Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA JUEVES, 2 DE AGOSTO DE 2018 abc. es espana ABC El presidente del PP, Pablo Casado, ayer durante su visita a un pabellón que sirve como refugio a inmigrantes irregulares en Algeciras AFP Casado apuesta por un Plan Marshall para combatir el drama de la inmigración El líder del PP recuerda que fue Zapatero el que puso concertinas en la frontera con Marruecos SORAYA FERNÁNDEZ ALGECIRAS El presidente del PP, Pablo Casado, viajó ayer a Algeciras y a Ceuta para conocer de primera mano el drama de la inmigración y conversar con los efectivos de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Salvamento Marítimo y la Cruz Roja que los están atendiendo. El líder del PP defendió la necesidad de un Plan Marshall para África y pidió al Gobierno que actúe con responsabilidad y sin demagogia ante este drama humanitario porque aseguró que el populismo de acciones como las del Aquarius ha alentado el efecto llamada. Apuesto por un Plan Marshall en África, donde los países europeos apostemos por un plan de ayudas que no vayan a parar a gobiernos corruptos sino a proyectos de institucionalización, educación e inserción de empleo que regulen una inmigración laboral de manera legal que permita a estas personas venir con todas las garantías a trabajar a nuestro país y que luego cuando acaben vuelvan a sus países con la posibilidad de repetir indicó en un acto de Nuevas Generaciones en Algeciras tras visitar el pabellón cedido por el ayuntamiento de la localidad gaditana para albergar a centenares de inmigrantes ante el colapso existente. Antes de dicho acto, Casado saludó y conversó con algunos de los inmigrantes acogidos en el pabellón de Algeciras y destacó que ya hubieran abandonado el buque de Salvamento Marítimo las decenas de inmigrantes que han dormido en el mismo. Se trata la embarcación María Zambrano, convertida en un centro improvisado de recepción, algo que en clave irónica atribuyó a su llegada a la zona. Según Casado, la política de inmigración no admite demagogias ni buenismo, sino que se tiene que abordar en una doble perspectiva: prestando apoyo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, defendiendo las fronteras y con un programa de cooperación eficaz en el lugar de origen para que esas personas que son extorsionadas y esclavizadas por la mafias de trata de personas no se vean abocadas a la muerte o a una travesía tan arriesgada por el Mediterráneo En este sentido, aseguró que hay un millón de personas en África reuniendo dinero para pagar a las mafias y llegar, e insistió en que el efecto llamada del Aquarius es una realidad objetiva. Asimismo, defendió que la política de cooperación del anterior Gobierno con países como Mauritana, Marruecos o Senegal, además de controlar los flu- jos de comunicación, permitía formar a esas personas y darles oportunidades para un futuro mejor. Eso es mucho más eficaz que ir a Valencia a hacerse una foto el mismo día que a Algeciras y Almería estaban llegando más inmigrantes que los que traía el Aquarius Casado incidió durante su inter- vención en que no hay papeles para todos en el Estado de bienestar de España. El monopolio de los sentimientos no lo tiene la izquierda, a mí también me desgarra hablar con estos inmigrantes, saber lo que les ha pasado y que tienen por delante unas semanas muy duras. Me parece dramá- REUNIÓN TRAS EL BARÓMETRO DEL CIS Sánchez y Casado escenifican la vigencia del bipartidismo VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN MADRID Dentro de la rivalidad que se profesan, y que promete aumentar conforme entremos en el ciclo electoral, Pedro Sánchez y Pablo Casado pretenden escenificar hoy que PSOE y PP siguen siendo los pilares del sistema político español. Tras los últimos acontecimientos ambos partidos están convencidos de que están en un buen momento para empezar a remontar frente a Podemos y Ciudadanos. Aunque el nuevo Gobierno y Pablo Casado han intercambiado duros reproches en los últimos días, el interés de ambos es visibilizar que sus partidos, con circunstancias bien diferentes, son los únicos que pue- den alcanzar acuerdos de Estado que tengan trascendencia. La vicepresidenta del Gobierno ya anunció que era voluntad de Sánchez llegar a acuerdos en políticas de Estado. Y pese a las evidentes diferencias, el nuevo líder del PP recogió ayer el guante y aseguró que va a plantearle al presidente del Gobierno la conveniencia de que PP y PSOE, en cuestiones como la política económica o política territoria, dialoguen e intenten mantener posiciones comunes La posibilidad de alcanzar acuerdos concretos parece en estos momentos muy alejada, pero Casado quiere asegurar el discurso de que el PP es un partido responsable con los intereses generales. Lo que quiero proponer al presidente del Gobierno