Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 26 DE AGOSTO DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 43 La Universidad que prohíbe cualquier tipo de contacto físico El enredo en el que se ha visto envuelto el biólogo español ha tenido lugar en la Universidad de California Irvine, una institución estadounidense que no solo destaca por su excelencia académica. Este centro decidió recientemente prohibir todo tipo de contacto físico entre sus miembros para evitar cualquier malinterpretación tras la oleada de denuncias que ha provocado el movimiento Me Too Francisco J. Ayala se refiere a esta nueva regla del juego como una cuestión muy interesante haciendo alarde de su flema diplomática. ¿Usted cree que si me cruzo con un profesor de un departamento no le voy a dar la mano? Y no digamos acercar una mejilla contra otra a modo de saludo porque eso es en realidad lo que hago cuando saludo con un beso... Yo si me encontraba con un profesor evidentemente seguía dándole la mano o abrazándolo, aunque conocía el nuevo reglamento JOSÉ RAMÓN LADRA do en Estados Unidos como para atribuirlo a un choque cultural. -Me refiero a una cultura que se ha desarrollado recientemente, lo que se entiende como el movimiento Me too Lo mío fueron cumplidos, no un acoso físico real. Ahora ya he entendido que hay mujeres que no quieren aceptar estos cumplidos. -Entonces, ¿se considera víctima del Me too -Claro, claro que sí. Lo pienso yo y la mayoría de los colegas y amigos. Piensan que es la razón de las acusaciones. Querían establecer su éxito con la persona más distinguida de la Universidad y ese era yo. -Dice que no quiere emprender acciones legales. Sin embargo, sería una forma de limpiar su nombre al final de su carrera. -Siento que quien pierde es la Universidad, no yo. Me va a perdonar mi falta de modestia, pero yo era el científico más distinguido de esa Universidad. Yo no he perdido nada, salvo lo que la gente pueda pensar sobre mí tras ver las informaciones de acoso sexual. Cualquier persona que mire en detalle la naturaleza de estas acusaciones triviales entenderá que no justifican la conclusión. Prefiero tolerar eso a involucrarme en un proceso legal que me llevaría mucho tiempo y absorbería completamente mi trabajo científico. -No solo trabajaba en esa universi- dad, también era su filántropo. ¿Pedirá que le devuelvan los millones donados? -Mucha gente cree que me lo deberían devolver. Aunque no creo que lo hagan espontáneamente. ¿Reclamarlo? De nuevo, me tendría que meter en un proceso legal con un desgaste que no me interesa, aunque en este caso mi mujer sí está animada a hacerlo. Es una cuestión aún abierta. ABC ABC El filántropo Con este cartel luminoso, la Universidad de California celebró la millonaria donación que el español hizo al centro: diez millones de dólares para becas. Todos mis ahorros dice Profeta en su tierra. Se ordenó sacerdote en los dominicos de Salamanca y se licenció en Teología. Lo abandonó por la biología. La Universidad de Salamanca (arriba) le nombró honoris causa