Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN MARTES, 28 DE AGOSTO DE 2018 abc. es opinion ABC TIEMPO RECOBRADO PEDRO GARCÍA CUARTANGO A los cuatro vientos En la muerte de John McCain EL PRINCIPIO Y EL FINAL Nuestra cultura ha convertido a la muerte en un tabú AY un cuento de James Joyce con el que sueño desde hace muchos años. Se titula Las hermanas y narra la impresión que le produce el cadáver de un sacerdote al joven protagonista del relato. En un pasaje del texto, alguien le dice que el reverendo Flynn, que parece dormido, ha muerto en paz tras recibir la extremaunción. Cuando yo era monaguillo en la escuela de San Nicolás de Bari en Miranda de Ebro, una de mis obligaciones era acompañar al sacerdote en el sacramento de la extremaunción. Eso me ayudó a familiarizarme con la muerte cuando yo apenas tenía ocho o nueve años. Acompañaba al cura por la calle, que, al llegar al domicilio del enfermo, se ponía una estola morada y sacaba una cruz de un estuche. Luego esparcía agua bendita con un hisopo sobre el yaciente y terminaba con una oración para pedir el perdón de los pecados: Quede extinguido en ti en nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo todo el poder del diablo por la imposición de las manos Casi todas las personas que recibían la extremaunción estaban al borde de la muerte y apenas podían comprender las palabras del sacerdote en latín. Pero, como en el cuento de Joyce, fallecían en paz. Muchos de ellos ya habían asumido que recibir el sacramento era el último acto de su vida. Cuando Victor Hugo fue a visitar a Balzac agonizante tras su matrimonio con Madame Hanska, comentó que le impresionó el olor a muerte de la habitación. Eso era lo que me sucedía casi siempre mientras acompañaba al sacerdote a impartir la extremaunción. Fueran ricos o pobres, había algo en el ambiente que preludiaba el final. Siempre me he preguntado, sin embargo, si la muerte se anuncia, si alguien a quien le quedan unos minutos de vida tiene algún presentimiento. No tengo respuesta. Recuerdo que un amigo de mi hermano se mató en accidente de circulación pocas horas después de decirnos adiós tras una noche intrascendente. Camus falleció al chocar contra un poste en la carretera. El advenimiento inesperado de la muerte es una metáfora de nuestra existencia, sometida al azar y los cambios imprevisibles. Todo nos acontece cuando menos lo esperamos. Ni siquiera ser joven es un antídoto contra la fatalidad. No hay nada que nos blinde de la mano caprichosa e invisible del destino, por llamar de alguna manera a lo que nos es desconocido. Nuestra cultura ha convertido a la muerte en un tabú, una conversación de mal gusto. Pero, como nos recuerda Heidegger, la única certeza de nuestra existencia es la mortalidad de nuestra condición. Somos seres arrojados al mundo. En el principio está nuestro final y en el final está el principio, como decía el sabio Heráclito. Lo cierto es que no sólo el sentido de nuestra existencia sino también el de nuestra muerte resultan una incógnita. La sociedad nos incita a hacer planes como si fuéramos inmortales, pero la verdad es que somos un breve fulgor en el curso infinito del tiempo. El cicatero adiós de Trump a un héroe americano Su mala relación con John McCain llevó a Donald Trump a rechazar un comunicado de la Casa Blanca que calificaba de héroe al senador por Arizona y excandidato republicano al Despacho Oval. McCain gozaba de gran popularidad en EE. UU. El cicatero adiós de Trump no resta mérito al político fallecido sino que solo adorna de más hiel el historial de quien pretendió ofender la AFP memoria de un gran americano. Minuto de silencio por McCain en Wall Street H Praga cierra su frontera Debate interno El imposible reto de la UE con la inmigración Cuando digo que no quiero recibir ni a un solo inmigrante, esto es un símbolo muy concreto aseguró ayer el primer ministro checo, el populista Andrej Babis. No va a tener fácil la UE alcanzar un acuerdo, como pretende España, que alivie la presión de la inmigración ilegal mientras siga creciendo el grupo de socios que dicen que ni uno más El PSOE y la gestación subrogada El nuevo Gobierno va a tener que lidiar con el siempre polémico asunto de la gestación subrogada, que divide en posturas contrapuestas, a favor y en contra, a dos de sus vanguardias: las feministas y el colectivo LGTB. Por lo pronto, Exteriores tendrá que decidir si permite al consulado en Kiev que una veintena de familias inscriba a sus bebés nacidos en Ucrania (donde esta práctica es legal) de madres de alquiler. CARTAS AL DIRECTOR Los españoles queremos votar Aunque existan turbios caminos para cambiar la voluntad democrática de las urnas, utilizarlos sin más justificación que el beneficio propio no es honesto. Y menos si se hace con malas compañías. Por lo tanto, señor Sánchez, deje de exhibirse y de pavonearse, convoque elecciones. Los españoles queremos votar, no queremos un okupa en La Moncloa. La maniobra perpetrada por usted a finales de mayo no tiene parangón. Alentar a separatistas y perturbar la normalidad democrática así como perjudicar la economía del país, no es propio de un hombre de Estado. Su gran disparate de pactar con populistas y separatistas, fue una locura que atenta contra los intereses generales de los españoles. ¿En qué cabeza cabe aliarse con separatistas para ser presidente? Partidos secesionistas que en otros países de Europa estarían ilegalizados, aquí campan a sus anchas. Lo que ocurre en España, no pasa en países avanzados. ¿Dónde están los socialistas con sentido común? Los españoles queremos un Gobierno que salga de las urnas. No queremos cambalaches para sabotear el Senado. Ni presidentes que ofendan a vivos y a muertos. No queremos un presidente de salón. Los españoles queremos votar. PASCUAL BORREDÁ RAMÍREZ VALENCIA La exhumación de un dictador Usurpó la jefatura de la Nación española. Puso todo su genio militar indiscutible por otro lado al servicio de intereses personales y una ambición sin límites. Llevó a España a una guerra cruel que causó alrededor de 500.000 muertos. Reprimió sin piedad a los opositores, de manera que los fusilamientos indiscriminados, las ejecuciones y el terror fueron el modus operandi para someter a la población, algo que jamás logró del todo. La guerra dejó devastada la Nación. Él fue el responsable del enorme expolio de nuestro patrimonio perpetrado por sus allegados, mientras el pueblo español curaba sus heridas sufriendo hambre y miseria. Ese tirano bajito y déspota, que murió en su cama, es considerado por muchos un personaje siniestro, del mismo pelaje que Hitler y Stalin, aunque cuenta también con no pocos adeptos. De hecho, sus restos reposan en la cripta de una iglesia, donde a diario le rinden culto. Por ese motivo, solicito al Gobierno de España, como adalid de la memoria histórica promover, en el ámbito que corresponda, la exhumación de los restos de Napoleón Bonaparte del ostentoso sarcófago que los guarda en los Inválidos (París) acabando así con la permanente humillación de sus víctimas y descendientes. Dado el tiempo transcurrido, la solicitud se considera de extraordinaria y urgente necesidad MANUEL SIERRA PAMPLONA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.