Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE DOMINGO, 9 DE SEPTIEMBRE DE 2018 abc. es ABC Juan José Padilla, a merced del toro tras ser cogido en la plaza de Valladolid, de la que dos horas después salía a hombros después de cortar una oreja a cada uno de sus enemigos EFE Triunfa en Valladolid tras otra fea cogida Padilla, enfermería o Puerta Grande Juan José Padilla se despedía ayer de la afición de Valladolid, igual que está haciendo en el resto de las plazas en esta su última temporada. Y de nuevo fue Padilla en su máxima dimensión, con esa entrega que le ha hecho un héroe popular que no entiende otra cosa que el todo o nada en el ruedo. Ayer no fue una excepción en el coso del paseo Zorrilla. En su primer toro fue cogido de manera espeluznante cuando banderilleaba. Tan fuerte fue el percance que cuando fue recogido de la arena parecía que tendría que pasar derecho a la enfermería. No fue así. Con la taleguilla hecha pedazos, y revestido con un pantalón vaquero, completó una faena de mérito, plena de emoción, que le valió una oreja. El mismo fruto obtuvo en su segundo toro, donde su toreo no tardó en conectar de nuevo con los tendidos. Al terminar el festejo era sacado en hombros junto a El Fandi, solo un par de horas después de que la tragedia volviese a rodear al Pirata. Otra Puerta Grande en la temporada del adiós de un diestro al que la Fiesta echará de menos cuando en la Feria del Pilar, en ese mismo ruedo donde sufrió la más grave cogida de su carrera, se corte la coleta. TOROS