Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 DEPORTES DOMINGO, 9 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es deportes ABC El piloto se subió a su primera moto con cuatro años para iniciar su leyenda: doce Mundiales de trial al aire libre y otros tantos bajo techo El piloto demuestra su maestría con la moto en la redacción de ABC, pocos días después de convertirse en campeón del mundo 2018 TONI BOU Un campeón desde la cuna LAURA MARTA MADRID E s difícil imaginar a Toni Bou (Barcelona, 1986) sin una moto. Incluso para él es difícil disociar su vida al vehículo de dos ruedas. Lo llevo en el ADN desde pequeño reconoce. El pasado domingo conquistó su duodécima corona mundial de trial al aire libre, que sumó a las otras doce de trial bajo techo. Un hito más en una carrera que comenzó en una época de la que ni siquiera tiene recuerdos. Sí he visto vídeos en los que aparezco de pequeño empujando una bici de un lado para el otro. Iba como un loco porque no sabía ni manejarla. Pero sí me acuerdo de intentar subir y bajar a los sitios con ella. Un minitrial. Eso sí, cuando pude arrancar y aguantarme encima de la bici, se convirtió en algo que hacía las 24 horas del día. A los cuatro años me subí a mi primera moto. Siempre ha sido una enfermedad reconoce con alegría a este diario. De aquel muchacho nervioso al que le encantaba jugar al fútbol en el patio, pero que era conocido como el loco enganchado a la bici y se mete hostias conserva la sonrisa, los valores del deporte y la motivación por ser mejor. Recuerdo que en mi primer torneo lo hice fatal. Mi padre Toni me dijo: bueno, vamos a entrenar e intentaremos haber mejorado cuando volvamos a final de año Nos íbamos a entrenar muchas veces a escondidas a los circuitos de las carreras, para comprobar el nivel, lo que nos podíamos encontrar y ver si era capaz de superar los obstáculos. Lo cogimos muy fuerte los dos. Y encontramos el camino. Fuimos a final de año y ya estábamos casi casi para estar en el podio. Allí arrancó todo: campeonatos regio- ABC nales, de Cataluña, de España, los Europeos, el Mundial recuerda sobre sus primeros pasos. Pero su carrera no solo está basada en las dos ruedas, la educación es otro pilar fundamental que defiende porque le ha servido para ser quien es también fuera de la moto. Mi madre y mi hermana son profesoras. Así que, siempre, lo primero era que estudiara, que estudiara, que estudiara. Tengo una familia muy normal que me ha educado muy bien: unas bases muy importantes de deportividad y competir y un padre que te deja muy claro qué es lo importante y que el día que no lo cumplas no vas a ir a la carrera Bou cumplía el pacto y después recibía la recompensa: Cada verano teníamos una competición. Para mí eran las vacaciones porque íbamos en familia y enganché incluso a mi hermana hasta que se cansó Entre tantas alegrías, sin embargo, también ha tenido lecciones más duras que le han hecho crecer y madurar: En mi primer año como piloto de motos profesional, con 15 años, me metí una caída muy bestia. Me pilló la moto y todo. Destrocé completamente el casco. Lo tengo guardado de recuerdo. Pero mis padres veían que disfrutaba tanto, que no me podían parar. Cuando tienes un niño que le apasiona tanto algo sabes