Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ENFOQUE DOMINGO, 29 DE JULIO DE 2018 abc. es ABC semana La foto de la ÓSCAR DEL POZO El desplante de Sánchez Generaciones nuevas LUIS DEL VAL Ignoro si los hombres las prefieren rubias incluso si decir esto me puede costar fama de machista pero parece que los votantes los prefieren jóvenes. El Rey, que les esperaba a los dos, también es joven, porque este año acaba de abandonar el decenio de los cuarenta, y, si esto sigue así, los primeros ministros y jefes de Estado es probable que salgan directamente en el paso del Ecuador de la carrera, durante el viaje de estudios. ¿Y Fulanita? preguntará algún compañero despistado. Es que la han llamado para presidir la República informará el más enterado del curso. Las generaciones nuevas de barandas ocupan jefaturas de partidos y puestos jerárquicos, y también parece que abandonan algunas costumbres protocolarias, como la puntualidad. Los dos barandas de la fotografía el presidente de la República Francesa y el presidente del Gobierno de España le dieron la espalda al reloj y llegaron hora y cuarto más tarde de lo establecido. No sólo hicieron esperar al Rey de España, sino a casi un centenar de personas más, entre las que se encontraban representantes del mundo de la cultura, el deporte y la economía. Vaya en descargo de Pedro Sánchez, que Macron arribó a España con dos horas de retraso, y con esto pasa como con los aviones, que a medida que transcurre la jornada los retrasos, más que arreglarse, se complican. Desconozco el menú de la cena, pero igual hubo suerte y había gazpacho, que eso no tiene problema de enfriarse. Menos mal que Emmanuel Macron, en las disculpas, bromeó con la insólita costumbre española de cenar a la hora en que parte del resto de los europeos se acuestan, y dijo que iban a cenar a la hora de España. La puntualidad, de la que se dice que es virtud de reyes, no siempre es correspondida, y los reyes están acostumbrados a esperar. Juan Carlos I soportó con paciencia real el retraso de Cristina Kirchner, que fue una auténtica campeona en acudir tarde, y Felipe VI, no hace tanto, tuvo que cambiar la agenda, porque la visita que le tenía que hacer Rajoy en Marivent, se aplazó unas horas debida a un ataque de lumbago presidencial. Un compatriota de Macron, Brillat- Savarin, autor de uno de los mejores tratados gastronómicos del siglo XIX, afirmaba que la principal cualidad de un cocinero debía ser la puntualidad, pero acompañada de la puntualidad de los comensales. Con el tiempo a uno de los mejores quesos de Francia país de quesos se le puso el nombre de Brillat- Savarin Como el menú en las cenas reales está compuesto de productos del país, no hubo peligro de que se hubiera introducido de postre un brillat- savarin que podría haber sido tomado por el invitado principal como una censura, sutil, pero censura. Al final, el presidente más joven de la República de Francia, y el presidente de Gobierno más joven del Reino de España, cenaron. Tarde. A la hora española, contra la que no se han rebelado las generaciones nuevas. Una hora y cuarto tarde El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su encuentro con su homólogo francés, Emmanuel Macron, en La Moncloa