Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 abc. es internacional ABC El Gobierno sirio negocia con los kurdos el fin de las hostilidades Al Assad estaría dispuesto a darles el máximo de autonomía política en su zona MARÍA IVERSKI CORRESPONSAL EN BEIRUT Demasiados actores Kurdos Los kurdos representan entre el 7 y el 10 de la población siria. Su principal organización, el Partido de la Unión democrática (PYD) busca la máxima autonomía política y en el fondo la independencia. Turcos Para Ankara, los kurdo- sirios son una extensión de los partidos kurdos en Turquía con los que ha estado luchando durante más de tres décadas. El Gobierno sirio y las fuerzas kurdas que controlan el noreste del país han acordado negociar el final de sus hostilidades y preparar una hoja de ruta que conduzca a una Siria descentralizada y democrática según anunciaron los kurdos y sin que exista confirmación oficial de Damasco. El Consejo Democrático de Siria (CDS) rama política de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) una alianza de milicias lideradas por los kurdos y que cuentan con el respaldo de Washington en su lucha contra el Daesh, anunció ayer que el acuerdo se alcanzó esta semana en Damasco en una reunión organizada por el Gobierno sirio. En el comunicado emitido por el CDS se manifiesta la decisión de formar comités en varios niveles con el fin de llevar a cabo negociaciones que pongan fin a una confrontación que se ha desarrollado enmarcada en una guerra civil iniciada en 2011 y que ha dejado más de 500.000 muertos. Todavía no se ha precisado el número de comités ni los temas que se abordarán en próximas conversaciones aunque sí se ha acordado el suministro de servicios básicos a las zonas bajo dominio kurdo. Rusos Moscú quiere mantener a Assad, su socio más cercano en Oriente Próximo, en el poder y asegurar su influencia militar en la región. Iraníes y saudíes La guerra civil siria ha sido el primer escenario en el que Arabia Saudí comenzó a mostrar sus intenciones regionales en la lucha geoestratégica que lo enfrenta con Irán. Los saudíes han jugado un papel clave apoyando a los rebeldes, y Teherán ayudando a Bashar al Assad. Milicianos kurdo- sirios en Raqqa, en julio del año pasado REUTERS Visiones opuestas Las relaciones entre el régimen sirio de Bashar al Assad y la administración kurda en el noreste, los dos bandos que controlan mayor territorio en Siria, han sido determinantes desde el principio. Si bien ambas partes han evitado en la mayoría de los casos el conflicto directo, sin embargo, sí han manifestado visiones diametralmente opuestas en torno al futuro de la región, con los kurdos aspirando a la autonomía y a un estado descentralizado y Damasco intentando recobrar el control total del país. De acuerdo con Efe, quien cita al portavoz del CDS, Burham Ozman, las fuerzas kurdas no tienen ninguna intención de entregar las zonas que supervisan al Gobierno de Damasco y asegura que serán los habitantes de esas regiones quienes decidan su porvenir. El movimiento de los kurdos que recela de su impredecible aliado norteamericano a la hora de sentarse en una mesa de negociaciones busca un acuerdo con Al Assad para preservar su autonomía, en un momento en el que el gobierno sirio, con la ayuda de Irán y Rusia, ha recuperado la mayoría de áreas en manos de los rebeldes. Tras 7 años de guerra la situación es hoy completamente diferente con las tropas regulares sirias acumulando victorias, lo que obligaría a la comunidad kurda a un acercamiento al gobierno de Damasco. Aunque Assad ha jurado recobrar cada centímetro de Siria y ha descrito a la administración kurda como una estructura temporal en mayo anunció por primera vez estar dispuesto a establecer un encuentro con las Fuerzas Democráticas Sirias. Los analistas se muestran escépticos ante la posibilidad de que se llegue a un acuerdo sustancial en los próximos meses dado el gran abismo exis- tente entre las dos partes sobre la configuración de la futura Siria. Es posible que Al Assad esté dispuesto a hacer concesiones para una administración local más amplia, pero los expertos descartan que acceda a la autonomía de la región. En 2016 los kurdos declararon unilateralmente un sistema federal en el norte y noreste de Siria, lo que fue rechazado por el Gobierno de Damasco, Turquía y EE. UU. Cualquier negociación de los kurdos con el régimen genera a su vez nuevas preguntas para la política estadounidense en Siria, ya que el Ejército de EE. UU. apoya y se ha desplegado en territorio kurdo durante la campaña con- tra Daesh. Fuentes militares consultadas por ABC señalan que la consecución de esta hoja de ruta sugiere la existencia de un entendimiento tácito entre Rusia y EE. UU. para acelerar el fin de la guerra una vez que Washington da por cumplida su misión principal en Siria: la derrota de Daesh. Otra posición difícil es la de los propios kurdos ante las declaraciones contradictorias de la Administración Trump sobre sus planes en Siria y por la presión ejercida sobre EE. UU. por Turquía, quien ha organizado incursiones militares en Siria para luchar contra la milicia kurda del YPG, a la que considera un grupo terrorista. DERIVA AUTORITARIA DEL PARTIDO EN EL PODER La oposición camboyana pide la abstención en los comicios de hoy ABC PHNOM PEHN Camboya celebra hoy unas elecciones generales convertidas en plebiscito en torno a la figura de Hun Sen, primer ministro desde 1985 y que continuará en el cargo tras la decisión de sus principales rivales de pedir la abstención. Sin apenas oposición, desde que el único partido con posibilidades de ganar, el Partido Nacional para el Rescate de Camboya (PNRC) fuese ilegalizado el pasado noviembre, la ma- yor preocupación del líder Partido del Pueblo Camboyano (PPC) es la participación. El Gobierno camboyano recurrió a sobornos para evitar que una baja participación deslegitime al que es primer ministro. Casi diez millones de camboyanos están registrados para votar. Ya en las pasadas elecciones de 2013, el PNRC de Kem Sokha, encarcelado desde que fuera acusado de conspirar con EE. UU. para cambiar el régi- men, se consolidó como alternativa con 55 escaños frente a los 68 del PPC. La represión contra el PNRC, se extendió a la prensa y la sociedad civil, lo que ha provocado que se cuestione la limpieza de las elecciones desde varios sectores, se dé por terminada la experiencia democrática en el país y se pronostique un mayor autoritarismo del régimen de Hun Sen. El Ministerio de Información admitió ayer el bloqueo durante 48 horas de las páginas web de 17 diarios y radios independientes. La relatora de la ONU puso en duda la legitimidad de los comicios, al igual que Estados Unidos y la Unión Europea, que retiraron la ayuda a la comisión electoral camboyana.