Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID DOMINGO, 26 DE AGOSTO DE 2018 abc. es espana madrid ABC Sin ordenanza Getafe es uno de los pocos grandes municipios que no tiene normativa para combatir el ruido Anteproyecto El actual equipo de gobierno socialista espera dejarla aprobada antes de que finalice el año Calle del Párroco Don Luis, una de las más problemáticas del barrio de Perales del Río GUILLERMO NAVARRO Desesperación policial y vecinal en Getafe por el ruido sin control El Ayuntamiento no tiene ordenanza con la que los agentes puedan denunciar a aquel que moleste a otros vecinos TATIANA G. RIVAS MADRID se han producido por este asunto señalan. Desde hace dos años a esta parte, hay más conflictos por el ruido en Perales. Los particulares no acuden al juzgado para denunciar a algunos de los ciudadanos que llevan a cabo estas prácticas incívicas. Hay miedo. Muchos de ellos, confirman las mismas fuentes, proceden del extinto poblado chabolista de El Ventorro de La Puñalá. El pasado 23 de junio, cuatro agentes resultaron heridos por solicitar de madrugada a los inquilinos de Amnistía Internacional, 38, que bajasen la música. Estaban de fiesta. Golpearon a los policías ante el requerimiento. La Policía Nacional tuvo que acudir a socorrerlos. Los identificados residían en los barrios del Pozo del Tío Raimundo, en Vallecas, y en el problemático Ruedo de Moratalaz. Getafe, pese a ser un gran municipio (176.659 habitantes) es de los pocos que no cuenta con una ordenanza de convivencia ciudadana. Raquel Alcázar, concejal de Cultura, Convivencia, Seguridad Ciudadana y Accesibilidad (PSOE) confirma a ABC que el ruido vecinal es complicado de abordar en la localidad, aunque descarta que sea un problema superior al de otras zonas de Madrid. Se trata de casos de incivismo esporádicos que, como en otros lugares, en verano se recrudecen apunta. Reconoce, no obstante, que la Policía Local no tiene la herramienta para ser más eficaz ante estos incidentes, no sólo en Perales, sino en todo Getafe. Por ello, antes de que culmine la legislatura, a ser posible este año, el Partido Socialista, que dirige Sara Hernández en Getafe, pretende aprobar la nueva norma de Convivencia. En el borrador han trabajado vecinos y la propia Policía, quien se ha encargado de establecer el régimen sancionador. En el limbo Hasta estos momentos, la contaminación acústica provocada por las conductas de los particulares en la vía pública no estaba regulada. Con la nueva ordenanza estará prohibido perturbar el descanso de los vecinos con el funcionamiento de aparatos de televisión, radio, musicales u otros aparatos sonoros que sobrepasen los límites establecidos y en horarios inadecuados; los cantos, gritos, peleas o cualquier otro acto molesto, así como los ruidos por obras. Los fines de semana, la Policía Local también tiene problemas para sofocar el griterío de los jóvenes que realizan botellón junto a las viviendas de la calle de la Madre Maravillas, donde hay un parque. Si no están bebiendo en la vía pública, tampoco les podemos sancionar relatan desde el Cuerpo local. El nuevo texto abarcará más conductas que hasta ahora estaban al margen del control municipal: los grafitis, tirar desperdicios, arrojar colillas, el cambio de aceite y limpieza de los vehículos, las actuaciones musicales, la venta ambulante y la compra en la calle, el exhibicionismo, el acoso, la prostitución y su demanda son algunas de ellas. El texto también prohibirá la mendicidad en semáforos y en la calle cuando obstaculicen e impidan de manera intencionada el libre tránsito de los ciudadanos. Tres son las calles que cada fin de semana traen de cabeza a los 18 policías locales destinados en Perales del Río (8.743 habitantes) Grazia Deledda, Párroco Don Luis y Amnistía Internacional. Alrededor de una docena de familias que viven en casas unifamiliares y adosadas de estas vías celebran los sábados y domingos fiestas en sus jardines, porches o el propio domicilio con música a todo volumen. Las llamadas se suceden en la unidad policial, donde de media hay tres agentes por turno. Estamos con las manos atadas. Los compañeros van, pero no pueden hacer nada más que pedir que bajen el volumen. Si no hacen caso, no se puede denunciar. No existe normativa al respecto, así que es el vecino el que tiene que judicializarlo. Lo único que podemos aportar es el parte policial como prueba informan fuentes de la Policía Local de Getafe, municipio al que pertenece Perales del Río. Ante este hecho, impera el malestar vecinal. Los ciudadanos están hasta el gorro. No entienden que no les podamos solucionar el problema y son numerosos los enfrentamientos que Los cuatro policías golpeados por pedir bajar la música siguen de baja Cuatro agentes de la Policía bajaran la música. Entre 30 y 40 Local de Getafe terminaron en el personas de etnia gitana se hospital de la localidad el abalanzaron sobre ellos sin pasado 23 de junio tras intervemediar palabra y les molieron a nir en un domicilio de golpes entre puñetazos, Perales del Río que patadas y alguna tenía la música a todo botella que acabó en volumen. Desde sus cabezas, como entonces, todos describieron continúan de baja. fuentes policiales en La agresión se su momento. Un produjo a las dos de cuarto funcionario la madrugada, acudió para socorrer después de que tres a los compañeros, de los uniformados que fue el que pudo Un agente herido avisar a la Policía acudieran por Nacional para pedir segunda vez al refuerzos antes de que también unifamiliar que se ubica en la fuera objetivo de la paliza. Sólo calle de Amnistía Internacional, una mujer pudo ser detenida. 38 para volver a requerirles que