Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC EMPRESA DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 WWW. ABC. ES ECONOMIA 5 Los principaes socios de la UE Países con los que suma más actividad comercial. En 2017. En millones de SIN BARRERAS El histórico acuerdo entre Tokio y Bruselas ahorrará a Europa 1.000 millones en aranceles 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Estados Unidos China Suiza Rusia Turquía Japón Noruega Corea del Sur India Canadá 632.021 573.023 261.220 231.280 154.251 129.373 128.135 99.822 85.907 69.182 100.000 200.000 300.000 400.000 500.000 600.000 700.000 Importaciones Exportaciones EXTRAÑA ALIANZA El acercamiento entre la UE y China no oculta las claras diferencias políticas que les separan ACUERDO El primer gran acuerdo de Bruselas y el gigante asiático gira sobre una estrategia común para reformar la OMC EE. UU. en Asia, ha sido víctima por partida doble de la agresiva política de Trump. Nada más llegar a la Casa Blanca, se retiró del Tratado Transpacífico de Libre Comercio (TPP) que había impulsado Obama e integraba a doce países a ambas orillas de dicho océano. Y luego, en uno de sus últimos movimientos, impuso aranceles a una serie de productos, como el acero, que EE. UU. importa de Japón y de la UE. Ante estos desencuentros, agravados además por la multa récord de Bruselas a la estadounidense Google que tanto ha irritado a Trump, la UE incluso selló una extraña alianza política con el autoritario régimen de Pekín. Con la UE como mayor socio comercial de China y unos intercambios de 1.500 millones de euros diarios, así se apreció en el buen clima de entendimiento durante su vigésima cumbre anual. Excluyendo a los países que forman parte de la UE Fuente: Comisión Europea ABC Reformar la OMC Además de intercambiarse ofertas para negociar un futuro tratado sobre inversiones que permita seguir abriendo el vasto mercado chino, se comprometieron a firmar antes de finales de octubre un acuerdo para proteger las denominaciones de origen. Plantándole cara a EE. UU. la UE y China se han unido para reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC) pero siempre bajo el multilateralismo y el libre comercio que ha traído la globalización frente a las políticas proteccionistas que propugna Trump. Es una obligación común de Europa, China, América y Rusia no empezar guerras comerciales advirtió Tusk en su encuentro con Li Keqiang, según un comunicado emitido por la UE. Con el fin de solucionar los actuales problemas, como la guerra de aranceles que tiene a EE. UU. enfrentado con medio mundo, propuso a sus anfitriones chinos, pero también a los presidentes Trump y Putin, empezar juntos este proceso para una reforma de la OMC De igual modo, Bruselas y Pekín reafirmaron su compromiso con el Acuerdo de París para combatir el calentamiento global, del que Trump se retiró tras su llegada a la Casa Blanca. Gracias al acercamiento que ha generado esta postura común ante Trump, Bruselas y Pekín han limado algunas de las asperezas comerciales y diplomáticas que les enfrentan. Solo así ha sido posible la firma de una declaración conjunta al final de la cumbre, algo que no lograron en las dos ediciones anteriores. Tras haber liberado a la poetisa Liu Xia, viuda del fallecido Nobel de la Paz Liu Xiaobo, el autoritario régimen chino prometió a la Unión Europea mejorar los intercambios en su diálogo sobre derechos humanos. Un espinoso asunto del que antes no quería hablar y al que ahora se ha plegado para formar este frente contra Trump. Y es que ya se sabe que en todas las guerras, incluidas las comerciales, impera aquella máxima posibilista de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo Aumenta la inversión de China para entrar en sectores innovadores y estratégicos Tras frenarse en 2017 por las trabas del régimen a las adquisiciones millonarias que venían haciendo sus multinacionales, la inversión exterior de China ha vuelto a crecer durante el primer trimestre del año. Según las cifras del Ministerio de Comercio, lo ha hecho en más de un tercio hasta superar los 30.000 millones de euros. Frente a las inversiones del pasado, centradas en sectores como el inmobiliario, el cine y el fútbol, las autoridades de Pekín están presionando a sus empresarios para que compren compañías extranjeras innovadoras que puedan contribuir al desarrollo tecnológico de China. Un claro ejemplo es la adquisición de Supercell, una productora finlandesa de juegos de móvil, por parte del gigante digital Tencent por 7.400 millones de euros. Espoleadas por las Nuevas Rutas de la Seda las constructoras chinas están levantando grandes infraestructuras, como trenes de alta velocidad en Indonesia, Tailandia y Laos, mientras las logísticas se hacen con el control del comercio global, como ha hecho la naviera Cosco al reflotar el puerto del Pireo en Grecia. China sigue saliendo al exterior con una clara agenda interna.