Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 9 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es cultura CULTURA 63 ...y su personaje Francés de Zúñiga 1525. Comienza a escribir en Badajoz la primera entrega de su libro Crónica burlesca del Emperador Carlos V 1527. Da a conocer la segunda versión de la Crónica lo que provoca un gran revuelo en la corte y se retira a Béjar. 1529. En enero pierde el favor real y es expulsado de la corte. Meses después, termina de redactar la Crónica 1531. En septiembre muere su protector, don Álvaro de Zúñiga, duque de Béjar. Es nombrado alguacil mayor de la villa. 1532. El 2 de febrero es acuchillado por unos desconocidos en una calle de Béjar. Muere tres días después por las heridas. Palacio ducal de los duques de Béjar, en la localidad salmantina. A la derecha, Carlos V e Isabel de Portugal, retratados por Tiziano ABC ABC de la corte por haber proferido con demasiada insistencia un comentario mordaz sobre su persona y la manera de tratar a algunos cortesanos. Seguramente, fue la gota que colmó el vaso; para entonces el Emperador se había vuelto muy serio y ya no soportaba ciertas verdades incómodas. Tras su caída en desgracia, don Francés regresó a Béjar y se puso de nuevo a las órdenes del duque, que no tardaría en fallecer, con lo que el antiguo bufón se quedó totalmente desprotegido y desamparado. Eso explicaría su empeño en ser nombrado alguacil mayor de la villa, cargo con el que seguramente esperaba obtener algún tipo de seguridad. Pero de nada le sirvió, ya que a los pocos meses fue vil- mente asesinado por unos desconocidos. Cuando varios vecinos lo llevaron a casa malherido y agonizante, su mujer se asomó a la puerta y comenzó a preguntar llena de inquietud: ¿Qué ruido es ese? ¿Quién anda ahí? ¿Ha pasado algo, por el amor de Dios? Y don Francés, con mucha ironía, le respondió: No es nada, señora, sino que han muerto a vuestro marido Una muestra más del sentido del humor del ilustre bufón. Pero ¿quién mató a don Francés? La verdad es que no se sabe. Las pesquisas sobre el caso, si es que se hicieron, no trascendieron. Tampoco hubo ningún detenido ni condenado por este crimen. Se ha especulado mucho, eso sí, sobre la identidad de los homicidas o de los instigadores de su muerte. Da- ron rivales, como el escritor fray Andas las circunstancias del cargo, cabe, tonio de Guevara, que en ese momenen primer lugar, la posibilidad de que to era obispo de Guadix y en el pasado muriera en acto de servicio, tratando había sido predicador y cronista del de impedir la comisión de algún deli- Rey y, por lo tanto, el principal competo o de detener a algún criminal. Asi- tidor de don Francés en la corte, dado mismo, pudo acabar con él alguna per- que los dos pugnaban por lo mismo: el sona cercana, ya que poseía muchos favor del Emperador y, en última insbienes, o quizás algún vecino de la vi- tancia, la gloria y la fama, solo que cada lla o alrededores con el que Francesi- uno lo hacía con sus propias armas. llo tuviera algún contencioso por una Esto explica que el fraile siempre escuestión de lindes o de honor. tuviera clamando por la expulsión de La mayor parte de los rumores que la corte de los bufones, a los que, entre circularon por Castilla apuntaban, eso otras cosas, llamaba pestilentes truhasí, a algún noble o señor de la corte, nes y lisonjeros maliciosos e intereprobablemente un Gransados a causa de sus bajezas, procade de España. ¿Y por qué cidades y falta de moralino el mismísimo emperadad. Recordemos, además, dor o alguien de su conque Francesillo ejerce su fianza? Al fin y al cabo, oficio de loco fingido o disdon Francés había gozacreto en un momento en que do de su privanza y Erasmo de Rotterdam conocía todos sus acaba de publicar su secretos y debilida Elogio de la locura y los des, y muy bien bufones están en entrepudo haber cometidicho, debido a la gran do algún desliz desinfluencia que ejercían pués de ser expulsobre los reyes. sado de la corte. Lo En cualquier caso, don cierto es que, si uno Francés es un símbolo de repasa el contenido todos aquellos que inten El manuscrito de sus cartas y de la tan ser libres ya sean de fuego Crónica, no faltan periodistas, escritores o candidatos, pues humoristas y contar la Autor: Luis García son muchos los verdad, por muy molesJambrina ofendidos y agraviata que sea para los podeEditorial Espasa dos por la lengua lirosos, sin importarles las 424 páginas bre y desatada de consecuencias que ello 19,90 euros don Francés. les pueda acarrear. De ahí Tampoco le faltasu gran actualidad.