Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 DEPORTES Supercopa de Europa MIÉRCOLES, 15 DE AGOSTO DE 2018 abc. es deportes ABC Real Madrid- Atlético Dos porterías antagónicas El Madrid llega a Tallín con cinco arqueros y un futuro incierto; el Atlético, con el alivio de retener a Oblak RUBÉN CAÑIZARES TALLÍN Final con frío en las gradas y en el ambiente Es Tallín una ciudad turística del norte de Europa en boga, pero no ha sido motivo suficiente para atraer a los aficionados a la capital de Estonia. Alrededor de 3.000 hinchas del Real Madrid y del Atlético estarán presentes en la final de la Supercopa, apenas el 25 por ciento del aforo total del Lilleküla Stadium. El costoso desplazamiento, tanto en tiempo como en dinero, tampoco ha ayudado a animar a ambas aficiones. Llegar hasta Tallín supone hacer mínimo una escala y emplear al menos seis horas de viaje, y los precios de los aviones no bajaban de 400- 450 euros. El alojamiento tampoco es barato: unos 120 euros por noche. Y el tiempo no acompañará. La lluvia y el frío están presentes en Tallín, donde el mercurio no asciende más allá de los veinte grados y por la noche se acerca a los diez. El fútbol, como la vida, se ha convertido en un ejercicio del día a día, con reticencias a ir más allá. Hay bastantes precedentes para justificar que los planes a medio y largo plazo no sirven de nada. Y eso hacen los grandes clubes en los tiempos de hoy. Y los propios protagonistas de este espectáculo, que no son otros que jugadores y entrenadores. Un ejemplo reciente es la portería del Real Madrid. Lleva el club blanco buscando guardametas desde hace tres temporadas y, tras varios intentos fallidos, por fin los ha encontrado. El perfil ha ido variando. Primero se intentó la contratación de un arquero de máximas garantías, como David de Gea, frustrada operación por aquel famoso fax fuera de hora. Después, se quiso un joven talentoso con proyección de futuro, como Kepa Arrizabalaga, echado atrás el acuerdo por orden de Zidane. Este verano, ambos perfiles han llegado a la portería. Courtois, Guante de Oro del Mundial de Rusia, y Lunin, promesa ucraniana que llevaba el Real Madrid siguiendo desde hace tres temporadas. Como en el caso de Kepa, Zidane también tenía frenada esta operación. Courtois, ayer durante el entrenamiento en Tallín REUTERS Competencias distintas Keylor tiene ahora en Courtois un rival duro para la titularidad. Adán no pondrá en aprietos a Oblak atajar un balón. El mensaje coincidió con la presentación de Courtois, en una casualidad que no parecía tal. Como informó este periódico hace un par de semanas, Navas no piensa quedarse de brazos cruzados ante la llegada del belga. Sabe que la presión mediática situará a Thibaut por delante de él, pero si hay un portero que se revuelve ante la adversidad, ese es Keylor. Si Courtois quiere su silla, tendrá que grabar en ella sus iniciales con sangre. No le quedará otra. Fuego interno Fuera ya el técnico francés, el Madrid le ha quitado el tapón a la bañera y ayer llegó a Tallín presumiendo de porteros en la expedición: hasta cinco, Keylor, Casilla, Luca, y los recién fichados Courtois y Lunin. Si no querían café, ahí tienen una manita de tazas. Al frente, el costarricense, portero titular de las tres últimas Champions, pese al fuego interno. En el Real Madrid, nunca se ha confiado a ciegas en Navas, y ahí germina ese alargado deseo de reforzar la portería. Esta noche, ante el Atlético de Simeone, el tico ocupará el marco blanco, pero su futuro en el once está este curso más comprometido que nunca. Para atrás ni para coger impulso. ¡Excelente día de trabajo! escribió Keylor el pasado viernes en su cuenta de Instagram junto a una foto suya durante el entrenamiento, volando para La historia es completamente opuesta en el Atlético de Madrid, donde Jan Oblak es incuestionable desde hace cuatro temporadas. Uno de los mejores porteros del mundo a día de hoy, si no el número uno, el esloveno no tiene competencia en su equipo. En temporadas pasadas, con Moyá como relevo, y esta, con Adán como nuevo compañero de fatigas. Ambos son guardametas de nivel, pero ninguno con las condiciones para arrebatarle el puesto al Zamora de las últimas tres ligas. Como ya sucediera con el guardameta balear, el de Mejorada del Campo tendrá su oportunidad en la Copa del Rey, pero la Liga y la Champions serán terreno exclusivo de Oblak, que desde la portería contraria contemplará su destino con mucho más sosiego que Keylor Navas. GRADA DE PREFERENCIA FERNANDO R. LAFUENTE LA PALOMA EN TALLÍN C on la música de Tomás Bretón, y no precisamente para ir a los toros de Carabanchel, sino para el derbi europeo de Tallín, Estonia, deberían saltar al pequeño Lilleküla Stadium, el Madrid y el Atleti esta noche. No es ya que ambos hayan jugado dos finales de la Champions y hayan colocado a Madrid como capital hegemónica del fút- bol europeo, sino lo que les faltaba, y nunca se había dado, hoy compiten por la Supercopa de Europa. Se dice que el fútbol es una danza, una partida de ajedrez, un movimiento de tropas, una estrategia, una circunstancia psicológica, un juego de naipes, vale; pero, tal vez, haya sido Gica Hagi quien le haya dado una vuelta de tuerca a la cosa: El fút- bol es como la geometría. Necesitas ver los ángulos, sentir el espacio, ver las líneas y trayectorias. ¡Aprender geometría en el campo! ¿Quién de los dos tirará de geometría en el campo? Se presume un partido complicado para ambos. Uno viene de reforzar, muchos consideran que espléndidamente, la plantilla y con un entrenador que enfila la temporada decisiva sobre la base de lo trabajado, y ha sido mucho, hasta ahora: el Atleti. Otro, con dos traumas aún por digerir: la asombrosa, e inteligente, salida de Zidane y el curioso viaje a Italia de Cristiano (sus palabras tras la final de Kiev fueron bochornosas para buena parte de los madridistas) que mu- chos no han sentido, el Madrid, con el enigma Lopetegui. Griezmann, si juega, es el favorito en las apuestas para los goles; el Madrid, para el partido. Lopetegui no contará, en principio, con Modric y la sombra de Cristiano se alargará ante Asensio. Una ocasión más para que éste pueda demostrar, si quiere, que puede hacerlo, y olvida, o aparca, su muy triste y gris actuación durante el Mundial. Don Hilarión será el árbitro polaco, Marciniak. Se juega más Lopetegui que Simeone. Es el arranque de la temporada, pero dime cómo empiezas y te diré cómo terminas. O al revés. Madrid y su verbena de La Paloma viven esta noche en Tallín, cosas de la UEFA.