Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL SÁBADO, 18 DE AGOSTO DE 2018 abc. es internacional ABC HERMANN LOBOS Y PAYASOS La izquierda busca salvarse en el radicalismo antioccidental L Fotografía de los estadounidenses Jay y Lauren en el Mirador de Gaucín (Málaga) ABC La pareja que recorría el mundo en bici y acabó asesinada por Daesh Jay Austin y Lauren Geoghegan querían demostrar que la maldad es rara ABC MADRID Zona turística en auge en Asia Tras el primer atentado de Daesh en Tayikistán a finales de julio, en el que murieron cuatro turistas extranjeros, las autoridades de esta república postsoviética se han comprometido a crear una fuerza de policía turística para proteger a los visitantes. Precisamente, el Gobierno tayiko había anunciado que este 2018 era el año del turismo por el notable aumento de visitantes. El Ministerio de Exteriores español recomienda a los viajeros evitar especialmente las zonas fronterizas de Tayikistán país sin embajada española con Afganistán, por la presencia de grupos insurgentes afganos. Los dos ciclistas estadounidenses que murieron en un ataque en Tayikistán el 29 de julio fueron identificados como una pareja de Washington DC que abandonó sus trabajos para viajar en bicicleta por el mundo. La pareja, Jay Austin y Lauren Geoghegan, ambos de 29 años, habían estado viajando por poco más de un año. En su blog, describían la bondad y la generosidad de los extraños de todo el mundo mientras iban en bicicleta por África, Europa y Asia central. Hubo días difíciles, contratiempos y actos de crueldad, también: desconocidos que trataron de ahuyentarlos de la carretera o empujarlos fuera de sus bicicletas. Pero Austin escribió en abril: La maldad existe, seguro, pero incluso eso es bastante raro. En general, los humanos somos amables. Interesados por nosotros mismos a veces, miopes a veces, pero amables. Generosos y maravillosos y amables. No ha llegado una mayor revelación de nuestra viaje que esto Daesh se ha atribuido la responsabilidad del brutal ataque que terminó con sus vidas, así como la vida de otros dos ciclistas extranjeros. Un automóvil se desvió para golpear a un grupo matar a los infieles ante la cámara, según The New York Times En las redes sociales, amigos, familiares y compañeros de viaje en bicicleta han llorado la muerte de Austin y Geoghegan, y han celebrado sus vidas. Siempre nos sentiremos inspirados por su amabilidad, su mente abierta y su felicidad escribió a bicyclette una pareja que recorre el mundo desde diciembre de 2016 y se encontró con Austin y Geoghegan poco antes del ataque que les costó la vida. Vivir con lo mínimo Austin, originario de Nueva York, fue a la Universidad de Delaware antes de obtener un máster en la Universidad de Georgetown, según su amiga Tiffany Del Rio. Solía trabajar para el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, y también era propietario de una pequeña casa y un defensor de la vida sostenible y simple. Geoghegan, que creció en California, estudió español y árabe en la Universidad de Georgetown y más tarde trabajó en la oficina de admisiones de la universidad, dijeron sus padres. Durante la universidad, fue becaria y estudió en el extranjero dos veces, en Madrid y Beirut. Austin y Geoghegan habían realizado un largo viaje en bicicleta juntos, a través de Islandia, antes de decidir abandonar sus trabajos y ver el mundo desde dos ruedas, según su sitio web. Al vivir de sus ahorros, mantuvieron un presupuesto frugal y esperaban viajar hasta que se les acabara el dinero. de siete ciclistas; los asaltantes saltaron del auto y les apuñalaron con cuchillos. Tres de los ciclistas sobrevivieron al ataque, que el Departamento de Estado condenó como sin sentido El 31 de julio, dos días después de reclamar su primer ataque en Tayikistán, el autodenominado Estado Islámico difundió un vídeo en el que mostraba a cinco hombres identificados como los atacantes, sentados junto a la bandera de Daesh y prometiendo a izquierda clásica europea está hoy en una crisis existencial que produce de forma muy desordenada líderes agónicos. Como tales surgen monstruos y payasos. El SPD ha hecho todo un alarde en quemar líderes a alta velocidad. De ambos tipos. Los grandes dirigentes históricos de la socialdemocracia europea, tales como Willy Brandt, Olof Palme, Bruno Kreisky e incluso Francois Miterrand, eran políticos con un formato personal y cultural que se plasmaba en una plena y natural lealtad a la civilización occidental y su escala de valores. Lo que hoy la izquierda líquida del neomarxismo radicalizado tacha de posiciones derechistas. Se vio con Helmut el último en morir. despreciaba la nueva izquierda. Era mutuo. Hoy la socialdemocracia está sólidamente secuestrada por partidos otrora democristianos, social- liberales y centristas. Así las cosas, la izquierda tradicional se ha mudado al extrarradio donde compite con sus peores enemigos y frecuentes aliados, los comunistas. Durante mucho tiempo a Jeremy Corbyn se le tuvo por payaso. Por un radical hiperventilado que, con menos brillantez y menos cultura, haría de Michael Foot para garantizar la derrota permanente del laborismo. Hoy Corbyn entra de lleno en la categoría de monstruos líderes desinhibidos, sin anclaje cultural pero ideologizados, que son un peligro real para la democracia. Plenamente capaces de asumir la destrucción de la sociedad occidental de libertades. En la misma categoría están Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Hay en Alemania quienes temen que el radicalismo de Corbyn, Sánchez e Iglesias, sea contagioso. Indicios hay. Die Linke, el partido izquierdista de Lafontaine y Wagenknecht, juega con el frentepopulismo. En el SPD no todo es rechazo. Corbyn tiene el lastre del antisemitismo, peste que afecta a todo el laborismo. Lo que es un freno en Alemania. No en España, donde la izquierda ya va casi por delante de Corbyn en la judeofobia y el odio a Israel. La cruel paradoja que puede acelerar su fin está en que la izquierda tradicional ve cómo su base electoral deserta hacia nuevos partidos de la derecha, pero intensifica su odio a Occidente, una causa de su fracaso.