Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 9 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es espana madrid MADRID 89 UNA Y MEDIA JESÚS HIGUERAS LA DIMENSIÓN ESPIRITUAL, RAÍZ DEL SER HUMANO Si nos centramos solo en el bienestar físico o emocional perdemos nuestra verdadera identidad, nos deshumanizamos D Dispositivos, instalados ya en la Universidad, para controlar el acceso de los vehículos GUILLERMO NAVARRO La Complutense cierra sus aparcamientos a los coches ajenos El Plan, financiado por la Universidad, tendrá un coste total de 1.200.000 euros CARLOTA BARCALA MADRID Se considera uno de los mayores aparcamientos gratuitos de la capital. Pero pronto llegará a su fin. La Universidad Complutense de Madrid ha decidido vallar sus facultades al tráfico general, pero esto no supone el fin de los aparcamientos. A partir de ahora tan solo podrán estacionar en ellos los miembros de la comunidad universitaria, es decir, el Personal de Administración y Servicios (PAS) el Personal Docente e Investigador (PDI) y los alumnos. La Universidad asegura que el objetivo es poner fin a este aparcamiento disuasorio y permitir que aparque solo quien tenga derecho, es decir, todos aquellos que sean Complutenses El Plan tendrá un coste total de 1.200.000 euros, presupuestados íntegramente por los fondos universitarios reservados a mejoras en las infraestructuras. Según las fuentes oficiales, los alumnos y profesores son, ahora mismo, los más perjudicados. Los coches abarrotan la calzada y, muchas veces, también las aceras de Ciudad Universitaria desde primera hora de la mañana. Todo vale por conseguir un hueco en el que aparcar, aunque eso suponga introducir el vehículo en las plazas naria, Matemáticas y Filosofía. En esdestinadas para minusválidos o no de- tas facultades ya se pueden ver barrejar el espacio correspondiente entre ras para controlar el acceso a los vehícoche y coche. Esta gran ocupación, culos y carteles en los que se puede leer: denuncia la Complutense, se debe a Aparcamiento cerrado. Solo personal que la mayoría de los vehículos esta- autorizado Entre los dispositivos inscionados no son de gente que se diri- talados se encuentran también semája a las facultades, sino de foráneos foros que indican con luz verde y roja que utilizan el entorno de la Complu- la libertad de plazas y cámaras con lectense para evitar tener que pagar las tores de matrículas y tarjetas. Por eso será imposible que accealtas tasas del Servicio da al parking alguien de Estacionamiento Reajeno a la Universidad. gulado, sobre todo, aqueLos centros estudianllos que llegan desde la CENTROS CERRADOS tiles no serán los únicos A- 6, la carretera de La CoLos dispositivos se ruña, y dejan en la entra- colocarán en Ciencias en acometer las reformas. da a la capital sus turisEstas llegarán también al de la Información, mos para poder mover- Matemáticas, Química edificio del Rectorado, la se desde ahí en zona deportiva del Camy Rectorado, entre transporte público. pus Sur y el Pabellón del otras instalaciones Esta medida va diriGobierno, según adelangida a recuperar la Ciutó Madridiario. dad Universitaria para Asimismo, el Plan prelos estudiantes y profetende ser una medida de TONELADAS sores y que no sea el macontrol para los botelloDE BASURA yor aparcamiento gratuines que asiduamente se La cantidad de to de Madrid explican residuos que se recoge celebran en el campus, ya fuentes oficiales de la que las vallas para los en san Cemento Complutense. Ahora vehículos impedirán la aumenta en cada mismo se trata de una edición. El rector se ha entrada al césped de alzona de estacionamien- mostrado muy crítico gunas de las facultades. to gratuita y mantenida Hay que recordar que el con la celebración por la UCM, pero destruiactual rector, Carlos Anda por todos los coches continúan. dradas, se ha mostrado muy crítico con El fin que se persigue es evitar su de- la celebración de san Cemento ¿A gradación por el tráfico y, al mismo quién beneficia san Cemento Destiempo, promover el transporte soste- de luego, no a la universidad pública nible en Ciudad Universitaria escribió en redes sociales. En la última Por ello ya se han empezado a va- edición del macrobotellón más pollar Ciencias de la Información, en la pular ente los estudiantes se recogieFacultad de Física y Química, Veteri- ron más de 307 toneladas de basura. 9 307 espués de curar a un hombre sordo, Jesús le pide encarecidamente que no les cuente a los demás el milagro que había obrado, pues no quería el Señor que la gente le buscara para resolver sin más sus problemas médicos o psicológicos. Él había venido al mundo para una misión mucho más importante: devolver al hombre su verdadera identidad de hijo amado de Dios y llevar a cabo así el proyecto original de la creación. Han pasado dos mil años y todavía son muchos los que buscan a Jesús como a un taumaturgo que puede pero muchas veces no quiere resolver nuestros problemas más inmediatos. Es verdad que el amor de Dios no es solo al alma, también a la mente y al cuerpo pero la raíz del ser humano se encuentra en nuestra dimensión espiritual y si esto lo olvidamos y nos centramos solo en el bienestar físico o emocional perdemos nuestra verdadera identidad, nos des- humanizamos y nos convertimos en depredadores que buscan sobre todo su bien a costa del de otros. Esta es la enfermedad que padece nuestra sociedad y los cristianos tenemos el deber de ser anunciadores de esta verdad, que devuelve al hombre su dignidad y es la base de todo progreso humano; no es un falso espiritualismo, sino un acto de valentía, una obra de misericordia espiritual que tanto necesitamos los hombres: que nos recuerden quienes somos y para que estamos en la vida. Jesús despide a este hombre pidiéndole discreción y sin embargo él no dejó de contárselo a todo el mundo, sin darse cuenta que es más importante hacer la voluntad de Dios que buscar un aparente protagonismo, aunque tome como excusa las acciones del mismo Creador. Cuando nos pregunten por qué somos creyentes, que no caigamos en la tentación de decir que así nos va mejor o que nos sienta bien: tenemos fe por un don de Dios y debemos ser fieles.