relevo, que venía preparando desde hace una década. De todas maneras, el magnate ya se había desligado de la mayoría de los asuntos operativos y gestión diaria de su imperio desde que se retiró en 2013 como consejero delegado, cargo que ocupó Daniel Zhang dos años más tarde. Siguiendo los pasos de su admirado Bill Gates, padre de Microsoft, de- El magnate chino Jack Ma, en una reciente imagen AFP JACK MA PRESIDENTE DE ALIBABA El emperador de las ventas por internet Perfil Con solo 54 años y 40.000 millones de dólares (34.600 millones de euros) Jack Ma se disputa con Wang Jianlin, el dueño de Wanda, el título de hombre más rico de China. Nacido en 1964 en Hangzhou, al suroeste de Shanghái, Jack Ma se ha enriquecido con el comercio electrónico al amparo del crecimiento de China, pero no es el típico magnate al uso. De carácter inquieto, fue profesor de Inglés antes de fundar Alibaba con 17 socios en 1999. Desde entonces, es un visionario que ha popularizado las compras online en China hasta facturar en una sola jornada 21.725 millones de euros, como hizo en noviembre durante el Día del Soltero dica la mayor parte de su tiempo y riqueza a la filantropía a través de la Fundación Jack Ma, así como a la promoción por todo el mundo de la globalización, el libre comercio y la innovación tecnológica. Con una capitalización de 363.000 millones de euros en Wall Street, donde batió un récord cuando salió a Bolsa en 2014, Alibaba está presente en numerosas industrias, desde el cine hasta las publicaciones. Pero el 85 de sus ingresos procede de las ventas por internet. Sustituye a Juan Arrizabalaga Jon Fernández de Barrena, nuevo presidente de Altadis Jon Fernández de Barrena C. M. MADRID ABC Jon Fernández de Barrena es el nuevo presidente de la tabaquera Altadis con todas sus funciones ejecutivas tras la salida de la compañía de Juan Arrizabalaga para ocupar la dirección general del grupo Globalia. Fernández de Barrena desempeñaba el puesto de consejero delegado desde julio de 2017, fecha en la que se incorporó a Altadis procedente de KraftHeinz, donde fue director general para el suroeste de Europa duran- te dos años. El nuevo presidente de Altadis (39 años, natural de Irún Guipúzcoa) MBA por la Universidad de Harvard, desembarcó en Altadis en julio de 2010 como director de Inteligencia de Negocio y Planificación, responsabilidad que ejerció a lo largo de tres años. Posteriormente, en octubre de 2013, asumió el puesto de director general de Imperial Tobacco Vietnam, ampliando un año después su responsabilidad como director general de Indochina. os economistas, para describir la realidad española de cualquier época y compararla con la actual, tienden a ofrecer cifras de magnitudes macroeconómicas. Sin embargo, para captar a fondo los cambiantes de la realidad económica, obliga a echar mano de fuentes complementarias. Además, puede comprenderse mejor la comparación de estadísticas porque en más de una ocasión no son precisamente homogéneas. Es lo que ocurre si se intenta conocer la realidad de España en la etapa de la llamada economía castiza desde 1877, con Cánovas, Dato y Sagasta, a 1958, con Larraz, Girón, Gual Villalbí Sirve para comprobar que, a partir de 1958 aparece otra España económica, en la que ahora vivimos. Para entender del todo la diferencia entre ambas realidades, es bueno acudir a examinar lo que sobre economía castiza muestra Julio Camba. Sabemos que Camba, nacido en 1882, murió en 1962. Su vida estuvo, pues, empapada por la economía del citado modelo. El 1 de julio de 1912, en un Gobierno de Canalejas, escribe un análisis de la economía española de aquel momento: Poco dinero y malo. Hombres furiosos. Señoras gruesas, siempre sofocadas, o por el calor o por los berrinches, por lo que se abanican constantemente. Muchos curas. Muchos militares. Grandes partidas de dominó y de billar. Cuestiones de honor. Toros. Juergas. Broncas. Nubes de limpiabotas, de vendedores de décimos de la Lotería, de gitanas que dicen la buenaventura, de músicos ambulantes, de ciegos, de cojos, de paralíticos Añadía que probablemente desde hacía mucho tiempo España no ha cambiado. Y es posible que nosotros mismos, no hayamos cambiado tampoco Todo economista, actualmente a ese panorama le pone cifras, que mucho aclaran el panorama típico de una economía fuertemente subdesarrollada, pero ¿no queda infinitamente más claro este subdesarrollo con ese ambiente derivado de esas apalabras de Julio Camba, que únicamente con cifras? ¿No nos escalofrían estas mucho más que si leemos que en 1912 el PIB por habitante había sido de 3.127 euros, y leer que para sobrevivir no había más remedio, para una importante parte de la población, que dedicarse a servicios de escasísima productividad? Cójase ese libro, editado al cuidado de Catalina Luca de Tena, y entenderemos mejor la historia económica española de la primera mitad del siglo XX de modo perfecto.